OPINIÓN:"La cubana que nunca entregó su jardín" por Luis Leonel León

Dulce María Loynaz nació en La Habana el 10 de diciembre de 1902 y el 27 de abril de 1997, hace veinte años, falleció en otra Habana, muy diferente, para mal, a la de la primera mitad de su vida


Aunque en varias ocasiones, verja de por medio, la vi sentada en el portal o andar por el jardín de su última casa de El Vedado, abandonada por entonces y luego de su muerte convertida en un centro cultural del Estado, en realidad sólo hablamos una vez. Sin embargo, por momentos me pareciera que hablamos muchísimo más. Es el efecto, seguramente, de los giros del recuerdo y la eterna admiración mezclando a su antojo aquella breve conversación con fragmentos de su vida y su literatura, tal como si me hablaran, como si fueran instantes compartidos o historias que ella misma me contó. Laberintos que sin duda agradezco. Pero la verdad es que fue sólo una tarde. Y ciertamente no me bastó.

Muchas veces he lamentado no haber regresado a aquél jardín, aunque fuera sólo a preguntarle cómo le iba o si finalmente había vuelto a la juventud para escribir un poema. “Aunque hay grandes poetas que han escrito versos toda la vida, siento que la poesía es un género sobre todo de la juventud”, creo que fueron exactamente las palabras de la autora de Últimos días de una casa, Poemas náufragos, y Melancolía de otoño.

Yo tenía 25 años y me costaba aceptar aquella realidad. Y un poco en broma, un poco casi en serio, le contesté que en varias ocasiones había escuchado decir que la vejez era una especie de retorno a los primeros años de la vida, y que viéndolo así tal vez sería un buen experimento que ella de pronto imaginara volver a ser la jovencita que escribía poemas. Pero que va, entre risas me dijo algo así como que estaba muy bonito el experimento pero que lo olvidara, que ella ya no estaba para esos experimentos y que mejor yo escribiera los poemas. Cosa que hice, pero sólo por un tiempo. Algo que inevitablemente le dio la razón en cuanto a la edad de la poesía.

Fue una tarde inolvidable. Un par de horas que han durado mucho más, y que unas veces recuerdo como un poema y otras como una vieja película en blanco y negro, pero nunca como una entrevista. Entre las cosas de las que me arrepiento, siempre estará el no haber vuelto a visitar a Dulce María Loynaz. Creo que por ello, una década después volví a ella, aunque ya se había ido, cuando filmé en Tenerife el documental La gracia de volver, gracias a dos grandes amigos, apasionados coproductores del filme: Isidoro Sánchez García, un canario enamorado de la literatura cubana, en especial de la obra de Dulce María. Y Marcelo Fajardo-Cárdenas, documentalista, creador del proyecto cultural "En el jardín" dedicado a la vida y obra de nuestra premio Cervantes, y hoy profesor en Mary Washington University, Virgina.

Después de todo, aunque no como hubiese querido, hemos seguido conversando Dulce María y yo. Ella exiliada en su jardín y yo en esta otra orilla. Pero creo que fue a mediados de 1996 cuando hallé la oportunidad de entrevistarle para mi programa Una imagen posible, en Radio Metropolitana, un lugar donde en medio de las escaseces y la locura creativa, aprendí a sortear la censura y los temores con un arma muchas veces imbatible que la poetisa cubana que nació con el siglo, conocía mucho mejor que yo: las metáforas. Muy bien por usted, las metáforas además de hermosas pueden ser muy útiles, mi estimado señorito”, es una frase suya que no olvido. Me confesó que sentía que para la mayoría de los cubanos de mi generación la poesía, y en especial las metáforas, parecían no tener el menor uso práctico, pero que le alegraba saber del uso que yo les daba en un medio como la radio. Aunque ya tenía una avanzada edad, no dejaba de expresarse con la agudeza y la finísima ironía que le caracterizaba.

Esa tarde, a la hija del último general mambí, le comenté que en el poco tiempo que llevaba trabajando en la radio, había descubierto que lo que más le molestaba a un censor no era que un creador intentara enfrentarse a las reglas, a las prohibiciones que le habían asignado cuidar como un soldado en su puesto de guardia, sino que lo más peligroso era que de alguna manera quedara expuesto su desconocimiento o sinrazón ante un determinado tema, sobre todo si estaba relacionado con la cultura. Y por ello, siempre metáfora en mano, me había propuesto burlar sus barreras y lagunas. Y a la par, pues les hacía creer que eran parte del proceso creativo, aunque la mayoría de las veces no entendieran en realidad de qué se trababa ni descubrieran mis verdaderas intenciones. Eso le conté y no sólo me dijo que le encantaba la estrategia sino que se rió muchísimo. Fue también una tarde divertida, cosa que me tomó por sorpresa, pues me había imaginado un diálogo mucho más serio tratándose de la mítica escritora que se había autoencerrado en aquella casona misteriosa.

Además de su gran sensibilidad poseía un particular sentido del humor. Recuerdo que me dijo: “viéndolo así, la poesía puede ser más poderosa que un ejército, aunque los ejércitos han acabado con muchos poetas”. Por un instante y por el tono de su voz pensé que se le iban a aguar los ojos, pero no sucedió. La belleza de sus poemas y su complexión física la hacían parecer muy suave, pero en realidad era una mujer muy fuerte. No pude dejar de preguntarle si era verdad que cuando una vez le preguntaron por qué no se había ido de Cuba, ella contestó que era la hija de un general mambí y quienes tenían que irse eran otros. Me respondió que no se acordaba de haberlo dicho así, pero que no se trataba de una frase sino de una realidad.

Dulce María Loynaz: la más grande escritora cubana del siglo XX,

Dulce María Loynaz: la más grande escritora cubana del siglo XX,

Al poco rato salió una señora que se encargaba de su cuidado y me preguntó cuánto faltaba para terminar la entrevista. En realidad ni siquiera había comenzado, a pesar de ya haber hablado como unas dos horas. Minutos después me despedí de la anciana que había escrito legendarias colecciones de versos, raras avis de la lírica insular, como Juegos de aguaPoemas sin nombreBestiarium y La novia de Lázaro. Siempre, además de por sus poemas, la recordaré como la cubana que nunca entregó su jardín, desde donde me dijo adiós con una mezcla de elegancia, entereza y ternura que nunca he vuelto a percibir.

Dulce María Loynaz nació en La Habana el 10 de diciembre de 1902 y el 27 de abril de 1997, hoy hace exactamente veinte años, falleció en otra Habana, muy diferente, para mal, a la ciudad de la primera mitad de su vida. Cuando el régimen de Fidel Castro secuestró las instituciones culturales, para convertirlas en herramientas de propaganda de su sistema dictatorial, la autora de títulos como La voz del silencio, o El áspero sendero, se exilió en su propia casa para no participar del proceso "revolucionario" culpable de la destrucción de la república, la vulgarización cultura y el deterioro de la identidad nacional, de la que tanto ella se sentía orgullosa.

No sólo escribió poesía, aunque sin duda es el género por el que más ha trascendido. En 1951 publicó la novela Jardín, llena de poesía. Su libro de viajes Un verano en Tenerife salió a la luz en 1958. También publicó ensayos, crónicas, epistolarios y una biografía, Fe de vida (1994). Es una de las principales escritoras de nuestra lengua y la única cubana ganadora del premio Miguel de Cervantes (1992), considerado el Nobel de las letras hispanas. Me gusta creer que este pretexto de sus veinte años de ausencia, es una manera quizás necesaria para entender que, a pesar de todo, nunca ha estado ausente. Para suerte nuestra.


VIDEO: Documental "La Gracia de Volver" Dirigido por Luis Leonel León (2004)


Artículo escrito por LUIS LEONEL LEÓN y publicado originalmente en DIARIO LAS AMÉRICAS .

 

 

LUIS LEONEL LEÓN es periodista, escritor y director audiovisual cubano.

"VAYAN, VAYAN POR CUBA, SALUDEN AL GENERAL" por Regis Iglesias

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.


Cuando en un gesto de cortesía, después de recibir al representante internacional de la tiranía, como manda la diplomacia más elemental, Su Majestad el Rey Felipe VI y el presidente de gobierno don Mariano Rajoy visiten quizás a mediados de año mi país, al que no me permiten regresar los mismos que envían a su testaferro negociar en España ahora y será recibido con todos los honores y deferencias que se trataría a cualquier canciller del mundo libre o más, si me permiten sugerir quienes organizarían ese periplo isleño de tan altas dignidades de la península, yo les propondría no se pierdan….

No dejen de ver la carretera donde fue asesinado Oswaldo Payá y el hospital Carlos Manuel de Céspedes de Granma, donde fue dejado morir Harold Cepero. Les propondría que visitaran el Hospital Nacional de Reclusos, donde murió de inanición Orlando Zapata, la prisión Cuba si, donde Tony Diaz, y muchos amigos nuestros pasaron sus peores años de secuestro.

Que no dejen de visitar la prisión provincial de Holguín donde mantienen secuestrado al Coordinador Nacional del MCL, Eduardo Cardet, el Combinado del Este, Boniato, no se detengan en el nombre queridos diplomáticos españoles, seguro que se deleitaran con la excelentes vistas de la vegetación tropical que rodea la antigua penitenciaria.

Podrían pasar por Aguica, donde los esbirros de la tiranía se ensañan, como en todas las prisiones de la isla, impunemente día tras día contra la población penal sin que nadie se alarme, allí podrán alojarse en “La Polaca”, célebre por sus confortables “dormitorios”.

Podrían ir a la Cabaña, si les alcanza el tiempo en vuestra apretada agenda, a ver principalmente los fosos donde miles de cubanos fueron ejecutados por orden de Ernesto Guevara. No sean egoístas, amigos del gobierno español, llévense con ustedes también a algunos diputados de Podemos y otras bandas en Cortes, que les agradecerán eternamente estar en aquellos silenciosos muros donde su ídolo derramo tanta sangre cubana, va y en lo adelante hasta les secunden algunos proyectos y leyes que quieran presentar en el Parlamento, como gesto de agradecimiento por el tour.

Vayan, vayan por Cuba, saluden al general y brinden por los buenos negocios junto a los posaderos interesados en ampliar sus inversiones, Hagan el honor a la Kaaba de las cenizas malditas, seguro que les llevan allí, es de esperar, nadie se iba o va de Cuba cuando la visita sin pasar a saludar tales despojos en vida o ahora ya que polvo son.

Vayan, vayan que las baratas prostitutas del generalato empresarial necesitan de ustedes para mantenerse mientras no llegue un pretendiente bien dotado que les mantenga desde el norte. Vayan y luego no nos quieran pasar la mano, luego no nos vengan a convencer de su superioridad moral e intelectual para pagar rescates a cambio de mantener la armada de los piratas. Vayan ustedes que pueden, están invitados por los mismos que a nosotros no nos reconocen el derecho de regresar a nuestro propio país.


 
 

Regis Iglesias Ramírez es un activista de la sociedad política y civil cubana y ex preso de conciencia y portavoz del M.C.L. (Movimiento Cristiano Liberación). Ramírez ha publicado varios libros de poesía y ha contribuido a varias antologías literarias. Sus artículos han aparecido en varias publicaciones en España y en otros países. Desde mediados de la década de 1990, que se ha asociado con la Oficina de Prensa Independiente de Cuba, la Agencia de Prensa de Nueva cubana y la Sociedad Manuel Márquez Sterling de periodistas independientes en Cuba.

Esta columna fue publicada originalmente en www.oswaldopaya.org, sitio oficial del M.C.L. (Movimiento Cristiano Liberación).

Comment /Source

por Regis Iglesias

Regis Iglesias Ramírez es un activista de la sociedad política y civil cubana y ex preso de conciencia. Nació en La Habana en 1969.

Se convirtió en un miembro de un grupo disidente, el Movimiento Cristiano Liberación (MCL), en 1989. El MCL fue fundado por el fallecido disidente cubano Oswaldo Payá, que murió en extrañas circunstancias en un accidente de coche en 2012. Regis Iglesias Ramírez se convirtió en el MCL el portavoz y miembro de su Consejo de Coordinación en 1996. fue nominado como candidato al Parlamento cubano en 1997, pero su candidatura, junto con los de sus colegas de la ACM, fue rechazada por las autoridades electorales del régimen.

Él es un miembro de la Ejecutiva Nacional del Comité de Ciudadanos del Proyecto Varela, una iniciativa de la sociedad civil que aboga por elecciones libres y la mejora de los derechos humanos en Cuba. El Proyecto Varela recogió firmas de ciudadanos cubanos a favor de un plebiscito, según lo permitido por la Constitución cubana. El gobierno comunista se negó a llamar al plebiscito.

En 2003, Regis Iglesias Ramírez fue uno de los 75 disidentes no violentos y activistas detenidos por el régimen cubano en lo que se conoce como la Primavera Negro. Fue condenado a 18 años de prisión por delitos contra el Estado. En 2010, fue puesto en libertad en un acuerdo mediado por la Iglesia Católica Romana y fue enviado al exilio en España, donde permanece como refugiado político.

Regis Iglesias Ramírez ha publicado varios libros de poesía y ha contribuido a varias antologías literarias. Sus artículos han aparecido en varias publicaciones en España y en otros lugares. Desde mediados de la década de 1990, que se ha asociado con la Oficina de Prensa Independiente de Cuba, la Agencia de Prensa de Nueva cubana y la Sociedad Manuel Márquez Sterling de periodistas independientes en Cuba.

"CUBA: NO HABRÁ PAZ SIN JUSTICIA" por Janisset Rivero

Oswaldo Payá (centro), líder del Movimiento Cristiano Liberación, lleva una caja con las 14,000 firmas en apoyo del Proyecto Varela, en octubre del 2003, en La Habana. JOSE GOITIA AP Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article120058828.html#storylink=cpy

Oswaldo Payá (centro), líder del Movimiento Cristiano Liberación, lleva una caja con las 14,000 firmas en apoyo del Proyecto Varela, en octubre del 2003, en La Habana. JOSE GOITIA AP


Read more here: http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/opin-col-blogs/opinion-sobre-cuba/article120058828.html#storylink=cpy

Lo único que realmente lamenté la noche del 25 de noviembre al conocer la noticia de la muerte del dictador Fidel Castro fue que muriera sin ser juzgado por los crímenes de lesa humanidad que cometió directamente o que ordenó en contra de miles de seres humanos. La promoción de la libertad y el respeto a los derechos humanos deben ser los dos aspectos fundamentales para diferenciar a un estadista de un tirano. Ya sabemos que Fidel Castro durante toda su vida persiguió, asesinó y encarceló a quienes osaran levantar las banderas de la libertad y los derechos del pueblo cubano.

El discurso de barricada preparado por la propaganda castrista cuando se entronizó en el poder en 1959 ha sido utilizado por el régimen desde entonces para justificar la violación sistemática a los derechos del pueblo de Cuba. La falta de derechos fundamentales en Cuba se justifica con los mitos de educación y salud gratuitos, una teoría falsa en fundamento y en la práctica.

El legado de Fidel Castro no solamente es la miseria material y moral de la nación cubana, sino la creación de uno de los sistemas de opresión más férreos e implacables que haya conocido el hemisferio occidental.

Los Castro, en su ambición de poder omnímodo, han querido aniquilar completamente la voz y el espacio de la persona, del ciudadano, en un esfuerzo feroz por convertir al ser humano en masa amorfa, alienado, sumido en la degradación más profunda, perdido en el abismo de la nulidad.

Hay una novela corta de Reinaldo Arenas, El asalto, que narra la psicología de uno de estos seres alienados y alienantes, represor y reprimido, un breve compendio sobre la infamia y el desprecio por la belleza de la libertad de esos engendros que el régimen orweliano ha llamado “el hombre nuevo”.

ESTE ES EL MOMENTO DE LEVANTAR LA VOZ DESDE LA LIBERTAD DEL DESTIERRO PARA DENUNCIAR LO QUE FIDEL CASTRO Y SU HERMANO RAÚL HAN HECHO Y SIGUEN HACIENDO A LA NACIÓN CUBANA

Es indudable que con la muerte del dictador mayor, se abren nuevamente las heridas de las víctimas de la represión, cuyos crímenes aún permanecen impunes.

Este es el momento de levantar la voz desde la libertad del destierro para denunciar lo que Fidel Castro y su hermano Raúl han hecho y siguen haciendo a la nación cubana.

Este Día Internacional de los Derechos Humanos, el sábado 10 de diciembre, más que nunca se escuchan las dignas voces de jóvenes como Virgilio Campanería o Alberto Tapia Ruano al morir frente al paredón de fusilamiento. El grito callado de los cientos de niños ahogados en el Estrecho de la Florida. La luz meridiana de Pedro Luis Boitel, Carmelo Cuadra, Orlando Zapata Tamayo entre otros cubanos muertos en huelgas de hambre en las prisiones castristas. El sufrimiento de las familias del Escambray. Los jóvenes valientes de las avionetas civiles de Hermanos al Rescate.

Este Día Internacional de los Derechos Humanos veo a Laura Pollán vestida de blanco, caminando las calles de La Habana; y a Oswaldo Payá entregando las firmas del Proyecto Varela ante la Asamblea del Poder Popular, ambos asesinados de forma encubierta por el régimen castrista.

La muerte del dictador en Jefe abre una brecha para volver a traer a la opinion pública y a las instancias internacionales los casos de nuestros hermanas y hermanos ultimados por el odio y la opresión implantados por Fidel Castro. No podemos callar, no podemos dejar de creer en la justicia. No importa que Estados Unidos tenga ya desde hace tiempo una política de apaciguamiento con los victimarios del pueblo de Cuba, o que la Unión Europea haya eliminado su Posición Común, o que los hipócritas diplomáticos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU hayan guardado un minuto de silencio para honrar al asesino Castro.

Si la exigencia del respeto a los derechos humanos no es la columna vertebral de las políticas internacionales hacia Cuba, sí lo es de la lucha que lleva a cabo la Resistencia dentro de la Isla.

Jamás podrá haber paz en Cuba sin justicia. Este es el momento de levantar la voz por nuestros muertos, nuestros presos, nuestras familias separadas, nuestros sueños mutilados por el odio castrista. No es venganza, es el derecho a la verdad y a la justicia que merecemos como seres humanos, e hijos de Dios.

Janisset Rivero

Escritora cubana exiliada


Artículo escrito por Janisset Rivero

 

 

Comment

por Janisset Rivero

Janisset Rivero (Camagüey, 1969). Salió de Cuba exiliada y residió en Venezuela licenciándose en Comunicaciones y Publicidad por el Instituto Universitario de Nuevas Profesiones en Caracas, y más tarde en Español por la Universidad Internacional de la Florida (FIU) en Miami. En el año 2003 termina sus estudios de maestría sobre literatura hispanoamericana en FIU. Es miembro fundador del Directorio Democrático Cubano. Ha representado al Directorio ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Además es coautora de los informes “Pasos a la libertad” (1997-2008) y “Situación de los derechos humanos en Cuba” (2003-Presente). Asimismo ayudó en la preparación del informe “La tortura en Cuba” (2007). Dirige el programa radial “Barrio adentro”. También es co-presentadora del programa radial “Valores humanos. Fue instrumental en la preparación y publicación de la novela “Una tumba sin nombre”, del escritor argentino Fernando Gril en el 2009. Y colaboró en la preparación de los poemarios de los prisioneros políticos cubanos Regis Iglesias Ramírez (2004) y Néstor Rodríguez Lobaina (2006); así como el libro testimonial del prisionero político cubano, Jorge Luis García Pérez “Antúnez” (2000). Trabajó como editora de la Revista Ideal. Fue organizadora de la peña de lectura e intercambio entre poetas “Poesía desobediente” (2013). Ha publicado poemas, ensayos y artículos en periódicos y revistas de Venezuela, Puerto Rico y Estados Unidos. Es autora de los poemarios publicados “Ausente” (Aduana Vieja, 2008) y “Testigos de la noche” (Editorial Ultramar, 2014).

"TODO LO QUE NO SE PUEDE PREGUNTAR EN CUBA TRAS LA MUERTE DE FIDEL CASTRO" por Carlos Alberto Montaner

Actos fúnebres para despedir las cenizas de Fidel Castro (EFE)

Actos fúnebres para despedir las cenizas de Fidel Castro (EFE)


Casi nadie sabe cómo fueron sus últimas horas. ¿Murió, súbitamente, de un paro cardiaco, agonizó durante varios días, o se ahogó por una obstrucción en la garganta, como se rumora en La Habana  sotto voce?

¿Por qué la prisa en cremarlo? ¿No querían que su última imagen fuera la de un ancianito frágil y empequeñecido con cara de loco? ¿Por eso hicieron desfilar al pueblo frente a una fotografía del Comandante heroico en la Sierra Maestra? Hay una vieja tradición de coquetería revolucionaria. Una de las últimas peticiones de Stalin fue que le arreglaran el bigote.

¿Por qué guardaron las cenizas en una urna en la Sala Granma del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, lejos de la multitudinaria presencia del pueblo?

 

¿Por qué guardaron las cenizas en una urna en la Sala Granma del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, lejos de la multitudinaria presencia del pueblo? ¿Temían el escenario improbable de que se desbordaran las pasiones? ¿O sólo querían que sus ancianos camaradas de armas, como Ramiro Valdés, pudieran despedirse íntimamente del caudillo y jefe que los guió hasta la victoria y los convirtió en personajes importantes, aunque odiados y temidos?

¿Es verdad que los restos mortales del Comandante no viajaron en ese precario jeep que supuestamente los trasladaba hasta su última morada para no arriesgarlos en la aventura de una carretera desguazada por la incuria gubernamental? ¿Prevaleció la idea de darles a los cubanos una despedida simbólica? ¿Qué importaba que el vehículo cargara arena o las cenizas de otro cadáver si se trataba de un acto puramente ritual? Si Raúl jugó con el cadáver de Hugo Chávez, ¿por qué no haría lo mismo con el de su propio hermano?

¿Es cierto que planeaban dar el cambiazo de cenizas en la madrugada del domingo, poco antes de la inhumación? Usar dobles fue una treta que Fidel Castro utilizó frecuentemente en vida ¿habrá continuado la costumbre tras su muerte? ¿Es una muestra de la astucia revolucionaria de la que tanto se ufanaba cuando habitaba en este valle de lágrimas?

¿Por qué no entrevistaron a su viuda oficial y a los cinco hijos que tuvo con ella?  ¿Por qué los periodistas no registraron las reacciones de los otros diez herederos extraoficiales –vástago más, vástago menos—que se le conocieron o se le intuían, o a la otra decena de madres dolientes y presumiblemente desesperadas que alguna vez amaron al Máximo Líder y se animaron a parirle un hijo?

¿Es verdad que entre la familia de Raúl y la de Fidel apenas hay vasos comunicantes? ¿Es cierto que los herederos de Raúl se consideran revolucionarios dedicados y perciben a sus primos como  bon vivants despreciables que malgastan insensiblemente los recursos que les entregan en los pecados de la  dolce  vita, mientras ellos engrandecen el legado de sus mayores en tareas patrióticas?

¿O se trata, tal vez, de la variante doméstica y familiar del enfrentamiento entre fidelistas y  raulistas que, afirman los entendidos, existe en la raíz de la cúpula gobernante desde que en el 2006, precipitadamente, Raúl llegó al poder colgado de los intestinos de Fidel severamente afectados por la diverticulitis?

¿Cómo se siente, realmente, Raúl Castro tras la desaparición del hermano mayor que le dio las ideas, el impulso vital, la estructura de valores, lo convirtió en Comandante, en Ministro, luego en Presidente, y le regaló un país para que hiciera o deshiciera a su antojo, sin dejar de hacerlo sentir a cada momento que era un pigmeo intelectualmente inferior, sin imaginación, lecturas o carisma?

¿Raúl es víctima del amor-odio y de la admiración-rechazo que provocan las relaciones en las que una parte se sabe a remolque de la otra?

 

¿Raúl es víctima del amor-odio y de la admiración-rechazo que provocan las relaciones en las que una parte se sabe a remolque de la otra? ¿Resiente más las humillaciones recibidas o le agradece que le haya fabricado una vida notable? La gratitud es la emoción más difícil de manejar por la mayor parte de los seres humanos.

¿Está Raúl consciente de que la adhesión juvenil sin fisuras que le despertaba el hermano-héroe se fue transformando en la evaluación crítica del hermano-loquito, con más sombras que fulgor, que vivía en un universo de palabras o de iniciativas desquiciadas –vacas enanas, siembras de moringa y otras mil tonterías-- que fueron destruyendo paulatinamente la base material que sustentaba la convivencia de los cubanos?

Y queda, por supuesto, la más importante de todas las preguntas: ¿qué ocurrirá en el futuro, ahora que Fidel Castro yace en el cementerio de Santa Ifigenia, bajo una pe


Artículo escrito por CARLOS ALBERTO MONTANER

Carlos Alberto Montaner Suris es un periodistaescritor y político cubano, que tiene, además, la nacionalidad española y la estadounidense. Ha ganado varios premios relevantes y colaborado con periódicos de renombre internacional.3 4 Ha publicado unos 27 libros. Los últimos dos son las novelas Tiempo de canallas y Otra vez adiós, editada por Alfaguara (Santillana).

Algunos medios especializados han calculado en 6 000 000 el número personas que semanalmente leen sus columnas.5 Su trabajo ha sido distinguido por instituciones como la Comunidad Autónoma de Madrid,3 y el Instituto Juan de Mariana.4 Fue, además, hasta 2011, vicepresidente de la Internacional Liberal.6 El gobierno de Cuba, sin embargo, considera a Montaner un agente estadounidense, y ha llegado a relacionarlo con actividades terroristas en su juventud,7 acusaciones que Montaner ha negado en diversas oportunidades, considerando que se trata de una campaña difamatoria, como ha explicado en el libro El otro paredón, publicado en 2011 por la editorial e-riginal en Estados Unidos. En octubre de 2012 la revista Foreign Policy lo eligió como uno de los 50 intelectuales más influyentes de Iberoamérica.

"FIDEL CASTRO NO CANTABA BOLEROS" por Gina Montaner


Durante años pensé que aguardaría con impaciencia el día en que me tocaría escribir en pasado de Fidel Castro. Sin embargo, confieso que vivir tanto tiempo llevando a cuestas el pesado fardo del exilio me habituó a sentir como algo normal el peso asfixiante del hoy difunto comandante de una esclerotizada dictadura que alguien alguna vez llamó "revolución".

Fidel fue el Darth Vader de la libertad de los cubanos, de la mía y la de mi familia. Y hoy toca, al fin, comenzar a desterrarlo de nuestra existencia como el padre abusador que largamente castigó y devoró a sus hijos. Exigiría prolongada terapia para toda una nación recostada en el diván de un trauma colectivo, pero el tiempo apremia y a los malos hay que dejarlos atrás como quien huye de un vendaval mortal. Fidel ya es el pasado. La verdad y el tiempo lo pondrán en su sitio.

A estas alturas no puedo ni quiero escribir un sesudo análisis sobre sus logros, que fueron muy pocos, y sus fracasos, que fueron el signo de su vocación autoritaria. Volver a hablar de él sería darle un gustazo hasta en la tumba de su mausoleo. Hoy, en el día de su muerte, sólo me vienen a la mente todas las vidas que los cubanos pudimos haber emprendido si la república hubiera seguido su curso, no exento de errores que había que enmendar, pero a salvo de una aventura totalitaria de la que tomará tiempo recuperarse. Todas esas avenidas vitales que nos cerraron, tanto a los que se quedaron atrapados en la isla como a los que acabamos en la diáspora buscando nuestro sitio en el mundo. Hablo, también, de las vidas truncadas por el presidio político, los paredones de fusilamiento, los campos de trabajos forzados de la UMAP, los mea culpa de los intelectuales depurados, los balseros que han naufragado en alta mar, los disidentes muertos en extrañas circunstancias. El alma de los cubanos (los de dentro y los de fuera) sistemáticamente vejada por un caudillo caprichoso. Un despiadado patriarca instalado en el invierno de la nada que hoy representa su muerte.

Muchas vidas pudimos haber tenido los cubanos en un país que era nuestro (el de todos) y no el de una despótica dinastía. Vidas imperfectas, pero administradas por el libre albedrío, que es la única manera aceptable de que los hombres y mujeres sean dueños de sus destinos. Todo lo demás conduce a enormes cárceles disfrazadas de falsos paraísos. Hoy, al fin, ha muerto nuestro cancerbero mayor. El dueño de la finca. El señor de la gleba.

Desde el principio Fidel Castro, que como buen narcisista de manual despreciaba a los demás (dentro de su revolución, todo; contra su revolución, nada), lo primero que hizo al bajar de la Sierra Maestra con sus hombres barbudos y con exceso de testosterona fue apagar las luminarias de una Habana que se encendía en sus noches de música, garitos y placeres. La revolución habría de ser una letanía de marchas al amanecer, consignas, guardias, comités de defensa. Los rigores de su experimento marxista-leninista-puritano no admitían la libertad individual. Esas madrugadas a ritmo de rumba y ron que Orlando Jiménez-Leal y Sabá Cabrera inmortalizaron en los albores de la revolución en un cortometraje, P.M., que Néstor Almendros calificó en la revista Bohemia de "joya del cine experimental" y que en 1961 el régimen confiscó y censuró. Eran los vestigios de la Habana de los años 50 que Guillermo Cabrera Infante inmortalizó en Tres Tristes Tigres. La metrópoli permisiva de los cabarés donde la legendaria Freddy cantaba boleros a capella en el bar Celeste. Una Habana que se sofocó con la represión y el miedo hasta que la oscuridad nubló el horizonte de los cubanos y el mar se convirtió en el único punto de luz.

Aunque nací en Cuba mi única patria ha sido el exilio y mi estado de ánimo es el del desarraigo. Durante muchos años mi familia y yo soñamos con volver a un lugar que sólo existía en el recuerdo inventado y poco a poco dejamos de soñar. En la diáspora hemos vivido plenamente y en libertad, comprometidos en todo momento con el sufrimiento de nuestra gente, que ha sido el nuestro.

De todos las evocaciones de este largo destierro, en este día quiero rememorar a mis padres en el salón de nuestro primer piso en Madrid en el barrio de Estrecho. En el tocadiscos se escuchaba la voz inconfundible de Olga Guillot. Nasal y contundente. Así aprendí a amar el bolero, que es la canción del sentimiento. Él nunca pudo comprenderlo. Hoy es un alivio emplear el pasado y sentir que la hojarasca del olvido se lo llevó para siempre.


Articulo escrito por GINA MONTANER


 

Gina Montaner nació en la Habana, pero se instaló en Madrid con su familia en 1970, desde que era una niña. Su adolescencia corrió pareja con «La Movida», la transición política a la democracia y el descubrimiento de la libertad. Crecer en esa España tan intensa y rica en matices la llevó a la convicción de que en política se debía participar con pasión y entusiasmo, siempre colocándose junto a las víctimas, pero sin militar en partidos organizados que te limitan la libertad individual.

En 1983 se licenció en literatura iberoamericana en Barnard / Columbia University (Nueva York). Entonces decidió que sería escritora. Desde hace más de veinte años publica una columna semanal en periódicos de Estados Unidos y Latinoamérica, y entre ellos El Nuevo Herald. Su columna Zona Franca aparece semanalmente en El Mundoy elmundo.es. Colabora habitualmente con el programa radial LD Libros (Libertad Digital). Trabajó como productora de informativos en CNN+ (Madrid) y actualmente está a cargo de proyectos especiales para la Cadena Telemundo (Canal 51) en Miami. Por su trabajo ha recibido ocho premios Emmy.
En el 2006 coordinó y prologó un libro colectivo, Un día sin inmigrantes, publicado por Grijalbo.

 

 

 

"ADIÓS AL BRUTAL BIG BROTHER DE CUBA" por Carlos Eire

por CARLOS EIRE

Fidel Castro Nunca se disculpó por sus crímenes ni fue procesado por ellos. Foto Reuters

Fidel Castro Nunca se disculpó por sus crímenes ni fue procesado por ellos. Foto Reuters


Uno de los dictadores más brutales de la historia moderna acaba de fallecer. Por extraño que parezca, algunos lamentarán su muerte y muchas notas necrológicas lo elogiarán. Millones de cubanos que aguardaron con impaciencia este momento durante más de medio siglo reflexionarán simplemente sobre sus crímenes, y recordarán el dolor y sufrimiento que causó.

¿Por qué esa discrepancia? Porque el engaño fue uno de los mayores talentos de Fidel Castro y la credulidad es una de las mayores debilidades del mundo. Genio en la creación de mitos, Castro se valió de la sed humana de mitos y héroes. Sus mentiras eran bellas, y muy seductoras. Según Castro y sus propagandistas, el objetivo de la así llamada revolución no fue crear un estado totalitario represivo y asegurar que él lo gobernara como monarca absoluto, sino eliminar el analfabetismo, la pobreza, el racismo, las diferencias de clase y todos los demás males conocidos por la humanidad. Esta audaz mentira se volvió creíble, gracias, en gran medida, a los incesantes alardes de Castro sobre la escolaridad y la asistencia médica gratuitas, que hicieron que su mito de la benevolente revolución utópica fuera irresistible para muchos desfavorecidos del mundo.

Muchos intelectuales, periodistas y gente cultivada del Primer Mundo también creyeron el mito — aunque habrían sido los primeros en ir a la cárcel o ser asesinados por Castro en su propio reino — y sus suposiciones adquirieron una intensidad similar a la de las convicciones religiosas.Señalar a estos creyentes que Castro encarceló, torturó y asesinó a muchas más personas, miles más, que cualquier otro dictador latinoamericano fue, generalmente, en vano. Su crueldad bien documentada, aunque se la reconociera, no cambiaba las cosas, porque se lo juzgaba de acuerdo a un aberrante código ético que escapaba a la lógica.

Ese desequilibrio moral kafkiano tenía, sin duda, un toque de realismo mágico tan escandalosamente inverosímil como cualquier cosa que Gabriel García Márquez, estrecho amigo de Castro, pudiera soñar. Por ejemplo, en 1998, alrededor del momento en que el gobernante de Chile, Augusto Pinochet, fuera arrestado en Londres por crímenes de lesa humanidad, el auto-ungido 'líder máximo' visitó España con bombos y platillos, sin que le causaran problemas, aunque sus abusos de los derechos humanos empequeñecían los de Pinochet.

Y lo que es peor, cada vez que Castro viajaba al exterior, muchos se derretían ante su presencia. En 1995, cuando fue a Nueva York a dirigir la palabra ante las Naciones Unidas, muchos de los personajes ilustres de esa ciudad maniobraron tan intensamente por tener la oportunidad de conocerlo en el penthouse de tres pisos del magnate mediático Mort Zuckerman, en la Quinta Avenida, que la revista Time declaró "¡Fidel Toma Manhattan!" Para no ser menos, Newsweek tildó a Castro de "La Mayor Atracción de Manhattan." A ningún miembro de la elite que se codeó con Castro ese día pareció importarle que en 1962 apuntara armas nucleares contra sus cabezas.

Si éste fuera un mundo justo, se tallarían 13 hechos en la lápida de Castro y se los destacaría en todas las necrológicas, punto por punto.

-Convirtió a Cuba en una colonia de la Unión Soviética y casi causó un holocausto nuclear.

-Patrocinó el terrorismo donde pudo y se alió con muchos de los peores dictadores de la tierra.

-Fue responsable de tantas ejecuciones y desapariciones en Cuba que es difícil calcular un número preciso.

-No toleró discrepancia alguna y construyó campos de concentración, que llenó al máximo, a un ritmo sin precedentes. Encarceló un porcentaje mayor de su propio pueblo que la mayoría de los demás dictadores modernos, entre ellos, Stalin.

-Aprobó y promovió la práctica de la tortura y de los asesinatos extrajudiciales.

-Obligó al exilio a casi un 20 por ciento de sus compatriotas, muchos de los cuales hallaron la muerte en el mar, sin ser vistos ni contados, mientras se escapaban de él en burdas naves.

-Reclamó toda propiedad para sí mismo y para sus secuaces, cortó la producción de alimentos y empobreció a la vasta mayoría de su pueblo.

-Prohibió la empresa privada y los sindicatos, eliminó la amplia clase media cubana y convirtió a los cubanos en esclavos del estado.

-Persiguió a los homosexuales e intentó erradicar la religión.

-Censuró todos los medios de expresión y comunicación.

-Estableció un sistema escolar fraudulento que proporcionó adoctrinamiento en lugar de educación y creó un sistema sanitario de dos niveles, con asistencia médica inferior para la mayoría de los cubanos, y superior para sí mismo y su oligarquía. Después, sostuvo que todas sus medidas represivas eran absolutamente necesarias para asegurar la supervivencia de esos proyectos de bienestar social ostensiblemente "gratuitos."

-Convirtió a Cuba en un laberinto de ruinas y estableció una sociedad de apartheid, en que millones de visitantes extranjeros gozaron de derechos y privilegios vedados a su pueblo.

-Nunca se disculpó por sus crímenes ni fue procesado por ellos.

En suma, Fidel Castro fue el vivo retrato de Big Brother, personaje de la novela de George Orwell "1984." Así es que, adiós Big Brother, rey de todas las pesadillas cubanas. Y que tu sucesor, Little Brother, pronto abandone el sangriento trono que le legaron.


Artículo escrito por Carlos Eire; escritor y Profesor T.L. Riggs de Historia y Estudios Religiosos en la Universidad de Yale

"FIDEL CASTRO, EL MITO PARA SÍ MISMO" por Luis Leonel Leon

Hay cubanos que siguen atrapados de alguna u otra manera en los laberintos de la deformación y la manipulación histórica de Castro. (Ilustración por Pinilla)

Hay cubanos que siguen atrapados de alguna u otra manera en los laberintos de la deformación y la manipulación histórica de Castro. (Ilustración por Pinilla)


La pasada semana disfruté un documental que me hizo reflexionar sobre una realidad histórica: Fidel Castro, además del hábil dictador de la isla de Cuba, sigue siendo uno de los grandes mitos de la izquierda contemporánea, sobre todo en Latinoamérica. Y es curioso cómo, a diferencia de otros casos más famosos y mucho menos dañinos, se trata de un mito creado por y para sí mismo.

Desde 1959, una de las ganancias de este caudillo de los desposeídos del Tercer Mundo ha sido su prolífica producción de mitos, aún latentes, y que seguramente no serán erradicados fácilmente. Mitos muy peligrosos, edificados primeramente con el objetivo de conquistar el absoluto dominio en su país, y luego, ya habiéndose adueñado de todos los poderes e instaurado un sistema totalitario, para justificar su injustificada permanencia en el poder.

Varios de los mitos de Castro han sido tan efectivos como tan repetidos una y otra vez durante décadas, dentro y fuera de la isla, y no sólo por la maquinaria propagandística al servicio del castrismo, al estilo del maquiavélico Joseph Goebbels, sino también por medios de comunicación de la izquierda mundial, intelectuales y agrupaciones, seguidores incondicionales de grandilocuentes causas sociales, artistas desinformados, políticos tan embusteros como él, empresarios a la caza de beneficios comerciales, secuaces del sistema, y gente común, que escucha mansamente, sin razonar o pensar dos veces, las declaraciones, sofismas y justificaciones de la batalla de ideas del régimen que encabezó, hasta que por problemas de salud le entregó las riendas del país a su hermano Raúl Castro.

Y es tan así que, aún en el exilio, hay cubanos que siguen atrapados de alguna u otra manera en los laberintos de la deformación y la manipulación histórica de Castro. Y no hablo de los agentes infiltrados durante décadas en todos los ámbitos, desde centros de enseñanzas hasta centros de poder, ni de los cooperantes por cuenta propia del totalitarismo, que en los últimos años pululan, a bien del mal llamado intercambio cultural, el restablecimiento de las relaciones gubernamentales Cuba-EEUU, la repatriación y otros mitos estratégicos. Hablo de cubanos que, ya sin afiliación o simpatía por la Revolución, por una venenosa mezcla de ignorancia y ausencia de juicio crítico, aún no han logrado escapar, y quizás muchos jamás logren hacerlo, de los embustes de Castro.

Un amigo médico a veces me dice, ironizando, que es como un karma en los genes del cubano nacido dentro de la Revolución. Y casi tiene razón. Es como la condición de ese Hombre Nuevo esencialmente mentiroso, que conoce la mentira pero que sigue viviendo en ella, sin moral, sin ni siquiera una legitima ideología, ahora reformulado en las también míticas reformas de Raúl Castro, que no acaban de llegar, a pesar de llevar años amagando con ellas.

Pero como sucede con todos los mitos, sus utópicos fundamentos son esencialmente ficciones, casi siempre orquestadas a partir de hechos supuestamente reales. Unas veces de manera perspicaz, otras de forma pedestre, pero que sin duda han sido efectivas en su momento y aún siguen teniendo éxito. Una especie de victoria negativa, de fracaso transfigurado en triunfo, pues contrario al empecinado catolicismo de mi madre, creo que en el mal sí hay inteligencia. De lo contrario, los malos no durarían tanto en ser vencidos por los buenos. Entre ellos, Castro y su terrible industria de mitos.

¿Pero por qué tantas personas no escapan de una vez de la telaraña de esta mitología? La respuesta está en una venenosa ecuación donde se funden al menos tres importantes elementos: primeramente la desinformación que aún existe sobre la realidad cubana. Luego porque gracias a las campañas y los cuantiosos grupos y eventos de apoyo a la Revolución, no creen que sean mitos, embustes aferrados o cogidos con pinzas a ciertos elementos de la realidad. Y finalmente, porque la mayoría de los medios de comunicación en el mundo, a veces incluso intentando reprobar la dictadura, no hacen más que favorecer su propaganda.

Eso bien lo sabe el cineasta cubano Jorge Sotolongo, que acaba de estrenar Los mitos de Castro, un documental que es consciente de que la mayor herramienta del castrismo, muy a la par de la represión sicológica y mediática, ha sido fomentar y alimentar exitosas mezclas de mentiras y verdades. Para Sotolongo la Revolución Cubana es una gigantesca factoría de embustes, que por desgracia, y por la colosal maquinaria de propaganda internacional que tiene detrás, mucha gente se cree alrededor del mundo. Los mitos de Castro no sólo habla de ese fenómeno, sino que a la par desenmascara, por primera vez, varios de esos mitos, esas grandes mentiras edulcoradas.

Este documental es el segundo de una serie de tres. El primero, Los secretos de Castro, con entrevistas a exagentes de la Seguridad del Estado que hacen substanciales revelaciones. Y el tercero, La verdadera vida de Fidel Castro, escrito por Carlos Alberto Montaner, que espera estrenar pronto. Aunque también sueña con hacer La economía según Castro, una antología de los disparates nacidos de la fértil cultura económica del caudillo.

Quienes deseen conocer las verdades de la Revolución cubana, sin duda, agradecerán estas historias y reflexiones que se complementan para desentrañar los mitos de Castro: una empresa espantosa.


Artículo escrito por LUIS LEONEL LEÓN y publicado originalmente en DIARIO LAS AMÉRICAS .

LUIS LEONEL LEÓN es periodista, escritor y director audiovisual cubano.


"EN EL GUETO" por Regis Iglesias Ramírez

El asunto sigue siendo que los canales de T.V., las emisoras de radio, los medios impresos y digitales o las tertulias del gueto cubano continuarán haciendo comidilla con cualquier payaso idiota que llegue de la isla ya sea de paso o con intensiones de instalarse de vecino en el gueto, pero insistirán en marginar o soslayar a los verdaderos héroes que tienen algo que decir sobre el presente y futuro de Cuba, que han trabajado y trabajan por el presente y futuro de la isla. 

 

Los medios de comunicación del gueto cubano seguirán llenando sus platós con la chusma "vanvatonera" y su contraparte intelectualoide modernista para que escupan su verborrea chusmisa, desinformada o diseñada desde los cuarteles de la policía política de la isla, porque es lo que compra la mentalidad colectiva adocenada, porque no les interesa que los cubanos trabajen por su libertad, no les interesa que todos debemos demandar nuestro derecho a elegir y ser elegidos libremente, a entrar, salir o vivir en nuestro propio país, a tener nuestras propias empresas, asociarnos en nuestros propios partidos... 

 

No se si es el cambio climático, no se si es alguna fase lunar o solar, no se si es el agua que bebemos o los extraterrestres grises, pero no habrá manera de liberarnos de todo esto si la imagen que en el gueto se da de nuestra realidad, de nuestros anhelos, continúa siendo cualquier habitante mongofiero que aparezca con sus sandeces o cualquier aspirante a celebrity de poca monta que nos venga bien maquillado a dar lecciones, vendiéndonos humo inhalado y producido en las fabricas de la policía política cubana. Quien vea lo que sucede en el gueto entenderá perfectamente lo que sucede en la isla...

 


Regis Iglesias Ramírez es un activista de la sociedad política y civil cubana y ex preso de conciencia y portavoz del M.C.L. (Movimiento Cristiano Liberación). Ramírez ha publicado varios libros de poesía y ha contribuido a varias antologías literarias. Sus artículos han aparecido en varias publicaciones en España y en otros países. Desde mediados de la década de 1990, que se ha asociado con la Oficina de Prensa Independiente de Cuba, la Agencia de Prensa de Nueva cubana y la Sociedad Manuel Márquez Sterling de periodistas independientes en Cuba.

 

 

1 Comment

por Regis Iglesias

Regis Iglesias Ramírez es un activista de la sociedad política y civil cubana y ex preso de conciencia. Nació en La Habana en 1969.

Se convirtió en un miembro de un grupo disidente, el Movimiento Cristiano Liberación (MCL), en 1989. El MCL fue fundado por el fallecido disidente cubano Oswaldo Payá, que murió en extrañas circunstancias en un accidente de coche en 2012. Regis Iglesias Ramírez se convirtió en el MCL el portavoz y miembro de su Consejo de Coordinación en 1996. fue nominado como candidato al Parlamento cubano en 1997, pero su candidatura, junto con los de sus colegas de la ACM, fue rechazada por las autoridades electorales del régimen.

Él es un miembro de la Ejecutiva Nacional del Comité de Ciudadanos del Proyecto Varela, una iniciativa de la sociedad civil que aboga por elecciones libres y la mejora de los derechos humanos en Cuba. El Proyecto Varela recogió firmas de ciudadanos cubanos a favor de un plebiscito, según lo permitido por la Constitución cubana. El gobierno comunista se negó a llamar al plebiscito.

En 2003, Regis Iglesias Ramírez fue uno de los 75 disidentes no violentos y activistas detenidos por el régimen cubano en lo que se conoce como la Primavera Negro. Fue condenado a 18 años de prisión por delitos contra el Estado. En 2010, fue puesto en libertad en un acuerdo mediado por la Iglesia Católica Romana y fue enviado al exilio en España, donde permanece como refugiado político.

Regis Iglesias Ramírez ha publicado varios libros de poesía y ha contribuido a varias antologías literarias. Sus artículos han aparecido en varias publicaciones en España y en otros lugares. Desde mediados de la década de 1990, que se ha asociado con la Oficina de Prensa Independiente de Cuba, la Agencia de Prensa de Nueva cubana y la Sociedad Manuel Márquez Sterling de periodistas independientes en Cuba.

"EL FENÓMENO MIGRATORIO CUBANO: CAUSA, CONSECUENCIA Y SOLUCIONES" por Dagoberto Valdés Hernández

El fenómeno migratorio cubano, que dura más de cinco décadas, tiene sus características propias. Ante el debate que se ha suscitado a raíz de la última crisis de Centroamérica y el aumento de las salidas por cualquier vía, ante el temor de la eliminación de la Ley de Ajuste Cubano, y los calificativos de migrantes políticos o económicos es necesario participar en dicho debate con la opinión de alguien que ha optado libremente por permanecer en su país.

 Tipificación de la migración cubana: la causa

En primer lugar debemos hablar mejor de tipos de migraciones y no etiquetar a las personas individualmente, que por serlo son sujetos que gozan de igual dignidad y derechos por ello no son ilegales sino indocumentados. Y es siempre justo y necesario tener en cuenta, con la mayor objetividad posible, las circunstancias concretas que las impelen a escapar de su país con lo que esto conlleva de dolor y desarraigo.

 En los sistemas totalitarios en que la economía está en manos del Estado, los declarados migrantes económicos, son también políticos, pues la política domina la esfera económica y todas las demás esferas de la vida. Si un día en Cuba cambiara el sistema político y cesara el bloqueo del Estado sobre la iniciativa privada y el emprendedurismo de los ciudadanos, se abrirían las oportunidades y los proyectos de vida aquí y Cuba volvería a ser como lo fue hasta 1959 un país receptor de migrantes.

 Teniendo pues, determinada la causa profunda y esencial del flujo migratorio cubano durante más de cincuenta años, más que estimularlo consideramos que el gobierno cubano lo valora como una importante válvula de escape y un factor importante de estabilización interna. Por tanto le conviene el éxodo aún sabiendo que la nación se desangra, la población disminuye peligrosamente y el flujo migratorio es un elemento desestabilizador a nivel regional. Prefiere exportar el factor desestabilizador que erradicar su causa profunda y esencial con un cambio pacífico y estructural.

 Las consecuencias

 Para el gobierno cubano es un alivio político y económico; para la Isla un empobrecimiento constante y degenerativo. Para el gobierno cubano una solución a corto plazo, recurrente en el tiempo de severas crisis; para la nación una dispersión de generaciones y un desarraigo permanente que genera mucho dolor humano, desintegración de las familias, pérdida de talentos y capacidades emprendedoras, un severo daño antropológico y ese fenómeno al que Martí llamaba en otras circunstancias: “el alma que se desmigajaba por el país...”

 Para el gobierno de los Estados Unidos es un peligro de desestabilización permanente que persistirá y se reinventará cada vez con formas más peligrosas, mientras nosotros, los cubanos, no solucionemos la causa profunda del flujo migratorio cubano: el sistema socio-político y económico cubano actual. Incluiríamos, también que constituye un factor de desestabilización para los gobiernos de la región, tal como se ha visto con la crisis de Centroamérica y la solución puntual promovida por Costa Rica, su salida y regreso de un sistema de integración regional y las posturas incoherentes de otros gobiernos de la región que, a la vez que reclaman los derechos humanos universales de sus migrantes, dan un portazo a los migrantes de la "otra" Cuba.

 Las soluciones deben generarse en los dos pulmones

 Tengo la convicción de que hay una sola nación cubana, que respira con dos pulmones que mantienen vivo a un solo cuerpo que trabaja, piensa, ama y reza desde las dos orillas. Sin ese pulmón de la Diáspora, sin esa porción de la nación que ha demostrado lejos lo que podía, puede y podrá hacer, con creces, en su propia tierra, es impensable la reconstrucción de la Cuba total, integrada al mundo, con su aporte propio, con su identidad reforzada por esa parte de la nación que, además de luchar y progresar, aportará esa visión abierta, global y moderna del mundo donde ha llegado y progresado sin olvidar a sus familias, sin secar sus raíces y sosteniendo en vilo, el alma nacional que parecía desmigajarse. Cuba es todo eso y todo el potencial y el espíritu bloqueado por el control del Estado en la Isla.

 Nos referimos a esa inmensa y valiosa mayoría de cubanos que ha sabido beneficiarse, con su talento, integridad moral y duro trabajo, de las actuales leyes cubanas y norteamericanas que le permiten mantener su residencia y lazos familiares entre ambas orillas, entonces creemos que esa mayoría cualificada de cubanos y cubanas constituyen un capital humano decisivo en la reconstrucción de Cuba, una potencialidad de inteligencia, una fuerza laboral con entrenamiento en la sociedad competitiva del primer mundo, una comunidad madurada por el desarraigo y fecundada por una nueva concepción del patriotismo y la pertenencia profunda y espiritual a Cuba.

 Esos cubanos, nos referimos a los que están actuando legalmente y de buena fe, están pidiendo un derecho que le corresponde. No así los que delinquen, se han desplazados a la marginalidad o son víctimas de vicios o estilos de vida asociales, generados por el daño antropológico que produce el totalitarismo, o por causas familiares o personales de otro tipo.

 Nos parece, por otro lado, muy peligroso hacerle el juego a las maniobras descalificadoras de los causantes de la migración cubana, cuando se establecen oleadas homogéneas, las valoraciones maniqueas o los bloques monolíticos, de los migrantes considerados buenos y malos por el tiempo de llegada a los Estados Unidos. En todas las oleadas y en todos los tiempos la composición moral de todos los migrantes en el mundo entero es heterogénea y variable. Y si un factor hay que deterioró, en algún grado mayor, las oleadas recientes, es necesario identificar bien que es fruto de las siguientes causas vividas en la Isla: la desintegración social, la desarticulación de la familia, el déficit de educación ética y cívica, el limitado acceso a la vida religiosa, a la formación espiritual y a ese daño antropológico del que tanto hablamos y sentimos. Todas estas son provocadas por la misma raíz: el gobierno totalitario.

 Para los que aspiramos a participar de muy variadas formas en la reconstrucción ética, cívica, espiritual, económica y política de Cuba, debemos asumir que esta es la Cuba real, no la que dejaron los primeros migrantes, no la que soñamos y alcanzaremos, con la ayuda de Dios y el esfuerzo de todos los cubanos. Con estos cubanos y estas heridas debemos contar, para comprometernos en un proceso de reconstrucción, de sanación, de regreso a la tierra de nuestros padres, de educación ética y cívica paciente y colosal.

 Los cubanos daremos al mundo el testimonio de cuál fue la verdadera causa de nuestras crisis migratorias, daremos un ejemplo de nuestra capacidad de recuperación moral y de progreso humano integral. "El que viva lo verá" - como dijera el Papa Juan Pablo II al salir de Cuba en 1998.

 Fórmula fatal e itinerario de soluciones

 He aquí la fórmula fatal: En la medida que empeora la situación política, económica y social de los ciudadanos cubanos, en la misma medida aumentará la crisis migratoria de los cubanos por tierra, mar y aire.

 En esta fórmula no tienen un valor directo e inmediato los acuerdos entre gobiernos. Mientras estos no tengan un impacto real y permanente en la situación económica, política y social de los ciudadanos cubanos que viven en la Isla la crisis seguirá. El aumento del flujo migratorio luego del 17D lo demuestran.

 Lo que no significa para nada que no sean y consideremos beneficiosos los acuerdos, las negociaciones, los diálogos y el restablecimiento de las relaciones de normalidad entre los gobiernos, pero el factor determinante es la agilidad o la lentitud con que esos procesos de normalización lleguen a impactar en la vida cotidiana de los ciudadanos.

 El itinerario de la solución al flujo migratorio crítico e imparable de los cubanos podría tener estas etapas interrelacionadas inextricablemente:

 1 - Difusión de la evidencia histórica de que Cuba fue un país receptor de migrantes hasta 1959.

2 - Identificación y aceptación de la causa profunda y esencial del problema migratorio cubano: el sistema político, económico y social imperante después de 1959.

3 - No echar sobre otros países, legislaciones o sistemas de vida, la responsabilidad de las migraciones cubanas.

4 - Lograr difundir la causa verdadera para encontrar entre todos las soluciones definitivas, creando estados de opinión sobre esta realidad y acuerdos que tengan en cuenta la raíz del problema.

5 - Trabajar juntos, los dos pulmones de Cuba: Isla y Diáspora, para llevar a buen término y sin recriminaciones mutuas y con la solidaridad de siempre, este itinerario de soluciones a la crisis migratoria.

6 - Trabajar juntos, en los cambios estructurales dentro de Cuba para que cese la causa de las crisis migratorias: Nosotros somos y debemos ser los protagonistas de esta historia.

7 - Trabajar para que los acuerdos, negociaciones y normalizaciones entre los gobiernos de Cuba, Estados Unidos y la región, tengan un impacto directo y rápido en la vida cotidiana de los cubanos y en la creación de nuevas oportunidades dentro de la Isla.

 Comencemos ya, o continuemos, los que hemos decidido superar el lamento, estudiar el tema y buscar juntos soluciones beneficiosas tanto para el pueblo cubano, como para el pueblo norteamericano y los demás pueblos de la región. Hasta que Cuba vuelva a ser, como lo creemos, un país receptor de migrantes, y así poder corresponder en algo con la entrañable y gigantesca hospitalidad que han recibido generaciones de cubanos alrededor del mundo.

 

Fuente: Revista CONVIVENCIA


Dagoberto Valdés Hernández (Pinar del Río, 1955).

Ingeniero agrónomo. Premios “Jan Karski al Valor y la Compasión” 2004, “Tolerancia Plus” 2007 y A la Perseverancia “Nuestra Voz” 2011.

Dirigió el Centro Cívico y la revista Vitral desde su fundación en 1993 hasta 2007.

Fue miembro del Pontificio Consejo “Justicia y Paz” desde 1999 hasta 2006.

Trabajó como yagüero (recolección de hojas de palma real) durante 10 años.

Es miembro fundador del Consejo de Redacción de Convivencia y su Director.

Reside en Pinar del Río.

"ACTO DE FE" a Jorge Valls, in memoriam.

Acto de fe

 a Jorge Valls, in memoriam

 
I
 

La primera vez que Gabriel supo de tanta miseria, la primera vez que estuvo en contacto con aquella realidad lejana, sólo conocida a través de las historias de la abuela, fue cuando la vio reflejada en los ojos rojizos y húmedos de un hombre solitario, varado en el mar; un hombre que huía. ¡De qué cosa terrible huía aquel hombre de ojos desesperados! Ese dolor en su mirada. ¿Por qué?
  En el crucero los tripulantes ayudaron al rescate. Ese mismo día Gabriel juró que haría algo. Se lo juró muy adentro, y por la noche le pidió a Dios que lo ayudara.
  Tú estás loco, muchacho. Deja eso. Tú no sabes lo que pasa en la isla. Y… ¿tú qué sabes, qué estás haciendo? Mira, Gabriel, hay cosas muy feas detrás de todo esto…
  Todos querían ahora responder a sus preguntas y persuadirlo, además, de no hacer nada. Pero él sabía, sabía muy bien qué hacer.
 
 
II
 

La noche está muy clara y en el malecón baten las olas despacio. Hay fresco en esta noche. Gabriel mira hacia el norte. ¿Dónde está mi destino?, piensa. Aquí hay tanto que no vale nada. Sin embargo, hay tantas otras cosas que valen la pena. Mira a su alrededor, otros jóvenes allí sentados con la misma tristeza en el rostro. Mi vida… ¿qué ha sido mi vida en esta isla gris? Esa gente persiguiéndome todo el tiempo. Y esta miseria, tanta miseria. Sobreviviendo. ¿Qué ha sido de mi vida en esta isla verde? Pensó en la madre ya con pelo blanco, todavía atareada buscando qué darle de comer a la familia, resolviendo. Se acordó de su novia, una muchacha simple que estudia y sueña cosas bonitas, y que a veces llora. Sintió una fuerza en el pecho, una impotencia irresistible. Tengo que hacer algo. Algo hay que hacer para cambiar este maldito país. Y se paró en el muro, respiró aire de mar profundamente. Tengo que hacer algo por mí, porque no quiero ahogarme en ese Estrecho ni tampoco vivir de esta manera. Hacer algo por todos, en definitiva todos necesitamos cambiar esto de alguna manera. Recordó aquella familia entera que se lanzó al mar. Nadie sobrevivió, nadie. Dicen que los empujaron con chorros de agua cuando descubrieron que escapaban. ¡Matarlos así! Esta gente no tiene madre, son unos insensibles. Lo tienen todo y no quieren ceder ni un pedacito. Miró de nuevo al horizonte. La noche se hacía más hermosa, y decidió caminar hasta la casa, en definitiva, a esa hora no había quien encontrara transporte público.
 
 
III

Volar. Sentido extremo del espacio. Libertad. Volar, atravesar nubes, acercarse al universo allá afuera. Acercarse a Dios. Volar más allá de las estrellas. ¡Qué sobresalto! Gabriel lleva el control de la pequeña avioneta. Por primera vez está volando para salvar vidas. Su vuelo es casi al ras del mar, pero él se siente por las nubes. ¡Mira! Veo algo allá, le dice el copiloto. Es un grupo de cuatro. El corazón se da un vuelco. En los últimos días han llegado miles a las costas del norte. Huyen. Traen la misma angustia reflejada en el rostro. Esa angustia terrible que Gabriel jamás había imaginado. Agua, alimentos y luz echan al mar para ayudar a los desamparados hasta que un guardacostas los rescate. Gabriel sobrevuela a una altura prudencial la breve embarcación. Vienen sobre gomas y palos. Atraviesan ese mar inmenso. Esta gente tiene hambre de paz. Gabriel siente que le duele algo por dentro. Esta gente tiene hambre, mucha hambre de paz. La primera misión continúa. Le parece mentira haberlos salvado.
  El tiempo corre lento entre los dos azules. El sol brilla casi con rabia. Su luz atraviesa el cristal de la avioneta y le llena la mirada.
 
 
IV

¿Por qué no acaba de ocultarse el sol? Este calor insoportable. Esta cola interminable. La gente aquí parece zombie. ¿Es que no se dan cuenta de tanta porquería? ¿Qué quieren para sus vidas? ¿Qué han logrado?
  Hoy Gabriel hizo un largo recorrido. Se reunió con antiguos amigos en una barriada en las afueras de la ciudad. Recordaron los tiempos de la secundaria. Rieron mucho, al menos. Después caminó por el centro de la ciudad. Pensó en los que tuvieron dignidad alguna vez y caminaron esas mismas calles gritando libertad. Pero era muy remoto. Demasiado remoto aquello en su imaginación. Entonces se fue a casa y de allí tuvo que ir a hacer la cola para el pedazo de pan.
  La madre ya está vieja. “Hoy es un dia diferente”, murmuró con una ligera sonrisa mientras le despachaban al fin.
  Anocheció y ahora camina lento por una calle oscura. El corazón le late fuerte pero ha decidido continuar la marcha. Trae una bolsa pequeña de papel junto al pan. La abre, agita un frasco de pintura. Tiene los ojos fijos en la pared y escribe con rapidez “ABAJO…!!!”
  ¡Coño! Lo hice. Al menos he dicho lo que siento. Acelera los pasos y se pierde entre la prisa y la oscuridad de la noche.
 
 
V

Mamá, estuvieron hoy aquí los muchachos que salvamos el sábado. Me contaron de la Isla. ¡Es increíble! ¿Cómo sobreviven? No entiendo.
  Gabriel entra en su cuarto, se acuesta boca arriba en la cama. Piensa.
  Le dijeron que allá quieren cambiar las cosas pero no saben cómo. Prefieren arriesgarse en el mar que seguir en esa incertidumbre. ¿Por qué no pueden cambiar aquello? Les preguntó, y se pregunta ahora. No saben bien qué es la libertad. El teléfono suena. Gabriel hoy no quiere ir a ningún lugar. Prefiere quedarse pensando en todo aquello. ¿Qué hacer? Sabe que no sólo hay que salvar las vidas de los que atraviesan el Estrecho. Este es un problema del alma. Se incorpora. Hay que salvarles el alma, ése es el rescate más difícil. Comprende. Y entonces recuerda la lectura del otro día en la misa del domingo. Acto de fe: eso es este camino. Así medita Gabriel mientras el sueño vence la reflexión.
 
 
VI

¿Qué es la libertad?… Pararte en una esquina y decir lo que piensas, dice la madre mientras se mece en el balance de la pequeña sala.
  La madre recuerda los tiempos en los que se podía hablar. No le importa el vecino que pueda delatar su indiscreción. Y Gabriel la mira, atento, para poder imaginar cada palabra.
  Esa mujer arrugada, de cabellos blanquísimos tiene un resquicio en su memoria que aún no ha sido eliminado por la gris y angustiosa realidad.
  Allí vive, en su refugio, prendida del pasado. Ella puede recordar. Gabriel le hace preguntas. Quiere saber, al menos imaginar. Y… ¿por qué tuvo que cambiar todo? Algo debe haber ido mal.
  Sí, pero no nos merecíamos esto. La madre suspira y sigue meciéndose. La salita tiene la pared despintada. Toda la isla esta así. Una isla descolorida, triste. La mente de Gabriel vuela mientras la madre continúa el lento relato. Desde que él tiene uso de razón sólo ha visto miseria.
  Unos dicen que esto es lo mejor. ¿Es que ellos no piensan que pueda existir algo mejor? Vivir midiendo cada palabra, cada mirada.
  Gabriel sale de casa y antes besa a la madre en la frente. Sabe de un amigo que tiene buenos libros de historia. Libros prohibidos. Quiere saber.
 
 
VII

Hace unos días visitó un grupo de jóvenes que estudian historia. Le dijeron que buscan sus raíces. Muchos de ellos, como Gabriel, han nacido fuera de la Isla, pero se sienten parte de ella. ¿Qué extraño? Eso le pasa a él, al menos una parte de sí tiene mucho de esa islita donde nacieron sus padres y abuelos. Está leyendo algunas cosas interesantes que comenta con el padre. Quisiera saber más, entender mejor.
  Mientras, los vuelos continúan, ahora más esporádicos, pero sigue salvando vidas. Sensación indescriptible. ¡Es como tener la posibilidad de regalarle alegría a tanta gente!
  Le gustan los muchachos del grupo de estudio. Le ayudan a pensar en el futuro, en cuanto se pudiera hacer. Porque, ahora sí es claro en su mente, más que salvar las vidas de los que se lanzan al mar, hay que salvar las conciencias de los que permanecen. Y… ¿cómo hacerlo?
 
 
VIII

Consiguió una bicicleta vieja de un amigo del barrio que se la vendió barata. La bicicleta le va a servir para trasladarse con más efectividad. Ahora necesita que los libros que ha ido leyendo acerca del pasado y de las cosas en el exterior (¡cosas sorprendentes!) los lean otros como él que también quieren saber.
  Pedalea con entusiasmo a pesar del calor y del estómago vacío. Pedalea con decisión, quiere llegar… ¿adónde? Quiere recoger otras informaciones y luego pasárselas a otros. Las semanas corren ligeras mientras se bebe los papeles que caen en sus manos. También ha comenzado a escuchar con más frecuencia la onda corta, en un radiecito que tiene hace ya años. Gabriel no sabe realmente cómo hacer para que cambien las cosas, pero piensa que anda por buen camino. Conoció a unos cuantos muchachos y muchachas que sienten como él. Ellos no quieren seguir viviendo entre tanta hipocresía. Gabriel cree en ellos. Dicen que quieren vivir donde haya más tolerancia a la diversidad. Quieren ser librepensadores. ¡Eso!, murmura Gabriel mientras sigue pedaleando, ¡eso soy, librepensador! Y el corazón casi le salta del pecho pensando en el futuro, “si es que triunfamos”, balbucea con temor.
 
 
IX

Los días están llenos de actividades. No sólo los vuelos, las clases de historia, ahora también Gabriel participa en la transmisión de un programa de radio y pronto irá en un viaje muy largo para hablarles a otros pueblos acerca de todos estos empeños. Está seguro, ¡el triunfo es nuestro! Se lo repite a un buen amigo y le brillan los ojos de ilusión. Ya casi no tiene tiempo de estar en casa. La madre y el padre disfrutan mucho con su presencia, cuando se sienta en el sofá grande a contarles algunas de estas cosas. Ellos no entienden bien, pero lo quieren mucho y lo apoyan en todo. A ellos no les parece que esas cosas puedan resolver el problema de la Isla. Ellos creen que es mejor tratar de olvidar, de hacer la caridad en la comunidad de la que ahora son parte. Gabriel no piensa igual, intuye que hay esperanza todavía.
 
 
X

Se han reunido en el fondo de la vieja casa, la dueña es una amiga, joven de espíritu y conocedora por su edad. Ella les presta la casa. Gabriel se siente como en familia. Están escribiendo un documento de denuncia, un trabajo acerca de los derechos violados y de la necesidad de un cambio en el país. El lenguaje es sereno, las ansias son enormes. Quieren transmitir lo que sucede de forma objetiva y que esto se conozca allá afuera, donde la gente al menos es escuchada. Tiene un salto en el estómago, pero sabe que deben escribir la verdad, y que quede, en definitiva, para la historia.
  Está preparado. Lleva meses preparándose para esto porque es más importante decirlo que quedarse con eso adentro quemándole los días, avergonzándose de su debilidad. ¡Hay que decirlo, coño! ¡Que los sepa el mundo! Si no, nos vamos a podrir en esta oscuridad.
 
 
XI

Hoy el programa de radio será en vivo. Llamarán por teléfono a unos jóvenes del otro lado del mar. Ellos tienen un importante documento que dar a conocer. El muchacho de los controles los prepara. Gabriel está nervioso por la conversación, piensa que es mucho el riesgo que corren los de allá, pero también piensa que deben hacerlo, ese es el precio de su deber. Teme por ellos, pero los admira.
  Antes de la llamada hacen una plegaria, piden por los que se arriesgan a hablar, le piden a Dios por el destino de su pueblo. Gabriel sabe que Dios está con ellos.
  Mientras esperan la hora precisa para la llamada, Gabriel recuerda el fin de semana anterior cuando en los aviones cargaba, aparte de los suplementos acostumbrados que lanzaban al mar, pequeñas tiras de papel que hablaban de amor, de derechos, de libertad, el rescate de las conciencias había comenzado activamente para ese pueblo, y se sentía dichoso de poder hacerlo.
  Al fin comunicaron. La joven que estaba realizando la llamada saludó y les hizo señas a los demás de que ya estaban en línea con el exterior. Era una muchacha la que les hablaba. Gabriel, con el documento en la mano, escuchó la voz hermana, del otro lado del mar. En el estudio quitaron el botón de la pausa y comenzó a grabar la voz, lejana pero firme. Gabriel estaba atento a cada palabra. Después de las primeras frases se escucharon dos golpes secos detrás de la voz. ¡La Seguridad!, gritó alguien en la distancia.
  Gabriel soltó el auricular. Un ruido agudo cortó la comunicación. Gabriel no dijo nada. Miró a sus amigos, y apagaron los controles. En su mente evocó una y otra vez aquella voz tan familiar mientras manejaba de vuelta a casa.
 
 
XII

Lleva más de quince días en una celda estrecha sin tener noción de las horas. Ha pensado tanto en su viejita. Ojalá que haya podido sobrevivir a la preocupación. Ojalá que los vecinos la hayan ayudado a resolver la comida. Ha pensado también en ese sueño pujante de libertad. Ahora más evidente, más suyo.
  Los inquisidores le preguntaron cosas torpes. Que para quién trabaja. Que quién estaba del otro lado del teléfono. ¡Qué ilusos! Como si eso fuera importante. ¿No se preguntan por qué él que nació rodeado de las mentiras que ellos cuentan, que no conoce más que un largo mar separándolo del mundo, por qué él es capaz de soñar con la libertad y presiente la vida en otros lugares y ha decidido cambiar las cosas? Ellos llenan de odio su rostro. ¿Cambiar las cosas? ¿Cambiar qué? Ya nosotros cambiamos lo que había que cambiar una vez, eres un tonto. Eso le dicen con prepotencia.
  Gabriel sonríe, sabe que no está solo. Ahora es más libre que nunca. Ahora sabe lo que significa y lo que vale su sueño y sabe que otros muchos lo comparten.
 
 
XIII

Oraron, como de costumbre, en un pequeño círculo pilotos y copilotos antes de despegar. La tarde comenzaba hermosa. El sol llenaba el cielo azul brillante.
  Gabriel subió a su avioneta. Ese día se había pronosticado que muchos intentarían nuevamente lanzarse al mar.
  Levantó vuelo cerca del mediodía. Otra vez a ras del mar buscando sobrevivientes de esa isla que se hunde poco a poco.
  La callada y húmeda celda le parecía un desierto inmenso. Sus ojos hundidos y rojizos estaban fijos en la pared. Le habían dicho que su mamá estaba muy viejita y cualquier día de estos un auto podía atropellarla: “Esas cosas pasan”, vaticinaban. No contestó.
  El mar parecía un gran manto de espumas y olas. Llevaban una hora de búsqueda sin avistar aún a ningún sobreviviente.
Gabriel no dijo nada cuando hablaron de su madre. Eso quieren ellos, pensó. Quieren que me doblegue, que me asuste. Es un chantaje. Están equivocados otra vez.
  Mientras volaba se dio cuenta que varios aviones de guerra andaban por la zona. Sintió su vuelo intimidatorio muy por encima de la pequeña avioneta. Pero él no tenía miedo, se sentía libre y tranquilo. Llevaba amor a esos necesitados, cumplía su deber. Miró el inmenso azul y una paz infinita le llenó por dentro. Y fue precisamente en ese instante cuando se deshizo su visión del horizonte.
  Un golpe lleno de furia y odio le sacó de su letargo. “¡Ah! ¿Escribiendo consignas en las paredes de tu celda?
  Una mancha larga de polvo y aceite fue cubriendo de gris las claras olas.
  Gabriel sintió que una profunda energía lo colmaba. “¿Libertad gusano?, ¿quieres libertad?”
  ¡Libertad!! Gritó Gabriel con la última gota de su aliento.
 

 

*Relato publicado originalmente en Revista Conexos

Janisset Rivero

Janisset Rivero

 

Janisset Rivero (Camagüey, 1969). Salió de Cuba exiliada y residió en Venezuela licenciándose en Comunicaciones y Publicidad por el Instituto Universitario de Nuevas Profesiones en Caracas, y más tarde en Español por la Universidad Internacional de la Florida (FIU) en Miami. En el año 2003 termina sus estudios de maestría sobre literatura hispanoamericana en FIU.
Es miembro fundador del Directorio Democrático Cubano. Ha representado al Directorio ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Además es coautora de los informes “Pasos a la libertad” (1997-2008) y “Situación de los derechos humanos en Cuba” (2003-Presente). Asimismo ayudó en la preparación del informe “La tortura en Cuba” (2007).
Dirige el programa radial “Barrio adentro”. También es co-presentadora del programa radial “Valores humanos.
Fue instrumental en la preparación y publicación de la novela “Una tumba sin nombre”, del escritor argentino Fernando Gril en el 2009. Y colaboró en la preparación de los poemarios de los prisioneros políticos cubanos Regis Iglesias Ramírez (2004) y Néstor Rodríguez Lobaina (2006); así como el libro testimonial del prisionero político cubano, Jorge Luis García Pérez “Antúnez” (2000).
Trabajó como editora de la Revista Ideal. Fue organizadora de la peña de lectura e intercambio entre poetas “Poesía desobediente” (2013).
Ha publicado poemas, ensayos y artículos en periódicos y revistas de Venezuela, Puerto Rico y Estados Unidos. Es autora de los poemarios publicados “Ausente” (Aduana Vieja, 2008) y “Testigos de la noche” (Editorial Ultramar, 2014).



Comment

por Janisset Rivero

Janisset Rivero (Camagüey, 1969). Salió de Cuba exiliada y residió en Venezuela licenciándose en Comunicaciones y Publicidad por el Instituto Universitario de Nuevas Profesiones en Caracas, y más tarde en Español por la Universidad Internacional de la Florida (FIU) en Miami. En el año 2003 termina sus estudios de maestría sobre literatura hispanoamericana en FIU. Es miembro fundador del Directorio Democrático Cubano. Ha representado al Directorio ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Además es coautora de los informes “Pasos a la libertad” (1997-2008) y “Situación de los derechos humanos en Cuba” (2003-Presente). Asimismo ayudó en la preparación del informe “La tortura en Cuba” (2007). Dirige el programa radial “Barrio adentro”. También es co-presentadora del programa radial “Valores humanos. Fue instrumental en la preparación y publicación de la novela “Una tumba sin nombre”, del escritor argentino Fernando Gril en el 2009. Y colaboró en la preparación de los poemarios de los prisioneros políticos cubanos Regis Iglesias Ramírez (2004) y Néstor Rodríguez Lobaina (2006); así como el libro testimonial del prisionero político cubano, Jorge Luis García Pérez “Antúnez” (2000). Trabajó como editora de la Revista Ideal. Fue organizadora de la peña de lectura e intercambio entre poetas “Poesía desobediente” (2013). Ha publicado poemas, ensayos y artículos en periódicos y revistas de Venezuela, Puerto Rico y Estados Unidos. Es autora de los poemarios publicados “Ausente” (Aduana Vieja, 2008) y “Testigos de la noche” (Editorial Ultramar, 2014).

"LA LIBERTAD Y EL COMPROMISO" por Manuel Robles Villamarín.

“La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres”.
                                                                                                                                                                              Miguel de Cervantes

Así daba inicio a la charla que me pidieron los jóvenes de la Parroquia St. Raymond de la Arquidiócesis de Miami (Florida, USA) el pasado 2 de septiembre, cuyo tema era “La libertad de los hijos de Dios. Responder cristianamente a las inquietudes políticas y sociales que afectan nuestra realidad y la de los demás”.

Este grupo de jóvenes católicos fueron muy activos en la Pastoral Juvenil de Cuba y de otros países latinoamericanos. Ahora en Miami se continúan tomando la Fe en Cristo muy en serio y desean responder desde la Verdad y el Amor a todos los problemas que les afectan personalmente y también a los otros.

La charla inició con un análisis teológico de la Antigua Alianza que describe el Antiguo Testamento, o sea, la Alianza que Dios estableció con Su Pueblo, Israel, un Pacto de Amor infinito, y como toda la Sagrada Escritura recoge la experiencia de la libertad de los hijos de Dios.

La Antigua Alianza era todavía un contrato en el que el pueblo de Israeldebía comprometerse con signos y pruebas de fidelidad, era una Alianza sin condiciones. Por supuesto se fundaba ya en la GRATUIDAD TOTAL DE LA ELECCIÓN DE DIOS, de su misericordia por Israel, pero eso no era algo evidente para la consciencia del pueblo.

La Nueva Alianza en la Sangre de Cristo es gracia total, absoluta, sin condiciones, siempre abierta, siempre restablecida si el hombre rompe, si el hombre es infiel. Por ello, es universal, abierta a todos.

Ante el Amor de Dios al hombre no le queda más que aceptar Su gratuidad, que consentir a la gracia. No le queda más que dejarse justificar por la gracia, o sea por la fe que, como la del buen ladrón, confiesa que el Salvador es el Cristo y que nada en nosotros nos puede salvar sin ÉL. Solo nos queda el gesto supremo de nuestra libertad frente al don gratuito del Salvador, el gesto de decirle: Quédate con nosotros.

Luego hicimos alusión a unos de los tiempos fuertes de la liturgia católica, la Cuaresma, porque esta interpela nuestra libertad para incitarla a decir «SÍ», simplemente, pobremente, a la vida nueva que Dios no deja nunca de ofrecernos, de darnos, a pesar de nuestras resistencias.

Un punto importante de la charla fue caer en la cuenta de que nuestro culto, nuestra ascesis, nuestras ofrendas, nuestro compromiso en comunidad, no deben contradecir sino afirmar y profundizar la libertad filial de la que Cristo nos hace partícipes.  

En la gracia de la Redención operada por Cristo, YA NO es rompiendo nuestras cadenas que llegamos a ser libres, SINO que ES volviéndonos libres que rompemos nuestras cadenas. Pero uno llega a ser libre volviéndose hijo de Dios, en Jesús y por el Espíritu: “…los hijos son libres” (Mt 17, 26). Les compartía lo que esto significaba para el pueblo esclavo de Cuba, un pueblo que en su mayoría no quiere poner los medios para alcanzar la libertad que desea y necesita. En Cuba se respira inmovilísmo y relativismo. Justifican el miedo y en vez de ponerle el correcto nombre lo mal nombran: prudencia.

Algunos suelen decir que hay que quedarse en Cuba para transformar la realidad asfixiante en la que viven, correcto, pero quedarse para ser y hacer, ya que lo que sucede en Cuba es: algunos son pero no hacen, otros hacen pero no son, y el otro grupo es de los que no hacen ni son. El buen resultado lo tendrán los que son y hacen al mismo tiempo, al mismo nivel.

Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero.

Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero.

No dejé de emocionarme al mencionarles que dos cubanos que vivieron el ser y el hacer al mismo tiempo, al mismo nivel, fueron Oswaldo Paya y Harold Cepero. Ellos tenían una autoridad que movía montañas porque eran auténticos, se comprometieron y no cumplieron, pues el cumplimiento pega con: cumplo y miento.

Oswaldo y Harold respondieron cristianamente a las inquietudes políticas y sociales de Cuba, inquietaron las consciencias de muchos que más tarde se sumaron a la lucha, y como todo lo pusieron en las manos de Dios, con esa Base Sólida Oswaldo fundó el Movimiento Cristiano Liberación (MCL) hace 27 años y del que Harold fue e hizo su medio para luchar por los Derechos de todos los cubanos sin distinción.

Para Oswaldo y Harold quedaba muy claro que cuando es vivida o más bien recibida, acogida esta libertad, se vuelve TESTIMONIO, MISIÓN, CULTURA. Sabían que vivir en la libertad de los hijos de Dios es ante todo una relación atenta con la humanidad, con las personas, sus necesidades, su grito. Ellos fueron esperanza cierta para una sociedad de desdichados que solo esperan los unos de los otros una limosna para recibir el día a día, sin saber que se puede ir más lejos. Son paralíticos y ni siquiera piensan que se puede hacer un largo camino de vida y de felicidad.

La charla la concluía definiendo la libertad verdadera, la cual NO CONSISTE en poder elegir entre dos cosas. La libertad es la facultad que nos permite realizar lo que somos en profundidad (hijos de Dios). Libertad es aquello que nos permite realizar nuestra originalidad, única e irrepetible. La libertad desea, se orienta y pretende el bien, la unidad, lo bello y lo verdadero. Libertad y originalidad se realizan más allá de sí mismas.

Responder con libertad en cada momento es la mejor manera de conocer la felicidad. Pienso que para poder alcanzar la liberación hay que creer, vivir y buscar lo que Dios nos quiere dar y lograr que nuestra voluntad y la de Él coincidan. Para que esto ocurra hay que aprender a ver, escuchar, tocar como el Señor actúa en nosotros. Hay que disponer el corazón para el encuentro con la Liberación, salir de uno mismo, o sea, tener la capacidad de sentirse delante del Otro.

Después de proyectar el video de la gala de premiación 2014 de la organización española Hazte Oír, donde se le entregaba un premio póstumo a Oswaldo Payá, se concluyó la charla con una frase del P. Félix Varela, cuyo nombre el MCL también ha honrado a lo largo de su lucha libre por amor al pueblo de Cuba:

                                    "El temor es ridículo, y puede servir de arma a los enemigos de la libertad".
                                                                                                                                                                      Venerable P. Félix Varela

"SOBRE FLEXIBILIZACIONES Y FRACASOS EN LAS RELACIONES EE.UU.- CUBA" por Pedro Arencibia

 

Primero dejar bien claro lo siguiente: en una entrevista dada al diario El Tiempo por el     expresidente uruguayo José Mujica sobre su libro "Una oveja negra al poder. Confesiones e intimidades de Pepe Mujica" se lee: "El papel por la paz de Colombia –dice el libro– le abrió otros espacios como mediador internacional, y menciona cómo empujó el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, en reuniones con Fidel Castro y el presidente Barack Obama.". Luego está aclarado,  que Raúl Castro no está  desmantelando al Castrismo ni nada parecido; además, el Castrismo ha sido cambiante en el ejercicio de su tiranía. Fidel Castro estaba en pleno ejercicio de sus facultades dictatoriales cuando aprobó el establecimiento de Oficinas de Intereses en La Habana y Washington,  los viajes a Cuba de la comunidad cubano-americana, la despenalización del dólar y la creación de las tiendas por divisas, etc. pese a lo afirmado por él con anterioridad en varios de sus discursos.

Después de señalar lo lo anterior, diré que el Embargo de EE.UU. a la tiranía de Cuba es una estrategia que desde 1966 no se aplica con todo rigor, y que la supuesta nueva estrategia para liberar y democratizara Cuba mediante las relaciones diplomáticas y la entrada a Cuba de turistas y empresarios extranjeros no es en nada nueva y ha fracasado en sus 25 años de aplicación por otros países del mundo; en particular, por países de la Unión Europea.

Se habla de una vieja política de más de 50 años de EE.UU. que no ha dado resultado respecto a la tiranía Castrista. Planteamiento falso ya que la política respecto a la tiranía cubana (al igual que la de la tiranía que oprime a Cuba) ha cambiado ostensiblemente en este más de medio siglo; Algunos ejemplos son:

  •  Apoyo de parte del gobierno de los EE.UU. a la insurrección en contra del régimen de Fulgencio Batista; apoyo que puede leerse en el libro En el último año de aquella República, de Ramiro J. Abreu (ex oficial del MININT y funcionario del Departamento América del Comité Central del Partido Comunista de Cuba en los años ochenta del pasado siglo XX, años en que fue publicado dicho libro en Cuba; libro prologado por Carlos Rafael Rodríguez, entonces miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba) y por el rápido reconocimiento al régimen Castrista impuesto después del 1 de enero de 1959. Ese reconocimiento ha sido el reconocimiento más rápido en las relaciones entre Cuba y EE.UU en la historia republicana cubana.  Otros ejemplos que avalan lo anterior son el Embargo de armas al régimen de Batista;  las cartas de petición y agradecimiento de Frank País a las autoridades del Consulado de EE.UU. en Santiago de Cuba por la ayuda prestada para que revolucionarios del Movimiento 26 de Julio, M-26-7,  escaparan de Cuba (en particular: Lester Rodríguez,  el llamado ¨gordo¨ en una de esas cartas) y le dieran refugio en territorio norteamericano; el tercer ejemplo es el de hacerse de ¨la vista gorda¨ ante el envío de armas y expediciones de revolucionarios desde el territorio norteamericano para combatir al régimen de Batista. Algunas de esas armas se introdujeron a través de la Base Naval de Guantánamo de los EE.UU..
  • Apoyo a la insurrección armada en contra de la recién impuesta dictadura Castrista y la posterior eliminación de ese apoyo, así cómo la persecución en territorio y aguas norteamericanas a los grupos cubanos anti Castristas que por la vía armada intentaban derrocar al Castrismo.
  • La creación e implementación del Embargo norteamericano en contra de la dictadura totalitaria en Cuba fue, fundamentalmente, una respuesta al robo de las propiedades norteamericanas en Cuba;  robo que se extendió a las propiedades de españoles, chinos, etc. y que ascendió a más de 1000 millones de dólares. La tiranía no quiso llevar a los tribunales de justicia de Cuba la supuesta nacionalización para discutir los precios y las formas de pagos de esas propiedades, que era la forma indicada por la Constitución de 1940 para las nacionalizaciones. Es preciso decir que realmente lo que se hizo no fue una nacionalización sino la estatalización de esas propiedades ya que el Estado se adueñó de ellas. La dictadura tampoco les pagó a los españoles, chinos, etc.; sí tengo entendido que le pagó a los canadienses algunas de las pocas propiedades que tenían en Cuba. Los norteamericanos no quisieron aceptar ¨lo toma o lo deja¨ que le ofreció la dictadura,  aunque ya señalamos que a los nacionales de los otros países tampoco les pagó pese a que ellos no asumieron la posición norteamericana. El conciliador embajador estadounidense Philip Bonsal, quien sustituyó a Earl Smith, escribió sobre cómo fueron esos hechos en lo relativo a las propiedades de las tierras de norteamericanos afectadas por la primera Ley de Reforma Agraria, firmada por Fidel Castro el 17 de mayo de 1959. Con los años,  el Embargo se fue suavizando por los diferentes gobiernos norteamericanos y muy en particular por los 22 años de gobiernos delos Presidentes Bill Clinton, George W. Bush y el propio gobierno de Barack Obama, flexibilizaciones que llegaron a situar a Estados Unidos Unidos como el quinto socio comercial de la tiranía Castrista, la cual monopoliza el comercio entre ambos países por el artículo 18 de la Constitución Socialista de Cuba,  y el mayor emisor de ayuda humanitaria hacia Cuba llegando a alcanzar en el año 2014 más de 6000 millones de dólares anuales: 2000 millones en remesas y el resto en artículos que llevan los viajeros o que envían cubanos a familiares y amigos. Algunas flexibilizaciones claves fueron: 
  1. En 1975, la presidencia de Gerald Ford (1974-1977),  no presentó  oposición a la decisión de la Organización de Estados Americanos de eliminar algunas sanciones contra la dictadura que oprime a Cuba desde hace 56 años. Esas sanciones fueron tomadas por la injerencia y las invasiones militares que la flamante tiranía Castrista practicó desde marzo-abril de 1959 con las invasiones armadas a Panamá, Nicaragua, Santo Domingo, Haití, etc. las cuales están ampliamente detalladas en el libro Las Guerras Secretas de Fidel Castro del ex diplomático Castrista Juan F. Benemelis. A finales de ese año 1975 la dictadura totalitaria respondió, mediante tropas regulares,  inmiscuyéndose en la guerra de facciones de Angola aliándose con el MPLA que era la facción apoyada por la Unión Soviética. 
  2.  El Presidente Gerald Ford también eliminó el embargo al comercio de Cuba con subsidiarias de corporaciones norteamericanas en terceros países.
  3.   La Ley de Democracia Cubana o Ley Torricelli (aprobada el 23 de agosto de 1992) reimpuso el embargo al comercio de Cuba con subsidiarias de corporaciones norteamericanas en terceros países;  su antecedente; la Enmienda Mack,  había sido implícitamente vetada por George Bush en 1990. 
  4.  Durante la administración de Bill Clinton (1993-2001) suavizó las restricciones a los intercambios persona a persona y la venta al contado de alimentos y medicinas para Cuba; es importante volver a señalar que el artículo 18 de la Constitución Socialista de Cuba plantea que el Comercio Exterior es prerrogativa única y exclusiva del Estado Castrista. La Ley deLibertad Cubana y Solidaridad Democrática o Ley Helms-Burton fue firmada, sin mucho entusiasmo, por el Presidente Clinton como respuesta al brutal asesinato de tres ciudadanos americanos (uno de ellos veterano de guerra) y un residente permanente mediante el derribo en aguas internacionales de dos avionetas civiles desarmadas que se ocupaban de la labor humanitaria de rescatar balseros cubanos que escapaban de la tiranía Castrista; el importante Título III de dicha ley nunca ha sido aplicado. El Presidente George W. Bush reimpuso limitaciones a los viajes de cubanos a Cuba como respuesta a la ola represiva de la tiranía Castrista contra opositores y disidentes pacíficos en Cuba; ola represivaconocida como la Primavera Negra del 2003, que dio lugar al encarcelado Grupo de los 75 durante más de 7 años y el destierro de la mayoría de ellos y de sus familiares. La tiranía mantuvo, usando para ello diferentes recursos dictatoriales, la facultad dictatorial de determinar quienes eran los cubanos que podían visitar Cuba y cuáles no. Posteriormente,  en el año 2009, el Presidente Barack Obama las suavizó de nuevo y eliminó, prácticamente, todas las restricciones estadounidenses sobre los viajes de cubanoamericanos a Cuba y sobre las remesas enviadas desde EE.UU. a Cuba. La tiranía Castrista siguió manteniendo en su poder, usando diferentes subterfugios,  la facultad de decidir quienes eran los cubanos que podían salir de Cuba o visitarla y cuáles no;  imperativos económicos la compulsaron a extender (a dos años) el tiempo de las Salidas Temporales antes de declararlas Salidas Definitivas para aprovechar las ventajas de la Ley de Ajuste Cubano para la obtención de la Residencia Permanente, así como la ayuda económica federal que reciben algunos cubanos por su edad o por su jubilación.

 La política del Embargo ha sido particularmente eficiente para:

  1. Que otros países de Latinoamérica y de otras partes del mundo no se roben propiedades norteamericanas.
  1. Limitar significativamente la subversión terrorista del Castrismo a otros países después de la desaparición del Socialismo en Europa del Este; se buscaron otros métodos como fue la vía de las elecciones mediante las directrices del Foro de Sao Paulo, Brasil.
  1. Limitar, en cierta medida, la crudeza de la represión en Cuba; un ejemplo de esto último es la moratoria de la pena de muerte en Cuba dada la necesidad para la tiranía de mostrar una imagen menos violenta para con ella atraer inversiones y fondos financieros de otros países. La tiranía se dio cuenta de ello ante el rechazo internacional (incluyendo personas de izquierdas simpatizantes de la Revolución Castrista)  por los últimos fusilamientos en Cuba,  que fueron los de los tres secuestradores de la lancha Baraguá  en 2003 para irse a los EE.UU. pese a que ellos no derramaron una gota de sangre en ese acto delincuencial.  Sin la subvención del campo socialista, en particular la de la URSS, y dado el Embargo norteamericano, la tiranía se dio cuenta que tenía que suspender los fusilamientos y cambiar los métodos de represión y de eliminación de sus opositores más incómodos.

Otros ejemplos de la dinámica de la política norteamericana en este más de medio siglo de opresión son

  • La creación, por iniciativa del Presidente James Carter,  el 1 de septiembre de 1977 de Oficinas de Intereses en ambos países con todo lo que eso representa en cuanto a comunicación entre el gobierno de EE.UU. y la tiranía Castrista, pues prácticamente la de EE.UU. en La Habana tiene, en principio, toda las potestades de una dependencia consular de los EE.UU. en el Exterior; en https://es.wikipedia.org/  se lee: ¨Las funciones de USINT son similares a la de cualquier representación de EE.UU. en el exterior: Servicios Consulares, una sección Política y Económica, un Programa Diplomático, y procesamiento a refugiados único para Cuba. Los objetivos de USINT en Cuba son promover una transición pacífica a un sistema democrático basado en el respeto al estado de derecho, derechos humanos individuales y apertura de los sistemas económicos y comunicacionales. Las relaciones bilaterales se basan en Acuerdos Migratorios, diseñados para promover una migración segura, ordenada y legal, el Acuerdo de Secciones de Interés , y los esfuerzos por reducir las amenazas globales del Crimen y narcóticos.¨. Luego desde 1977 existe un formal y eficiente canal de comunicación entre Estados Unidos y la dictadura totalitaria de Cuba. También es justo señalar que desde 1959 y con todos los gobiernos estadounidenses han existido canales de comunicación cuando ellos han sido necesarios ante situaciones especiales.  Formalmente, los asuntos sobre la Base Naval de Guantánamo eran los que debían tratarse a través de la Embajada de Suiza, aunque en la práctica eso ha cambiado mucho con los años.
  •  En marzo de 1977 el Presidente Carter autorizó los viajes de cubanos residentes en los EE.UU. a Cuba y envíó a La Habana a varios senadores demócratas para que se entrevistaran con Fidel Castro, los cuales fueron en compañía de 90 hombres de negocios norteamericanos. En julio de 1979 se reanudaron los vuelos entre EE.UU. y Cuba, suspendidos desde 1962. Por cierto, es muy poco probable que el turismo de los norteamericanos ayude a producir los cambios en Cuba. Millones de turistas que han visitado Cuba (millones de ellos con conocimientos del idioma español) no han producido cambios estructurales en Cuba; los norteamericanos no son diferentes al resto de los turistas salvo que son turistas más gastadores que los canadienses, españoles, latinoamericanos, alemanes, etc.. Sin embargo,  un factor (aún mayor que el idioma) que limitará significativamente la actividad e interrelación entre los turistas norteamericanos y el pueblo cubano es la injusta cárcel de 5 años de Alan Gross, un inocente contratista de la USAID. Alan Gross entró a Cuba con equipos electrónicos que fueron revisados por la aduana Castrista; eran equipos que en cualquier país democrático son adquiridos en las tiendas especializadas en equipos electrónicos. Gross fue acusado de espionaje por ayudar a un grupo de judíos cubanos a conectarse a la Internet mediante la vía satelital; luego el turista norteamericano irá a Cuba a pasear, tomar sol,  tener sexo, fumar tabacos, beber ron cubano, etc., pero no hará  cosas que le disguste a la tiranía cubana, pues no querrá convertirse en otro Alan Gross pues una de las cosas que más le desagrada a la tiranía es que las personas hablen de democracia y libertad.
  • En febrero de 1996 el gobierno de EE.UU.  anunció, a través de Richard Nuccio, el asesor especial para asuntos cubanos del Presidente Bill Clinton, que autorizará a operar a las Organizaciones No Gubernamentales (ONG)  para el incremento de la cooperación no gubernamental norteamericana con "la emergente sociedad civil cubana", y que esas operaciones desbordan los ámbitos clásicos de la ayuda humanitaria: actividades agrícolas, periodísticas, científicas, académicas y programas de autoempleo. Esa política de ¨fortalecimiento de la sociedad civil cubana¨ ha continuado hasta el día de hoy independientemente del partido político del inquilino de la Casa Blanca; luego lleva establecida más de 20 años. Una observación: desde el 1 de enero de 1959 hasta el 13 de marzo de 1968, día en que comenzó la llamada Ofensiva Revolucionaria, hubo aproximadamente 60.000 negocios particulares de cubanos y esos negocios y negociantes no cambiaron para nada el curso de la tiranía. Esa política de ¨fortalecer la sociedad civil en Cuba¨, sugerida por Richard Nuccio e iniciada por Bill Clinton, provocó que se desecharan el tomar políticas agresivas, no necesariamente bélicas, hacia la dictadura en momentos en que la tiranía estaba al borde del colapso económico (una disminución en sus importaciones del 37%), quebrado su supuesto sustentamiento ideológico (el marxismo-leninismo) y un Fidel Castro con claras muestras de desgaste físico y mental. Esta política le permitió ganar tiempo y sobrevivir a la tiranía en esos años 90s antes de ascender Hugo Chávez al poder en 1998. Hago la observación que si bien el ¨desmerengamiento¨ del Socialismo en Europa del este fue en 1989, realmente ¨los rusos¨ y sus contratos se fueron de Cuba en 1992. En ese intervalo de tiempo que va de 1992 hasta 1998 fueron:
  • 1)  la diáspora cubana (incluyendo al Exilio) al ayudar a sus amigos y familiares con sus remesas monetarias y envíos de artículos;
  • 2)  las inversiones de España y de otros países (sobre todo las inversiones hoteleras) y
  • 3) el turismo internacional (en particular canadienses y españoles) las que hicieron posible que el Castrismo sobreviviera. Eran los tiempos en los que los miembros del represor MININT que después de 25 años de servicios pedían el retiro, eran considerados traidores y que los militares no salían de noche vestidos con el uniforme militar para no recibir pedradas o insultos en medio de los largos y frecuentes apagones que tenían muy indispuesta a la población cubana conjuntamente con la gran escasez de alimentos. Fueron los tiempos en que se llevaron a cabo protestás públicas en diferentes partes del país, aunque la más conocida fue la conocida con el nombre de El Maleconazo el 5 de agosto de 1994 en la ciudad de La Habana.

La experiencia personal que tengo es que en Cuba los pequeños empresarios que son exitosos, lejos de hacerse independientes del Estado se hacen (en su gran mayoría) más sumisos al Castrismo. El ser señalados como personas contrarias o indiferentes al Castrismo hacen a sus negocios y personas muy vulnerables ya que el sistema impositivo cubano para los cuentapropistas (nombre en Cuba de los incipientes empresarios cubanos) está diseñado de tal manera que la única forma de que un cuentapropista obtenga ganancias es llevando a cabo ilegalidades (sin contar que la ambición de obtener mayores ganancias los hace aún más vulnerables)  además del hecho de que en Cuba no hay almacenes mayoristas para los cuentapropistas ni ellos pueden comprar sus mercancías directamente en el exterior; las recientes medidas en contra de ¨las mulas¨ es un ejemplo.

 Esas dos circunstancias y el hecho de los muy altos precios de los productos en las tiendas por moneda dura (CUC) hacen que el cuentapropista no obtenga ganancias si no delinque comprando productos robados al Estado o comprando en la ilegal bolsa negra, lo cual es un delito por el cual pueden retirarle la licencia, además de ser multado o encarcelado.

Recuerdo que durante la administración de Bill Clinton se aprobó en EE.UU. la venta directa de productos para la agricultura a los campesinos en Cuba. La tiranía prohibió que se llevaran a cabo esas ventas. El totalitarismo Castrista admite a discreción la disidencia económica pero no la disidencia política;  los cuentapropistas y empresarios en Cuba tienen los pies de barro y el tejado de vidrio. La solución es evidente para aquellos cuentapropistas y empresarios (extranjeros o cubanos)  que desean ser exitosos. El caso del empresario chileno Max Marambio, incluyendo la muerte del administrador de una empresa suya en Cuba, es un ejemplo de que la tiranía no tiene tampoco en cuenta los servicios que esa persona le haya prestado con anterioridad cuando hay dinero y propiedades de por medio. En las manos de la dictadura están los medios para eliminar de manera masiva o puntual al cuentapropista o al inversionista extranjero.

  En añosrecientes Cuba importa aproximadamente el 80% de los alimentos que consume y en el año 2005 EE.UU. fue el mayor proveedor de alimentos. La dictadura totalitaria de los Castro no publica las cifras de importaciones de alimentos desde EE.UU.:

 

  • Hace casi dos décadas se autorizaron a compañías norteamericanas telefónicas establecer comunicaciones con Cuba. Por cierto, lo que se ha logrado es que la inmensa mayoría de la población se autocensuren en sus conversaciones telefónicas, luego no hay seguridad o garantía de que las compañías norteamericanas de comunicaciones y de Internet ayuden grandemente a los cambios en Cuba. Algunos de los factores que hay que tener en cuenta para no crearse ilusiones son:
  1. El monopolio de las comunicaciones en Cuba lo tiene la compañía estatal ETECSA, la cual tiene como socia a una compañía privada italiana. La sociedad está establecida de tal manera que la policía política (Departamento de Seguridad del Estado o DSE)  tiene total control de las comunicaciones en Cuba, incluyendo el ¨pinchado¨ o escucha y la interrupción de las llamadas. Esas compañías se reparten, conjuntamente con compañías norteamericanas, el dinero producto de las descomunales tarifas telefónicas entre Cuba y el resto del mundo. Por ejemplo: entre teléfonos fijos de España y EE.UU. la tarifa es de menos de 2 céntimos de dólar el minuto; entre Cuba y EE.UU. es cercano a un dólar y siempre mayor a 50 céntimos. No hay garantías de que la tiranía ceda en el control de las comunicaciones. Tengo conocimiento que durante la visita del Papa Benedicto XVI las comunicaciones de los reporteros extranjeros con sus agencias de noticias fueron interrumpidas cuando un cubano, hoy en el Exilio, gritó ¨abajo el Comunismo¨ cerca de la tribuna donde estaba el Sumo Pontífice y fue rápidamente tomado preso y hasta golpeado por un supuesto camillero de la Cruz Roja. Un reportero extranjero me contó ese hecho.
  2.   La tiranía de los Castro no ha ampliado el acceso a Internet de la población cubana de la isla (que es el 5%)  porque así lo ha querido; su objetivo es mantener el bloqueo informativo a su población.  Tal es así que desde hace ya algún tiempo hay un cable (operativo desde hace dos años aproximadamente)  de fibra óptica en Cuba que parte de Venezuela mediante el cual se hubiera elevado significativamente el acceso de los cubanos a la Internet y el régimen no lo ha hecho. Dicho cable es utilizado por las empresas estatales y algunos privilegiados que son personas confiables para la tiranía. Pero veamos el ejemplo chino: China tiene Internet, pero es una Internet restringida de tal manera no se tiene acceso a sitios que la policía política china considera perniciosos para la población.
  3. En Cuba el que no tiene información alterna a la oficial es que no le interesa o no desea pasar el riesgo o el trabajo de encontrarla. A Cuba entran muchas radioemisoras de onda corta de muchos países del mundo y Radio Martí transmite diariamente desde el 20 de mayo de 1985; es cierto que en Cuba se oye con dificultad, por la interferencia de la dictadura,  pero se oye al igual que otras emisoras del sur de la Florida. No olvidemos que la gran cantidad de visitantes cubanos y extranjeros a Cuba desde 1978 es una fuente de información verbal, aunque ahora a esta hay que añadirle la información que llega por manos propias mediante soportes magnéticos y ópticos, además de la tradicional en papel y la que llega mediante las antenas parabólicas ilegales, sin olvidar la que se extrae de Internet de manera furtiva de las empresas e instituciones gubernamentales .

La política o estrategia iniciada el 17 de diciembre de 2014 que supuestamente llevará a la liberación y democratización de Cuba según plantean algunos fervientes impulsores de ella, no es en nada nueva ya que la han llevado a cabo el resto de los países del mundo hacia la dictadura Castrista,  pues:

  1.  Siempre han tenido relaciones diplomáticas con ella
  2.  Sus gobiernos nunca le han decretado un Embargo, han hecho inversiones en Cuba, etc..
  3.   Sus nacionales han tenido la posibilidad de invertir en Cuba.

Y, sin embargo,  Esa política no ha dado un resultado significativamente positivo para el pueblo cubano en cuanto a libertad y democracia y prosperidad económica y mucho menos un   ¨empoderamiento¨ de la sociedad civil cubana. Veamos lo que expresó una organización no gubernamental europea hace más de 20 años sobre esa mal llamada nueva política hacia Cuba ¿o es que creemos que los norteamericanos son magos que tienen la varita mágica de Harry Potter que acabará con la tiranía de la Junta Militar Castrista encabezada por éste otro Innombrable (referencia con el que el gran arquitecto Nicolás Quintana aludía a Fidel Castro), émulo del Lord Voldemort o «Quien-Tú-Sabes», «El-Que-No-Debe-Ser-Nombrado»  del libro Harry Potter y la Piedra Filosofal) y por su hermano General-Presidente-Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba?

LA ORGANIZACIÓN CATÓLICA-HOLANDESA PAX CHRISTI RECONOCIÓ QUE ESTABAN EQUIVOCADOS CUANDO PENSARON QUE LAS INVERSIONES EXTRANJERAS PODRÍAN ESTIMULAR UN RELAJAMIENTO DEL SISTEMA POLÍTICO Y ECONÓMICO DE LA ISLA,  Y QUE ESAS INVERSIONES BENEFICIAN A UN GRUPO BIEN SELECTO, NO AL PUEBLO CUBANO, Y QUE SIRVEN PARA QUE EL RÉGIMEN SIGA EN EL PODER SIN CAMBIO ALGUNO EN SU POLÍTICA INTERNA. EN EL INFORME SE HACE ECO DE LA PREOCUPACIÓN DE LOS GRUPOS DISIDENTES ANTE EL POSIBLE ¨INICIO DEL DESHIELO ENTRE LA UNIÓN EUROPEA Y CUBA¨. PAX CHRISTI PLANTEA QUE SU POSICIÓN ES QUE NI EL AISLACIONISMO NI LA COOPERACIÓN SIN CONDICIONES CONLLEVAN LA SOLUCIÓN PARA LA CRISIS CUBANA Y PROPONEN LA PRESIÓN INTERNACIONAL PARA HACER UN DIÁLOGO EN Y CON CUBA. EL INFORME PLANTEA QUE LA UNIÓN EUROPEA NO SÓLO TIENE LA POSIBILIDAD SINO TAMBIÉN LA RESPONSABILIDAD DE EJERCER ESTA PRESIÓN.

 

"HABLAR DE CAMBIOS ES SINONIMO DE INTEGRIDAD" por Manuel Robles Villamarín.

“… por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida”.

Miguel de Cervantes Saavedra

Oswaldo y Harold

El mes de julio siempre ha tenido mucha connotación para mí, no sé por qué, pero en el verano, específicamente en el séptimo mes del año, pasan situaciones en mi vida que me dejan una huella indeleble.  Uno de esos momentos fue el 22 de julio de 2012 cuando el régimen de Castro asesinó a mis amigos Oswaldo Payá y Harold Cepero.

Quizás algunos se puedan preguntar quiénes fueron ellos, para los que se hacen la interrogante: cubanos libres que por amor a Cuba y a su pueblo, estuvieron dispuestos a dar su vida para que el país fuera una nación donde se respetaran los Derechos, la dignidad de cada cubano sin distinción. Fueron dos hombres íntegros y por tal motivo, eran considerados grandes enemigos del “castrocomunismo”, pues su persona intachable, sus conciencias rectas, coraje, capacidad de liderazgo y lucha pacífica, llevarían paso a paso a la liberación anhelada y tan necesitada para los cubanos.

Los que luchamos por la libertad y la paz de Cuba, tenemos que plantearnos muy en serio vivir los valores que enaltecen y cuidan el ser. Hay una frase muy conocida del régimen: “… el que me haga sombra se va…”. A veces muchos del movimiento democrático cubano hacen pronunciamientos, tienen comportamientos que me cuestionan: ¿y estos con quiénes están…? Y es esa duda la que me aclara por qué el régimen no los “saca de circulación”, por qué los deja entrar y salir del país, por qué no le hacen una campaña de aniquilación como se la han hecho al Movimiento Cristiano Liberación (MCL). Pero este movimiento cívico – pacífico seguirá en pie, debido a que a lo largo de sus 27 años de lucha no ha buscado su propia gloria, sino lo que el pueblo quiere y necesita: los Derechos.

Actualmente se nota más la tendencia al populismo, al sobresalir, a la competencia política, a buscar la propia gloria. Es un hecho lamentable ya que estas actitudes también prolongan el poder del tirano. Debemos cuestionarnos desde la Verdad lo que hacemos, por qué lo hacemos y por quién lo hacemos. Debemos aprender a desarrollar la ética del cuidado, vivir una ética global, porque “si cambiamos al hombre cambiamos la sociedad, el derecho, las relaciones entre los pueblos. Es una renovación total”[i].

Oswaldo

Oswaldo y Harold me enseñaron con sus vidas que la mejor manera de producir los cambios es mediante la integridad. El íntegro no cantará “Donde Todo el Mundo Canta”, no podrá ser chantajeado, será seguido por hombres y mujeres de decoro, ayudará a que los demás se cuestionen, salgan de sí mismos. Una persona íntegra no traiciona, se perfecciona, se renueva, cautiva, inquieta, transforma.

Necesitamos hombres como Oswaldo y como Harold que fueron esperanza cierta para un pueblo herido, desordenado, devastado. Ellos lucharon para que no se enfrentara cubano contra cubano, hicieron que muchos se liberaran del miedo y se percataran que el cambio está en uno, en su lucha transparente por el bien común.

Hoy, muchos cubanos enfrentamos un terrible momento: cuando el régimen castrista estaba en una gran crisis, el presidente Obama, el Santo Padre Francisco, como otros, le dieron un voto a la impunidad, pasaron por encima del pueblo, olvidaron sus Derechos, han formado parte de un negocio sucio donde el único beneficiado es el régimen.

Tengo que hablar, pues no podemos permitir que el pecado de omisión de algunos destruya lo que hemos ido logrando, no podemos permitir que se siga ignorando a la oposición cubana, una oposición que no solo reside en Cuba, sino que está también en varios lugares  del mundo. Estamos a favor de las relaciones siempre y cuando estas favorezcan que Cuba sea un Estado de Derecho, pero no es el caso. Se ha negociado con el Diablo. Tengamos presente que “si tú partes para ir a un sitio, a miles de kilómetros, y llevas todos tus defectos y el hombre viejo, ¿de qué te sirve?...”[ii]

Basta de conformarse con migajas de privilegios que no producen los cambios sino que modifican el mal. La idea es tender a un bien mayor, el cual se va conquistando en el camino de la esperanza, y este camino para nuestro pueblo iniciará cuando tú y yo vivamos la integridad.

Hay otra frase del Cardenal F.X. Nguyen van Thuan que me recuerdan el legado de mis amigos Oswaldo Payá y Harold Cepero, esto fue lo que hicieron y por eso, lo ganaron todo:

“Tú estás dispuesto más bien a renunciar a la riqueza y a la posición social, a renunciar a la vida para salvaguardar tu honor y tu fe. No abandones nunca este comportamiento, porque eso significaría perderlo todo”[iii].

¡Muchas gracias Oswaldo y Harold! Brille para ustedes la Luz Perpetua. En su honor, continuaremos el camino de la esperanza.

 

 

Manuel Robles Villamarín es un activista político, Bachiller Tecnico-Medio en Informatica, cursó los primeros 3 años de Ingenieria en Telecomunicaciones y Electrónica. También estudió periodismo con estándares internacionales en la especialidad de noticias, se formó en planificación de proyectos, es profesor de Matemática y ha servido en la Iglesia Católica.


[i] EL CAMINO DE LA ESPERANZA; Cardenal F.X. Nguyen van Thuan (http://webcatolicodejavier.org/FrancoisXavierNguyenVanThuan.html)


[ii] EL CAMINO DE LA ESPERANZA; Cardenal F.X. Nguyen van Thuan (http://webcatolicodejavier.org/FrancoisXavierNguyenVanThuan.html)


[iii] EL CAMINO DE LA ESPERANZA; Cardenal F.X. Nguyen van Thuan (http://webcatolicodejavier.org/FrancoisXavierNguyenVanThuan.html)


"¿¡COMPLOT JUNTO AL CARDENAL JAIME ORTEGA!?" por Félix Navarro.

 
Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino

Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino

 Quienes luchamos contra la dictadura militar, hegemónica y dinástica de los CastroRuz o miramos desde nuestra luneta, pero desesperados porque el cambio radical se consiga; una vez más nos convencemos de que en este Compromiso de Honor,  estamos solos. 

 El día 5 conocimos de las nuevas declaraciones del Cardenal Jaime Lucas Ortega y Alamino, en las que ratificó que "en Cuba no quedan presos políticos"; pero hoy el sacerdote que ofició la Santa Misa en la parroquia de Aguada de Pasajeros, provincia de Cienfuegos, expulsó del templo, poco antes de comenzar la ceremonia religiosa (5:00 pm) a las @damasdblanco, porque EXIGE que asistan vestidas de otro color. Minutos después el mismo sacerdote  expuso desde el Altar, hablando a los feligreses: "pido disculpas a ustedes por no haberlas sacado antes, de la Iglesia".¡Qué felonía! Se estaba refiriendo a nuestras hermanas.

 La expulsión de las @damasdblanco de la Iglesia Católica, en Aguada de Pasajeros, ¿sería una orden dada por Monseñor Domingo Oropesa Lorente, español, Obispo de la Diócesis de Cienfuegos?

¿Cuál será la respuesta del Sumo Pontífice, Francisco, ante la postura discriminatoria del párroco de la Iglesia Católica, en Aguada de Pasajeros?

 Por mi parte no veo otra cosa que un sacerdote complotado con la proyección del Cardenal Jaime Ortega, en este histórico minuto que vivimos desde la emergente Sociedad Civil.

  No olvidemos que Jesús Cristo, Nuestro Señor, aunque puede que duerma por el cansancio agotador de la jornada; como en el pasaje de Marcos 4, 35-40, en el Evangelio de hoy, en medio de esta gran tormenta que vivimos en nuestra Patria. 

Llamemosle como lo hicieran sus discípulos, Maestro, ¿no te importa cómo nos hundimos por la acción cómplice con la dictadura, de quiénes dirigen tu Iglesia, en Cuba?

 Y  yo no sé ustedes, hermanos, pero desde mi amor por Cuba, mis deseos de libertad y mi confianza en el Divino y su Hijo, en este minuto elevo mis súplicas al Todopoderoso, consciente de que "Si Él está con nosotros, ¿quién contra nosotros?".

 
Comment

por Félix Navarro

Félix Navarro Rodríguez nació en Perico, provincia de Matanzas el 10 de julio de 1953. Es un disidente cubano. Fue profesor de enseñanza de grado medio y primaria durante 21 años. Al ser detenido y condenado a 3 años de prisión por el delito de Propaganda Enemiga, le fue revocado su permiso de profesor, por "Traición a la Revolución", según documento oficial publicado por la Dirección Municipal de Educación de Matanzas fechado el 14 de diciembre de 1992. Posteriormente formó parte del "Grupo de los 75" de la Primavera Negra de Cuba. Félix Navarro Rodríguez fue electo a propuesta de Guillermo Fariñas como el Coordinador General de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) desde febrero de 2013. Con el nuevo contexto político tras el anuncio del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos de América, dado a conocer el 17 de diciembre de 2014, dentro del liderazgo conformado por opositores no-violentos de la Nueva UNPACU surgieron divergencias, por lo que se acordó desintegrarse amistosamente y esperar por lo menos un año para analizar si era posible o no, volver a reintegrarse. Razón por la cual Félix Navarro retomó su antiguo cargo al frente del Partido por la Democracia "Pedro Luis Boitel" y dejó de ejercer como Coordinador General de la UNPACU. (Fuente Wikipedia)

"BIENVENIDO EL MENSAJERO" por Karime Bourzac.

Karime
 
Monseñor Pedro Meurice junto a SS. Juan Pablo II.

Monseñor Pedro Meurice junto a SS. Juan Pablo II.

El Papa Francisco es el tercer Pontífice que visitará Cuba en los últimos 17 años y en cada encuentro hemos visto crecer expectativas de apertura, sin embargo, el pueblo sigue excluído, la desinformación se enraíza, la sociedad civil es ignorada y los derechos humanos son violados.

En 1998, Mons. Pedro Meurice, pastor comprometido con su pueblo y la verdad, ante SS. Juan Pablo II, dio voz a un pueblo reprimido y marginado de los espacios públicos y dijo: 

“Mientras el pueblo sufra alguna injusticia o limitación, por pequeña que sea, la Iglesia debe hacer de esas necesidades y dolores de su pueblo un punto cardinal del contenido de sus relaciones con el Estado. De lo contrario, la Iglesia solo reclamaría lo que pudiera ser considerado como sus derechos institucionales o concernientes a su vida interna, pero, para los seguidores de Jesucristo, estas demandas nunca pueden estar separadas de los derechos de las gentes”.

La Santa Sede no faltó a la ocasión e hizo recomendaciones donde la apertura fue el centro, creando espacios de reflexión sobre la base:

“Que Cuba se abra al mundo, para que el mundo se abra a Cuba”, Juan Pablo II.

SS. Benedicto XVI en su visita a Cuba en 2012.

SS. Benedicto XVI en su visita a Cuba en 2012.

El ahora Papa Emérito Benedicto XVI visitó Cuba en marzo del 2012 y muy tibio y diplomático expreso:

"Luchen por construir una sociedad abierta y renovada, una sociedad mejor, más digna del hombre”.

SS Benedicto XVI en su visita no recibió a la disidencia cubana, pueblo de Dios, que hoy sigue siendo reprimido, maltratado, encarcelado y hasta asesinado por razones legitimas, como decir la verdad y reclamar sus derechos.

El gobierno de Cuba negocia con la Unión Europea, la dictadura restablece conversaciones con Estados Unidos y pretende reanudar relaciones diplomáticas, mientras los cubanos no tenemos derechos ni participación, no somos incluídos en la decisiones del futuro de nuestro país, ni en la formación de valores democráticos.

Este será el reencuentro de Cuba, con el Papa, que mira a los pobres, a los que están en la cárcel por disentir y a los que tienen demandas ciudadanas que no han sido reconocidas. S.S Francisco es el interlocutor que necesitamos para que Cuba verdaderamente se abra a los cubanos y respete el acceso a la educación de valores cívicos que nos pertenece.

El Papa podrá tocar con su mano las necesidades del pueblo, que son las de los seguidores de su Iglesia y ver mas allá de la propaganda castrista, que ha nublado la vista de Latinoamérica y del mundo, transformando lo verdadero en irreal y velará también que somos un pueblo valiente, trabajador y lleno de sueños con el anhelo de vivir en democracia y libertad.