El Congreso de EEUU prohíbe la utilización de fondos para ejercicios con militares cubanos

Cámara de representantes de EEUU

Cámara de representantes de EEUU


(DIARIO DE CUBA). - El Congreso de Estados Unidos prohibió la utilización de fondos del Gobierno para cualquier actividad que implique invitar, asistir o participar en acciones conjuntas con militares cubanos en el 2017, según recoge la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA, sus siglas en inglés).

La medida fue aprobada por el Senado en concordancia con el mismo documento que vio luz verde anteriormente en la Cámara de Representantes.

Según la NDAA, el Secretario de Defensa no podrá disponer fondos para actividades con militares cubanos hasta que "en consulta con el Secretario de Estado y el Director Nacional de Inteligencia, certifique a los correspondientes comités congresionales" condiciones como "que los militares cubanos cesen de cometer abusos y violar los derechos humanos de los activistas civiles y otros ciudadanos de Cuba".

Igualmente bajo condición de que hayan "dejado de proveer inteligencia militar, entrenamiento de armas, planificación estratégica y seguridad logística, a las fuerzas militares y de seguridad de Venezuela".

No se podrá acudir a tales fondos "hasta que los militares cubanos y otras fuerzas de seguridad cubana hayan cesado de perseguir, intimidad, arrestar, encarcelar y asesinar a disidentes y miembros de organizaciones religiosas".

La Ley aprobada exige otras dos condiciones, una que "el Gobierno de Cuba suspenda sus demandas de recuperar el territorio de la Base Naval de Guantánamo que ocupa Estados Unidos por un acuerdo internacional" y por último "que los oficiales cubanos acusados de asesinar a los ciudadanos estadounidenses cuando el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate en 1996 sean entregados a justicia estadounidense".

No obstante, la Ley establece excepciones a estas disposiciones cuando se trate de operaciones realizadas por desastres humanitarios, asignaciones para la operación de la Embajada de Estados Unidos y la Base Naval de Guantánamo, así como acciones encaminadas a apoyar la democracia en Cuba según establece la Ley de Solidaridad para la Libertad y Democracia Cubana, de 1996, conocida como Helms-Burton.