La CIDH expresa 'preocupación' por la detención de El Sexto

Danilo Maldonado, El Sexto.

Danilo Maldonado, El Sexto.


(DIARIO DE CUBA). - La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó este viernes su "preocupación" por la detención y traslado a una cárcel de máxima seguridad en Cuba del grafitero opositor Danilo Maldonado Machado, El Sexto, quien realizó varias pintadas con el mensaje "Se fue" tras la muerte de Fidel Castro el pasado 25 de noviembre.

A la CIDH "le preocupa la imposición de una medida privativa de la libertad originada en un grafiti, que no es otra cosa que la manifestación de su opinión sobre un hecho de evidente relevancia pública", manifestó el organismo en un comunicado.

De acuerdo con la Comisión, los grafitis de Maldonado son "un juicio crítico que forma parte de la libertad de pensamiento" cuyos daños "son de una entidad menor y eventualmente pueden ser reparados mediante otras vías menos lesivas".

Maldonado, de 32 años, fue detenido en su vivienda de La Habana el pasado 26 de noviembre por firmar unos grafitis en el hotel Habana Libre y otros dos edificios públicos de la capital cubana en los que se leía "Se fue" horas después de la muerte de Castro.

Según declaró a DIARIO DE CUBA María Victoria Machado, madre del artista opositor, El Sexto está acusado de daños a la propiedad del Estado, "un delito que lo que lleva —según han defendido abogados consultados por Machado—, es una multa entre 100 y 300 pesos".

Días después de la detención, las autoridades cubanas trasladaron al grafitero a la prisión de máxima seguridad Combinado del Este de La Habana.

En su comunicado, la CIDH también mostró su preocupación por "la persecución selectiva y deliberada que existe en Cuba en contra de periodistas, activistas, artistas, defensores de derechos humanos y opositores del Gobierno por sus expresiones y posiciones críticas".

El Sexto ya estuvo encarcelado durante diez meses entre 2014 y 2015 por pintar las palabras "Raúl" y "Fidel", en alusión a los hermanos Castro, sobre los lomos de dos cerdos vivos como parte de una performance callejera con el título Rebelión en la Granja, homónimo a la novela satírica del escritor británico George Orwell.