Pesa nueva acusación contra familia holguinera encarcelada durante funerales de Castro

Dos hombres cargan cajas de cerveza en un restaurante privado un día después de la inhumación de las cenizas de Fidel Castro.

Dos hombres cargan cajas de cerveza en un restaurante privado un día después de la inhumación de las cenizas de Fidel Castro.


(MARTÍ NOTICIAS). - Una madre y sus tres hijos estaban acusados de “difamación a los mártires de la Patria" y ahora se les acusa de “desorden público”.

Una nueva acusación pesa sobre la familia de Holguín que permanece en calabozos del Centro de Instrucción Penal de esa ciudad acusada por "difamación a los mártires de la patria" durante los días de duelo por la muerte de Fidel Castro.

Los acusados son activistas del opositor Movimiento Cubano Reflexión (MCR) y según dijo a Martí Noticias Maidolis Leyva, madre de las gemelas Adairis, Anairis Miranda Leyva y de Fidel Acosta Leyva este lunes 26 le notificacaron que contra su familia pesa también la acusación de “desorden público” que se suma a la anterior de “difamación a los mártires de la Patria".

La familia fue detenida el 27 de noviembre en Holguín y conducidos a calabozos, luego a Maidolis Leyva que le impusieron la “reclusión domiciliaria" y pudo regresar a casa donde se mantiene al tanto de su nietos hasta que se realice el juicio a sus padres.

Desde el arresto la madre había sostenido escasa comunicación con los tres hijos. El 26 de diciembre le permitieron verlos por quince minutos.

Las hermanas se mantienen en la huelga de hambre desde el día 19 mientras que el varón lo hace desde el día 21 y según explicaron a la madre durante la visita “no aceptarán ningún acuerdo con los represores a menos que sea la libertad incondicional”.

“Anairis tiene los labios cuarteados, sangramiento vaginal, el padecimiento del tiroides le produce temblores, presión arterial de 60 con 70; su hermana Adairis pesa 34 kgs, tiene un estado de salud deplorable”, y rechazó la propuesta de sus carceleros de concederle una visita con sus dos hijos a cambio de que dejara la huelga de hambre.

En el caso de Fidel Batista Leyva, un carcelero lo amenazó de romperle la boca cuando reclamara sus derechos.

Para la madre hay muchas “impresiones” y “trampas” por parte de las autoridades y aseguró que al incluir una nueva acusación, "la sentencia se podría ir por encima de lo que antes les pedían por el delito de difamación”.

A la mujer aún no le han entregado el documento donde aparece “la petición fiscal” contra los hijos” y por eso fue a “Fiscalía y al Tribunal” a indagar pero no obtuvo ninguna respuesta”, salvo que el juicio está previsto para el 11 de enero del 2017.

La situación de la familia podría empeorar porque de acuerdo a Leyva un teniente coronel de apellido Urgellés de Instrucción Penal, le informó que si los testigos de la Fiscalía (los vecinos de los encartados) dan testimonio de que en el contexto del acto de repudio la familia profirió ofensas a Fidel Castro, el marco sancionador que les aplicarán será mucho más alto, lo que a todas luces sucederá.

La pasada semana en la búsqueda de ayuda y solidaridad con su familia la opositora pidió una entrevista con el Obispo de Holguín Emilio Aranguren y según relató, la visita se produjo el 26 de diciembre.