Desesperada situación de migrantes cubanos tras decreto de Obama

Están a punto de perder el plazo de 20 días para estar legalmente en México, otros en Panamá pernoctan en carpas en espera de una deportación.


Dos cubanos le dicen adiós al sueño americano (Video)


(MARTÍ NOTICIAS). - Al menos 200 cubanos se encuentran varados en la frontera de Nuevo Laredo, al norte de México, con el temor de que expire el permiso de 20 días de estancia legal que les concede las autoridades migratorias de México.

En ese plazo deben intentar iniciar un trámite de asilo por persecución política o por razones humanitarias, únicas vías legales de admisión en los Estados Unidos.

Entrevistas en varios medios de prensa de México dejan ver la intención de muchos de estos migrantes de vivir en cualquier otro país, pero no regresar a Cuba, si finalmente no son admitidos por las autoridades fronterizas de EEUU.

Kenia Torres, una cubana varada en esta frontera, dijo al diario Hoy Tamaulipasque está en esperar de una solución: "yo tengo fe de que sí, de que cambie. La oportunidad tan siquiera a los que ya estábamos aquí ese día”.

El Instituto Nacional de Migración (INM) deportó ya por vía aérea a 91 cubanos que se encontraban en la estación migratoria Siglo 21, en Tapachula, Chiapas.

El miedo a los traficantes

Precisamente en Tapachula los cubanos han denunciado el temor de ser víctimas de la mafia organizada, un grupo dijo al Heraldo de Chihuahua que tienen conocimiento de que grupos delictivos como “Los Zetas” secuestran a migrantes y cobran hasta 10 mil dólares por su liberación.

“México no es un país donde todos son santos, si vas para Nuevo Laredo, sabemos que ahí están ‘los Zetas’ y lo que hacen es extorsionarte, te cogen, le piden dinero a la familia y extorsionan, y los cubanos no estamos acostumbrados a eso, a nosotros nos ‘coyotean’, aquí les dicen polleros y ellos nos cruzan a un país, pero nos cobran bien caro, solo cruzar de Venezuela a Panamá, en el medio de una loma que le dicen la Loma de la Muerte te cobran mil dólares”, relató.

Y agregó: “hay miedo que nos secuestren en la frontera norte de México, hace unos días llamaron unos muchachos que los quisieron secuestrar en Nuevo Ladero, se tuvieron que esconder en un albergue, porque si no los secuestran y los extorsionan. Hemos escuchado las historias de otros migrantes y nos dicen que piden de mil hasta 10 mil dólares para dejarte con vida”, agregó.

Expresó que muchos cubanos piensan que podrían quedarse en México si les dan la oportunidad de trabajar y ejercer. Expuso que los cubanos no son delincuentes y lo que buscan es trabajar por eso preferirían vivir en México que regresar a Cuba. “Nosotros si somos deportados en Cuba, no nos darán trabajo en ninguna firma del Estado en Cuba”, agregó.

“Ya no tenemos nada allá, ni casa ni muebles y nos iría peor, seríamos señalados por nuestros compatriotas y el gobierno de Raúl Castro nos obligaría a trabajar en los campos agrícolas, casi como esclavos”, indica a El Universal Elaine Miranda quien sobrevive en México junto a su esposo y su hija de 40 días.

Ellos viajaron de Cuba a Trinidad y Tobago, Brasil, Venezuela, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala, una larga travesía en la que no han sido asaltados por delincuentes pero si extorsionados por traficantes de personas.

“El gobierno de Cuba dice que perdimos todos nuestros bienes para entregárselos a los traficantes de humanos por el sueño de llegar a Estados Unidos, ahora, después de que el presidente Obama eliminó la política Pies Secos Pies Mojados, quedamos a disposición de ellos [autoridades de cubanas] que nos van a mandar a trabajar a los campos agrícolas alejados de nuestra provincia, si nos deportan, vamos a estar presos”, asevera.

La joven mujer narra que abandonó La Habana con un embarazo de aproximadamente cuatro semanas, acompañada de su esposo Marco Delgado, debido a la difícil situación económica, pero sobre todo porque no hay libertad de expresión ni respeto a los derechos humanos.

¿Se quedarán en Quintana Roo?

La Verdad de Quintana Roo teme que la interrupción del flujo migratorio tras la derogación de "pies secos/pies mojados" provoque una aglomeración de cubanos en la Península de Yucatán, especialmente Quintana Roo, donde existe ya una importante comunidad cubana en Cancún, Playa del Carmen y Tulum.

Por la cercanía de la Península de Yucatán con Cuba, la zona terminó siendo una puerta de entrada para los cubanos que cruzan el Caribe con el sueño de llegar a EEUU.

Rubén Figueroa, integrante de Movimiento Mesoamericano Migrante, señaló al diario La Verdad que esto podría provocar problemas sociales y un aumento desmedido de migrantes sin oferta laboral, que los dejará más expuestos a actos ilícitos.

Los cubanos dejarían a un lado el ‘sueño americano’ y lo cambiarían por el ‘sueño caribeño’, asegura Figueroa.

Esperando la deportación en Panamá

Diario de Cuba reporta sobre un centenar cubanos que se encuentran retenidos por guardias del Servicio Nacional de Fronteras de Panamá (SENAFRONT) en el puesto militar de Bajo Chiquito, en la Provincia del Darién a 30 kilómetros del paso fronterizo con Colombia conocido como la "Loma de la Muerte".

"Nos tienen retenidos los pasaportes, no nos dejan continuar y nos están deportando en grupos de 15 o 20 hacia Colombia", dijo Giorvis Castro Pérez desde la selva del Darién.

"Estamos en condiciones extremas. Dormimos en el suelo, en una carpas que están llenas de pulgas, de garrapatas", describió.

Hay muchas personas con diarreas porque el río Turquesa, que pasa por la zona y del cual beben, "está contaminado", asegura.

"No hay puesto médico, aquí no hay personal que nos atienda", añadió Castro Pérez y precisó que en el grupo hay dos mujeres embarazadas.

"No nos han dado alimentos", dijo el emigrante. "Ya no tenemos dinero; estamos vendiendo los celulares, la ropa" para poder comprarlos, añadió. Dijo que el plato de comida les cuesta tres dólares.

Ayuda recolectada en el Florida Café

Ayuda recolectada en el Florida Café

Ayuda

Cubanos radicados en EE.UU cruzan la frontera con ayuda humanitaria en pequeñas cantidades para sus compatriotas, tal es el caso de Reinier Prado, quien viajó desde Odesa, Texas para entregar víveres colectados por cubanos con residencia legal.

“Todos los cubanos hagamos algo por estas personas, porque el Gobierno de Cuba a nosotros no nos va a ayudar en nada, es importante que tomemos todos la iniciativa para poder ayudar a todas estas personas, porque todos de una manera u otra hemos pasado por la misma situación”, expuso Prado.

El alcalde de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuellar, aceptó que no tiene capacidad para atender a los isleños que siguen llegando, “nosotros no estamos con las instalaciones preparadas para poder recibir ahí a los migrantes, a las personas de otros países”.

Florida Cafe, un conocido restaurante cubano de Las Vegas, ha sido establecido como el centro de operaciones de esa comunidad en el sur de Nevada para recibir la ayuda material y monetaria para los cubanos.

Radio Martí conversó con Sergio Pérez quien coordina la ayuda y relata las condiciones en que sobreviven los cubanos al otro lado de la frontera.

[Con información de Hoy Tamaulipas, Heraldo de Chihuahua, El Universal y Diario de Cuba]