Gobierno de Cuba suspende las parrandas de Remedios y otros festejos populares

Una mujer baila mientras decenas de personas lanzan cohetes, y fuegos de artificio, en la madrugada del 25 de diciembre de 2013, en la Central provincia de Villa Clara en el poblado de San Juan de los Remedios (Cuba), durante las tradicionales Parrandas de Remedios, la festividad más antigua de Cuba. Alejandro Ernesto EFE

Una mujer baila mientras decenas de personas lanzan cohetes, y fuegos de artificio, en la madrugada del 25 de diciembre de 2013, en la Central provincia de Villa Clara en el poblado de San Juan de los Remedios (Cuba), durante las tradicionales Parrandas de Remedios, la festividad más antigua de Cuba. Alejandro Ernesto EFE


(14 Y MEDIO). CUBA - La capital cubana tiene sus carnavales, Bejucal sus charangas y Remedios sus parrandas. Las fiestas populares cubanas han vivido altos y bajos en las últimas décadas, pero este diciembre están suspendidas todas las celebraciones públicas de finales de año. La muerte de Fidel Castro ha apagado las luces y los altavoces de estas festividades.

Tras nueve días de duelo nacional, con ley seca y prohibición de música incluidas, el Gobierno ha decretado también las suspensión de los carnavales locales planificados para las próximas semanas. En el centro de la Isla, las parrandas de Remedios están entre los festejos más afectados por la prohibición.

Consideradas como las festividades más antiguas de la Isla, las parrandas remedianas mezclan el atractivo de sus ingeniosas carrozas con una impresionante variedad de fuegos artificiales. Además, la antigua rivalidad entre dos barrios que se enfrentan en una mezcla de luces, música e ingenio refuerza el interés por el evento.