Moscovitas cuestionan nombramiento de Plaza Fidel Castro

La plaza situada en el noroeste de la ciudad ha llamado la atención de muchos que esperan que a partir de ahora otros espacios públicos de Moscú lleven el nombre de dictadores.

Presidente de Rusia Vladimir Putin junto al dictador Fidel Castro,

Presidente de Rusia Vladimir Putin junto al dictador Fidel Castro,


(MARTÍ NOTICIAS). - Al norte de Moscú, en la zona Sokol, habrá una plaza con el nombre de Fidel Castro, según acuerdo de la Comisión Interdepartamental de la alcaldía capitalina, encargada de nombrar los territorios.

La plaza se encuentra en la intersección de las Calles Segunda Peschanaya y Nueva Peschanaya. En esa zona de la capital ya hay una calle Hugo Chávez y otra Salvador Allende, que está a escasos metros de la que quieren nombrar Castro, por lo que la prensa moscovita llama al área “latinoamericana”. Pero los nombres “revolucionarios” han desaparecido del sitio, como el cine “Leningrado” a pocos metros de la plaza, que ahora se llama Cinema Hall.

La decisión de la comisión del ayuntamiento, anunciada ahora y aprobada a fines de noviembre pasado, ha sido criticada por los moscovitas. Ahora pasa al gobierno de Moscú para su aprobación. Ya una de las montañas en Osetia del Norte fue nombrada Fidel Castro por iniciativa de la Federación de Alpinistas de Rusia.

Entre los comentarios en Eco Moscú hay varios que piden entonces que se nombren plazas y calles de la capital rusa con Torquemada, Assad, Gadafi, Husein, Pol Pot o el gobernante norcoreano. ¿Y una plaza Somoza?, se pregunta otro comentarista y le responde que la Plaza Picadero (Manezhnaya) se debe nombrar entonces Bokassa o Mugabe, en relación a los dictadores africanos de la República Centro Africana y Zimbabue, respectivamente.

Hay sugerencias de nombrar plazas con los nombre de los ex gobernantes de EEUU y la URSS, John F. Kennedy y Nikita S. Jrushev, coprotagonistas con Castro de la Crisis de los Misiles en 1962.

Otro comentario destaca que el ex dictador cubano fue un “charlatán excepcional y aventurero que llevó a Cuba a la emisión de cupones de talones para dar un par de pantalones por persona para tres años”.

Y se preguntan por qué no hay plaza en la capital con el nombre de Boris Yeltsin, ya que el primer presidente de la Federación Rusa tiene una calle nombrada en su honor en Ekaterimburgo, su patria chica; o Boris Nemtsov, viceprimer ministro de la Federación Rusa, opositor a Putin asesinado en febrero de 2015, que tiene ya una calle con su nombre en Tiumen, Siberia.

Al Servicio de Información Nacional de Rusia, el comentarista Boris Baranov dijo que: “en nuestro país, existen calles con nombres de personas que asesinaron a nuestros conciudadanos, y en este contexto la calle Fidel Castro, creo, se verá bastante normal”.