Exilio cubano celebra "viraje" en comité creado por EEUU para expandir internet en la isla

El director de la Oficina de Transmisiones a Cuba, Tomás Regalado, aseguró que la participación de representantes del exilio cubano en el comité que asesora a EEUU para la expansión del internet en la isla logró un cambio de rumbo

 Tomas Regalado, director de la Oficina de Transmisiones a Cuba. DLA

Tomas Regalado, director de la Oficina de Transmisiones a Cuba. DLA


DIARIO LAS AMERICAS - La participación de representantes del exilio cubano en el comité creado por el Departamento de Estado de Estados Unidos para viabilizar la expansión del internet en territorio cubano, permitió lo que el director de la Oficina de Transmisiones a Cuba, Tomás Regalado, considera un “total viraje” en el curso que llevaba ese grupo asesor.

Regalado asistió el jueves a una reunión de ese comité de “Fuerza de Trabajo” para un “internet libre en Cuba”, en compañía del presidente de la Fundación Inspira América, Marcel Felipe, y de John Suárez, director de programas de Freedom House para América Latina, con el fin de dejar en claro que “con el régimen no se puede negociar en ningún asunto”.

El exalcalde de Miami, quien previo a la reunión había asegurado a DIARIO LAS AMÉRICAS que estaba dispuesto a renunciar a esa comisión consultora si EEUU realizaba tratos con la dictadura castrista, ratificó al término de la misma que “prefiero apartarme de esa ‘Fuerza de Trabajo’ antes que aconsejar que nos sentemos a hablar con el régimen”.

Según Regalado, el “viraje” que tuvo el comité debe verse reflejado en un borrador de documento que más tarde será entregado al secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, en el que debe quedar plasmada “la hoja de ruta” en el marco del programa para llevar un servicio de internet a Cuba “que debe ser sin la injerencia del régimen castrista”.

“Yo estoy seguro de que las cosas a partir de hoy han tomado un viraje total, pero si en ese borrador se mantienen puntos como tener que hablar con la dictadura, no hay otra opción que retirarme de ese comité”, aseveró.

La postura de Regalado apunta hacia el desconocimiento del régimen que gobierna a la isla en las tareas de expansión de internet en esa nación caribeña, bajo la premisa de que “el Gobierno cubano es el culpable, no el embargo, por la falta de ese servicio en Cuba”.

Agregó que, en esa dirección, “el sector privado debe trabajar con la sociedad civil dentro de Cuba y también con la diáspora y el exilio cubano para llevarle internet al pueblo cubano, y nosotros tenemos que circunvalar al régimen de Castro. No hay absolutamente nada qué hablar con ellos para que el pueblo de Cuba tenga internet”.

La “Fuerza de Trabajo” de EEUU examina los desafíos tecnológicos y oportunidades para expandir el acceso a internet y los medios independientes en Cuba, según un comunicado de prensa emitido en enero pasado cuando se creó ese grupo interdisciplinario.

“Una victoria del exilio”

Por su parte, el presidente de la Fundación Inspira América, Marcell Felipe, calificó como “una victoria del exilio” el cambio de rumbo que podría tener el comité que asesora a los Estados Unidos, en materia de internet para Cuba.

De acuerdo con Felipe, “esta comisión había empezado con unas recomendaciones sobre cómo llevar más internet a Cuba por medio de la cooperación al Gobierno cubano y subsidios a empresas norteamericanas que quieran invertir en este sector en la isla”.

“Ahora, yo creo que esté comité ha cambiado su perspectiva gracias a las declaraciones del director Regalado, del representante de Freedom House y las mías, y creo que el punto de vista en estos momentos es muy distinto y vamos a ver un borrador en próximas semanas que también será bastante diferente”, subrayó.

El activista señaló que “el enemigo principal de la libertad en Cuba es el mismo Gobierno de Cuba, por lo tanto si es el problema, no puede ser un socio, y creo que ese punto quedó claro para los miembros del comité”.

El riesgo de negociar con Cuba

Entretanto, John Suárez, director de programas de Freedom House para América Latina, sostuvo que en el transcurso de la reunión dejó constancia de que “negociar” con el régimen cubano es “un riesgo muy grande para las compañías de tecnología de los Estados Unidos”.

Desde su óptica, también es “inaceptable” que EEUU permita que empresarios de este país terminen “trabajando para la dictadura”, y recordó que una situación similar se vivió en el pasado cuando unas compañías estadounidenses se vieron involucradas en unos casos de supuesta persecución a unos “disidentes chinos”.


Articulo escrito por Daniel Castropé y publicado originalmente por DIARIO LAS AMERICAS