El Gobierno sueco echa atrás su propuesta de ratificar el acuerdo UE-La Habana

En opinión del director para América Latina de la organización Civil Rights Defender" la decisión es una victoria grande para la oposición cubana que desde años ha pedido que los miembros del Parlamento sueco no ratifiquen el acuerdo.

La ministra sueca de Exteriores, Margot Wallström. EFE

La ministra sueca de Exteriores, Margot Wallström. EFE


DIARIO LAS AMERICAS - Suecia retiró su proposición al Parlamento del país para que ratificara el acuerdo firmado entre la Unión Europea (UE) y el régimen cubano, según publicó la página web gubernamental.

"El Gobierno (sueco) revoca el proyecto de ley 2017/18: 285 Acuerdo sobre Diálogo Político y Cooperación entre la Unión Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la República de Cuba, por otra", señaló el Ministerio de Exteriores en una escueta nota.

La iniciativa fue presentada el pasado 26 de julio de 2018 al legislativo, para ser remitida a la Comisión de Asuntos Exteriores, según informa DIARIO DE CUBA.

"La ministra de Exteriores, Margot Wallström, no deja razones escritas de la decisión, pero es evidente que no ha logrado convencer a una mayoría de los miembros del Parlamento de que el acuerdo traería beneficios para el pueblo cubano, o promover reformas políticas que facilitaría un proceso de transición hacia la democracia y el respeto por los derechos humanos", dijo Erik Jennische, director para América Latina de la organización Civil Rights Defender.

"Es probable que la aprobación de la nueva Constitución cubana en abril eliminara la última esperanza que había en el Gobierno sueco y en sectores de la oposición de que la cooperación empujaría hacia un cambio en Cuba", razonó.

"Mi análisis es además que el Gobierno sueco ve los mismos problemas en relación con la situación de los derechos humanos en Cuba que el comité del parlamento, y que por eso no fue una decisión difícil de tomar para el Gobierno. La decisión muestra que el Gobierno sueco ha escuchado a los opositores cubanos. Es además una decisión valiente que debería funcionar como ejemplo para los otros miembros de la UE que aún no han ratificado el acuerdo", añadió.

En opinión de Jennische, "la decisión es una victoria grande para la oposición cubana que desde años ha pedido de los miembros del Parlamento sueco que no ratificasen el acuerdo. Además, muestra que los parlamentos europeos escuchan a los actores políticos alternativos en Cuba que abiertamente trabajan para un cambio democrático".

Recordó que todavía quedan tres países, además de Suecia, que no han ratificado el acuerdo: Lituania, Irlanda y los Países Bajos.

"Si la oposición cubana lograra convencer a los parlamentos de esos países también de no ratificar el acuerdo, la presión sobre el Gobierno cubano aumentaría sustancialmente", consideró.

Civil Rights Defenders ha trabajado durante muchos años para convencer a los actores políticos europeos de tomar en cuenta los análisis y las opiniones del movimiento democrático cubano en sus relaciones con el Gobierno cubano. Durante los últimos meses han publicado varios artículos en la prensa sueca incluyendo las posiciones de actores cubanos.

En mayo del año pasado se celebró el primer consejo bilateral conjunto Bruselas-La Habana tras la entrada provisional en vigor del primer Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre Cuba y la UE.

La firma de ese acuerdo, criticado por la oposición y el exilio cubanos, dio por finalizada la Posición Común que mantenía la UE sobre la Isla y mediante la cual exigía a La Habana respeto a los derechos humanos y transformaciones democráticas.


Articulo publicado originalmente por DIARIO LAS AMERICAS.