"FIDEL CASTRO, EL MITO PARA SÍ MISMO" por Luis Leonel Leon

Hay cubanos que siguen atrapados de alguna u otra manera en los laberintos de la deformación y la manipulación histórica de Castro. (Ilustración por Pinilla)

Hay cubanos que siguen atrapados de alguna u otra manera en los laberintos de la deformación y la manipulación histórica de Castro. (Ilustración por Pinilla)


La pasada semana disfruté un documental que me hizo reflexionar sobre una realidad histórica: Fidel Castro, además del hábil dictador de la isla de Cuba, sigue siendo uno de los grandes mitos de la izquierda contemporánea, sobre todo en Latinoamérica. Y es curioso cómo, a diferencia de otros casos más famosos y mucho menos dañinos, se trata de un mito creado por y para sí mismo.

Desde 1959, una de las ganancias de este caudillo de los desposeídos del Tercer Mundo ha sido su prolífica producción de mitos, aún latentes, y que seguramente no serán erradicados fácilmente. Mitos muy peligrosos, edificados primeramente con el objetivo de conquistar el absoluto dominio en su país, y luego, ya habiéndose adueñado de todos los poderes e instaurado un sistema totalitario, para justificar su injustificada permanencia en el poder.

Varios de los mitos de Castro han sido tan efectivos como tan repetidos una y otra vez durante décadas, dentro y fuera de la isla, y no sólo por la maquinaria propagandística al servicio del castrismo, al estilo del maquiavélico Joseph Goebbels, sino también por medios de comunicación de la izquierda mundial, intelectuales y agrupaciones, seguidores incondicionales de grandilocuentes causas sociales, artistas desinformados, políticos tan embusteros como él, empresarios a la caza de beneficios comerciales, secuaces del sistema, y gente común, que escucha mansamente, sin razonar o pensar dos veces, las declaraciones, sofismas y justificaciones de la batalla de ideas del régimen que encabezó, hasta que por problemas de salud le entregó las riendas del país a su hermano Raúl Castro.

Y es tan así que, aún en el exilio, hay cubanos que siguen atrapados de alguna u otra manera en los laberintos de la deformación y la manipulación histórica de Castro. Y no hablo de los agentes infiltrados durante décadas en todos los ámbitos, desde centros de enseñanzas hasta centros de poder, ni de los cooperantes por cuenta propia del totalitarismo, que en los últimos años pululan, a bien del mal llamado intercambio cultural, el restablecimiento de las relaciones gubernamentales Cuba-EEUU, la repatriación y otros mitos estratégicos. Hablo de cubanos que, ya sin afiliación o simpatía por la Revolución, por una venenosa mezcla de ignorancia y ausencia de juicio crítico, aún no han logrado escapar, y quizás muchos jamás logren hacerlo, de los embustes de Castro.

Un amigo médico a veces me dice, ironizando, que es como un karma en los genes del cubano nacido dentro de la Revolución. Y casi tiene razón. Es como la condición de ese Hombre Nuevo esencialmente mentiroso, que conoce la mentira pero que sigue viviendo en ella, sin moral, sin ni siquiera una legitima ideología, ahora reformulado en las también míticas reformas de Raúl Castro, que no acaban de llegar, a pesar de llevar años amagando con ellas.

Pero como sucede con todos los mitos, sus utópicos fundamentos son esencialmente ficciones, casi siempre orquestadas a partir de hechos supuestamente reales. Unas veces de manera perspicaz, otras de forma pedestre, pero que sin duda han sido efectivas en su momento y aún siguen teniendo éxito. Una especie de victoria negativa, de fracaso transfigurado en triunfo, pues contrario al empecinado catolicismo de mi madre, creo que en el mal sí hay inteligencia. De lo contrario, los malos no durarían tanto en ser vencidos por los buenos. Entre ellos, Castro y su terrible industria de mitos.

¿Pero por qué tantas personas no escapan de una vez de la telaraña de esta mitología? La respuesta está en una venenosa ecuación donde se funden al menos tres importantes elementos: primeramente la desinformación que aún existe sobre la realidad cubana. Luego porque gracias a las campañas y los cuantiosos grupos y eventos de apoyo a la Revolución, no creen que sean mitos, embustes aferrados o cogidos con pinzas a ciertos elementos de la realidad. Y finalmente, porque la mayoría de los medios de comunicación en el mundo, a veces incluso intentando reprobar la dictadura, no hacen más que favorecer su propaganda.

Eso bien lo sabe el cineasta cubano Jorge Sotolongo, que acaba de estrenar Los mitos de Castro, un documental que es consciente de que la mayor herramienta del castrismo, muy a la par de la represión sicológica y mediática, ha sido fomentar y alimentar exitosas mezclas de mentiras y verdades. Para Sotolongo la Revolución Cubana es una gigantesca factoría de embustes, que por desgracia, y por la colosal maquinaria de propaganda internacional que tiene detrás, mucha gente se cree alrededor del mundo. Los mitos de Castro no sólo habla de ese fenómeno, sino que a la par desenmascara, por primera vez, varios de esos mitos, esas grandes mentiras edulcoradas.

Este documental es el segundo de una serie de tres. El primero, Los secretos de Castro, con entrevistas a exagentes de la Seguridad del Estado que hacen substanciales revelaciones. Y el tercero, La verdadera vida de Fidel Castro, escrito por Carlos Alberto Montaner, que espera estrenar pronto. Aunque también sueña con hacer La economía según Castro, una antología de los disparates nacidos de la fértil cultura económica del caudillo.

Quienes deseen conocer las verdades de la Revolución cubana, sin duda, agradecerán estas historias y reflexiones que se complementan para desentrañar los mitos de Castro: una empresa espantosa.


Artículo escrito por LUIS LEONEL LEÓN y publicado originalmente en DIARIO LAS AMÉRICAS .

LUIS LEONEL LEÓN es periodista, escritor y director audiovisual cubano.


"EN EL GUETO" por Regis Iglesias Ramírez

El asunto sigue siendo que los canales de T.V., las emisoras de radio, los medios impresos y digitales o las tertulias del gueto cubano continuarán haciendo comidilla con cualquier payaso idiota que llegue de la isla ya sea de paso o con intensiones de instalarse de vecino en el gueto, pero insistirán en marginar o soslayar a los verdaderos héroes que tienen algo que decir sobre el presente y futuro de Cuba, que han trabajado y trabajan por el presente y futuro de la isla. 

 

Los medios de comunicación del gueto cubano seguirán llenando sus platós con la chusma "vanvatonera" y su contraparte intelectualoide modernista para que escupan su verborrea chusmisa, desinformada o diseñada desde los cuarteles de la policía política de la isla, porque es lo que compra la mentalidad colectiva adocenada, porque no les interesa que los cubanos trabajen por su libertad, no les interesa que todos debemos demandar nuestro derecho a elegir y ser elegidos libremente, a entrar, salir o vivir en nuestro propio país, a tener nuestras propias empresas, asociarnos en nuestros propios partidos... 

 

No se si es el cambio climático, no se si es alguna fase lunar o solar, no se si es el agua que bebemos o los extraterrestres grises, pero no habrá manera de liberarnos de todo esto si la imagen que en el gueto se da de nuestra realidad, de nuestros anhelos, continúa siendo cualquier habitante mongofiero que aparezca con sus sandeces o cualquier aspirante a celebrity de poca monta que nos venga bien maquillado a dar lecciones, vendiéndonos humo inhalado y producido en las fabricas de la policía política cubana. Quien vea lo que sucede en el gueto entenderá perfectamente lo que sucede en la isla...

 


Regis Iglesias Ramírez es un activista de la sociedad política y civil cubana y ex preso de conciencia y portavoz del M.C.L. (Movimiento Cristiano Liberación). Ramírez ha publicado varios libros de poesía y ha contribuido a varias antologías literarias. Sus artículos han aparecido en varias publicaciones en España y en otros países. Desde mediados de la década de 1990, que se ha asociado con la Oficina de Prensa Independiente de Cuba, la Agencia de Prensa de Nueva cubana y la Sociedad Manuel Márquez Sterling de periodistas independientes en Cuba.

 

 

1 Comment

por Regis Iglesias

Regis Iglesias Ramírez es un activista de la sociedad política y civil cubana y ex preso de conciencia. Nació en La Habana en 1969.

Se convirtió en un miembro de un grupo disidente, el Movimiento Cristiano Liberación (MCL), en 1989. El MCL fue fundado por el fallecido disidente cubano Oswaldo Payá, que murió en extrañas circunstancias en un accidente de coche en 2012. Regis Iglesias Ramírez se convirtió en el MCL el portavoz y miembro de su Consejo de Coordinación en 1996. fue nominado como candidato al Parlamento cubano en 1997, pero su candidatura, junto con los de sus colegas de la ACM, fue rechazada por las autoridades electorales del régimen.

Él es un miembro de la Ejecutiva Nacional del Comité de Ciudadanos del Proyecto Varela, una iniciativa de la sociedad civil que aboga por elecciones libres y la mejora de los derechos humanos en Cuba. El Proyecto Varela recogió firmas de ciudadanos cubanos a favor de un plebiscito, según lo permitido por la Constitución cubana. El gobierno comunista se negó a llamar al plebiscito.

En 2003, Regis Iglesias Ramírez fue uno de los 75 disidentes no violentos y activistas detenidos por el régimen cubano en lo que se conoce como la Primavera Negro. Fue condenado a 18 años de prisión por delitos contra el Estado. En 2010, fue puesto en libertad en un acuerdo mediado por la Iglesia Católica Romana y fue enviado al exilio en España, donde permanece como refugiado político.

Regis Iglesias Ramírez ha publicado varios libros de poesía y ha contribuido a varias antologías literarias. Sus artículos han aparecido en varias publicaciones en España y en otros lugares. Desde mediados de la década de 1990, que se ha asociado con la Oficina de Prensa Independiente de Cuba, la Agencia de Prensa de Nueva cubana y la Sociedad Manuel Márquez Sterling de periodistas independientes en Cuba.

"ACTO DE FE" a Jorge Valls, in memoriam.

Acto de fe

 a Jorge Valls, in memoriam

 
I
 

La primera vez que Gabriel supo de tanta miseria, la primera vez que estuvo en contacto con aquella realidad lejana, sólo conocida a través de las historias de la abuela, fue cuando la vio reflejada en los ojos rojizos y húmedos de un hombre solitario, varado en el mar; un hombre que huía. ¡De qué cosa terrible huía aquel hombre de ojos desesperados! Ese dolor en su mirada. ¿Por qué?
  En el crucero los tripulantes ayudaron al rescate. Ese mismo día Gabriel juró que haría algo. Se lo juró muy adentro, y por la noche le pidió a Dios que lo ayudara.
  Tú estás loco, muchacho. Deja eso. Tú no sabes lo que pasa en la isla. Y… ¿tú qué sabes, qué estás haciendo? Mira, Gabriel, hay cosas muy feas detrás de todo esto…
  Todos querían ahora responder a sus preguntas y persuadirlo, además, de no hacer nada. Pero él sabía, sabía muy bien qué hacer.
 
 
II
 

La noche está muy clara y en el malecón baten las olas despacio. Hay fresco en esta noche. Gabriel mira hacia el norte. ¿Dónde está mi destino?, piensa. Aquí hay tanto que no vale nada. Sin embargo, hay tantas otras cosas que valen la pena. Mira a su alrededor, otros jóvenes allí sentados con la misma tristeza en el rostro. Mi vida… ¿qué ha sido mi vida en esta isla gris? Esa gente persiguiéndome todo el tiempo. Y esta miseria, tanta miseria. Sobreviviendo. ¿Qué ha sido de mi vida en esta isla verde? Pensó en la madre ya con pelo blanco, todavía atareada buscando qué darle de comer a la familia, resolviendo. Se acordó de su novia, una muchacha simple que estudia y sueña cosas bonitas, y que a veces llora. Sintió una fuerza en el pecho, una impotencia irresistible. Tengo que hacer algo. Algo hay que hacer para cambiar este maldito país. Y se paró en el muro, respiró aire de mar profundamente. Tengo que hacer algo por mí, porque no quiero ahogarme en ese Estrecho ni tampoco vivir de esta manera. Hacer algo por todos, en definitiva todos necesitamos cambiar esto de alguna manera. Recordó aquella familia entera que se lanzó al mar. Nadie sobrevivió, nadie. Dicen que los empujaron con chorros de agua cuando descubrieron que escapaban. ¡Matarlos así! Esta gente no tiene madre, son unos insensibles. Lo tienen todo y no quieren ceder ni un pedacito. Miró de nuevo al horizonte. La noche se hacía más hermosa, y decidió caminar hasta la casa, en definitiva, a esa hora no había quien encontrara transporte público.
 
 
III

Volar. Sentido extremo del espacio. Libertad. Volar, atravesar nubes, acercarse al universo allá afuera. Acercarse a Dios. Volar más allá de las estrellas. ¡Qué sobresalto! Gabriel lleva el control de la pequeña avioneta. Por primera vez está volando para salvar vidas. Su vuelo es casi al ras del mar, pero él se siente por las nubes. ¡Mira! Veo algo allá, le dice el copiloto. Es un grupo de cuatro. El corazón se da un vuelco. En los últimos días han llegado miles a las costas del norte. Huyen. Traen la misma angustia reflejada en el rostro. Esa angustia terrible que Gabriel jamás había imaginado. Agua, alimentos y luz echan al mar para ayudar a los desamparados hasta que un guardacostas los rescate. Gabriel sobrevuela a una altura prudencial la breve embarcación. Vienen sobre gomas y palos. Atraviesan ese mar inmenso. Esta gente tiene hambre de paz. Gabriel siente que le duele algo por dentro. Esta gente tiene hambre, mucha hambre de paz. La primera misión continúa. Le parece mentira haberlos salvado.
  El tiempo corre lento entre los dos azules. El sol brilla casi con rabia. Su luz atraviesa el cristal de la avioneta y le llena la mirada.
 
 
IV

¿Por qué no acaba de ocultarse el sol? Este calor insoportable. Esta cola interminable. La gente aquí parece zombie. ¿Es que no se dan cuenta de tanta porquería? ¿Qué quieren para sus vidas? ¿Qué han logrado?
  Hoy Gabriel hizo un largo recorrido. Se reunió con antiguos amigos en una barriada en las afueras de la ciudad. Recordaron los tiempos de la secundaria. Rieron mucho, al menos. Después caminó por el centro de la ciudad. Pensó en los que tuvieron dignidad alguna vez y caminaron esas mismas calles gritando libertad. Pero era muy remoto. Demasiado remoto aquello en su imaginación. Entonces se fue a casa y de allí tuvo que ir a hacer la cola para el pedazo de pan.
  La madre ya está vieja. “Hoy es un dia diferente”, murmuró con una ligera sonrisa mientras le despachaban al fin.
  Anocheció y ahora camina lento por una calle oscura. El corazón le late fuerte pero ha decidido continuar la marcha. Trae una bolsa pequeña de papel junto al pan. La abre, agita un frasco de pintura. Tiene los ojos fijos en la pared y escribe con rapidez “ABAJO…!!!”
  ¡Coño! Lo hice. Al menos he dicho lo que siento. Acelera los pasos y se pierde entre la prisa y la oscuridad de la noche.
 
 
V

Mamá, estuvieron hoy aquí los muchachos que salvamos el sábado. Me contaron de la Isla. ¡Es increíble! ¿Cómo sobreviven? No entiendo.
  Gabriel entra en su cuarto, se acuesta boca arriba en la cama. Piensa.
  Le dijeron que allá quieren cambiar las cosas pero no saben cómo. Prefieren arriesgarse en el mar que seguir en esa incertidumbre. ¿Por qué no pueden cambiar aquello? Les preguntó, y se pregunta ahora. No saben bien qué es la libertad. El teléfono suena. Gabriel hoy no quiere ir a ningún lugar. Prefiere quedarse pensando en todo aquello. ¿Qué hacer? Sabe que no sólo hay que salvar las vidas de los que atraviesan el Estrecho. Este es un problema del alma. Se incorpora. Hay que salvarles el alma, ése es el rescate más difícil. Comprende. Y entonces recuerda la lectura del otro día en la misa del domingo. Acto de fe: eso es este camino. Así medita Gabriel mientras el sueño vence la reflexión.
 
 
VI

¿Qué es la libertad?… Pararte en una esquina y decir lo que piensas, dice la madre mientras se mece en el balance de la pequeña sala.
  La madre recuerda los tiempos en los que se podía hablar. No le importa el vecino que pueda delatar su indiscreción. Y Gabriel la mira, atento, para poder imaginar cada palabra.
  Esa mujer arrugada, de cabellos blanquísimos tiene un resquicio en su memoria que aún no ha sido eliminado por la gris y angustiosa realidad.
  Allí vive, en su refugio, prendida del pasado. Ella puede recordar. Gabriel le hace preguntas. Quiere saber, al menos imaginar. Y… ¿por qué tuvo que cambiar todo? Algo debe haber ido mal.
  Sí, pero no nos merecíamos esto. La madre suspira y sigue meciéndose. La salita tiene la pared despintada. Toda la isla esta así. Una isla descolorida, triste. La mente de Gabriel vuela mientras la madre continúa el lento relato. Desde que él tiene uso de razón sólo ha visto miseria.
  Unos dicen que esto es lo mejor. ¿Es que ellos no piensan que pueda existir algo mejor? Vivir midiendo cada palabra, cada mirada.
  Gabriel sale de casa y antes besa a la madre en la frente. Sabe de un amigo que tiene buenos libros de historia. Libros prohibidos. Quiere saber.
 
 
VII

Hace unos días visitó un grupo de jóvenes que estudian historia. Le dijeron que buscan sus raíces. Muchos de ellos, como Gabriel, han nacido fuera de la Isla, pero se sienten parte de ella. ¿Qué extraño? Eso le pasa a él, al menos una parte de sí tiene mucho de esa islita donde nacieron sus padres y abuelos. Está leyendo algunas cosas interesantes que comenta con el padre. Quisiera saber más, entender mejor.
  Mientras, los vuelos continúan, ahora más esporádicos, pero sigue salvando vidas. Sensación indescriptible. ¡Es como tener la posibilidad de regalarle alegría a tanta gente!
  Le gustan los muchachos del grupo de estudio. Le ayudan a pensar en el futuro, en cuanto se pudiera hacer. Porque, ahora sí es claro en su mente, más que salvar las vidas de los que se lanzan al mar, hay que salvar las conciencias de los que permanecen. Y… ¿cómo hacerlo?
 
 
VIII

Consiguió una bicicleta vieja de un amigo del barrio que se la vendió barata. La bicicleta le va a servir para trasladarse con más efectividad. Ahora necesita que los libros que ha ido leyendo acerca del pasado y de las cosas en el exterior (¡cosas sorprendentes!) los lean otros como él que también quieren saber.
  Pedalea con entusiasmo a pesar del calor y del estómago vacío. Pedalea con decisión, quiere llegar… ¿adónde? Quiere recoger otras informaciones y luego pasárselas a otros. Las semanas corren ligeras mientras se bebe los papeles que caen en sus manos. También ha comenzado a escuchar con más frecuencia la onda corta, en un radiecito que tiene hace ya años. Gabriel no sabe realmente cómo hacer para que cambien las cosas, pero piensa que anda por buen camino. Conoció a unos cuantos muchachos y muchachas que sienten como él. Ellos no quieren seguir viviendo entre tanta hipocresía. Gabriel cree en ellos. Dicen que quieren vivir donde haya más tolerancia a la diversidad. Quieren ser librepensadores. ¡Eso!, murmura Gabriel mientras sigue pedaleando, ¡eso soy, librepensador! Y el corazón casi le salta del pecho pensando en el futuro, “si es que triunfamos”, balbucea con temor.
 
 
IX

Los días están llenos de actividades. No sólo los vuelos, las clases de historia, ahora también Gabriel participa en la transmisión de un programa de radio y pronto irá en un viaje muy largo para hablarles a otros pueblos acerca de todos estos empeños. Está seguro, ¡el triunfo es nuestro! Se lo repite a un buen amigo y le brillan los ojos de ilusión. Ya casi no tiene tiempo de estar en casa. La madre y el padre disfrutan mucho con su presencia, cuando se sienta en el sofá grande a contarles algunas de estas cosas. Ellos no entienden bien, pero lo quieren mucho y lo apoyan en todo. A ellos no les parece que esas cosas puedan resolver el problema de la Isla. Ellos creen que es mejor tratar de olvidar, de hacer la caridad en la comunidad de la que ahora son parte. Gabriel no piensa igual, intuye que hay esperanza todavía.
 
 
X

Se han reunido en el fondo de la vieja casa, la dueña es una amiga, joven de espíritu y conocedora por su edad. Ella les presta la casa. Gabriel se siente como en familia. Están escribiendo un documento de denuncia, un trabajo acerca de los derechos violados y de la necesidad de un cambio en el país. El lenguaje es sereno, las ansias son enormes. Quieren transmitir lo que sucede de forma objetiva y que esto se conozca allá afuera, donde la gente al menos es escuchada. Tiene un salto en el estómago, pero sabe que deben escribir la verdad, y que quede, en definitiva, para la historia.
  Está preparado. Lleva meses preparándose para esto porque es más importante decirlo que quedarse con eso adentro quemándole los días, avergonzándose de su debilidad. ¡Hay que decirlo, coño! ¡Que los sepa el mundo! Si no, nos vamos a podrir en esta oscuridad.
 
 
XI

Hoy el programa de radio será en vivo. Llamarán por teléfono a unos jóvenes del otro lado del mar. Ellos tienen un importante documento que dar a conocer. El muchacho de los controles los prepara. Gabriel está nervioso por la conversación, piensa que es mucho el riesgo que corren los de allá, pero también piensa que deben hacerlo, ese es el precio de su deber. Teme por ellos, pero los admira.
  Antes de la llamada hacen una plegaria, piden por los que se arriesgan a hablar, le piden a Dios por el destino de su pueblo. Gabriel sabe que Dios está con ellos.
  Mientras esperan la hora precisa para la llamada, Gabriel recuerda el fin de semana anterior cuando en los aviones cargaba, aparte de los suplementos acostumbrados que lanzaban al mar, pequeñas tiras de papel que hablaban de amor, de derechos, de libertad, el rescate de las conciencias había comenzado activamente para ese pueblo, y se sentía dichoso de poder hacerlo.
  Al fin comunicaron. La joven que estaba realizando la llamada saludó y les hizo señas a los demás de que ya estaban en línea con el exterior. Era una muchacha la que les hablaba. Gabriel, con el documento en la mano, escuchó la voz hermana, del otro lado del mar. En el estudio quitaron el botón de la pausa y comenzó a grabar la voz, lejana pero firme. Gabriel estaba atento a cada palabra. Después de las primeras frases se escucharon dos golpes secos detrás de la voz. ¡La Seguridad!, gritó alguien en la distancia.
  Gabriel soltó el auricular. Un ruido agudo cortó la comunicación. Gabriel no dijo nada. Miró a sus amigos, y apagaron los controles. En su mente evocó una y otra vez aquella voz tan familiar mientras manejaba de vuelta a casa.
 
 
XII

Lleva más de quince días en una celda estrecha sin tener noción de las horas. Ha pensado tanto en su viejita. Ojalá que haya podido sobrevivir a la preocupación. Ojalá que los vecinos la hayan ayudado a resolver la comida. Ha pensado también en ese sueño pujante de libertad. Ahora más evidente, más suyo.
  Los inquisidores le preguntaron cosas torpes. Que para quién trabaja. Que quién estaba del otro lado del teléfono. ¡Qué ilusos! Como si eso fuera importante. ¿No se preguntan por qué él que nació rodeado de las mentiras que ellos cuentan, que no conoce más que un largo mar separándolo del mundo, por qué él es capaz de soñar con la libertad y presiente la vida en otros lugares y ha decidido cambiar las cosas? Ellos llenan de odio su rostro. ¿Cambiar las cosas? ¿Cambiar qué? Ya nosotros cambiamos lo que había que cambiar una vez, eres un tonto. Eso le dicen con prepotencia.
  Gabriel sonríe, sabe que no está solo. Ahora es más libre que nunca. Ahora sabe lo que significa y lo que vale su sueño y sabe que otros muchos lo comparten.
 
 
XIII

Oraron, como de costumbre, en un pequeño círculo pilotos y copilotos antes de despegar. La tarde comenzaba hermosa. El sol llenaba el cielo azul brillante.
  Gabriel subió a su avioneta. Ese día se había pronosticado que muchos intentarían nuevamente lanzarse al mar.
  Levantó vuelo cerca del mediodía. Otra vez a ras del mar buscando sobrevivientes de esa isla que se hunde poco a poco.
  La callada y húmeda celda le parecía un desierto inmenso. Sus ojos hundidos y rojizos estaban fijos en la pared. Le habían dicho que su mamá estaba muy viejita y cualquier día de estos un auto podía atropellarla: “Esas cosas pasan”, vaticinaban. No contestó.
  El mar parecía un gran manto de espumas y olas. Llevaban una hora de búsqueda sin avistar aún a ningún sobreviviente.
Gabriel no dijo nada cuando hablaron de su madre. Eso quieren ellos, pensó. Quieren que me doblegue, que me asuste. Es un chantaje. Están equivocados otra vez.
  Mientras volaba se dio cuenta que varios aviones de guerra andaban por la zona. Sintió su vuelo intimidatorio muy por encima de la pequeña avioneta. Pero él no tenía miedo, se sentía libre y tranquilo. Llevaba amor a esos necesitados, cumplía su deber. Miró el inmenso azul y una paz infinita le llenó por dentro. Y fue precisamente en ese instante cuando se deshizo su visión del horizonte.
  Un golpe lleno de furia y odio le sacó de su letargo. “¡Ah! ¿Escribiendo consignas en las paredes de tu celda?
  Una mancha larga de polvo y aceite fue cubriendo de gris las claras olas.
  Gabriel sintió que una profunda energía lo colmaba. “¿Libertad gusano?, ¿quieres libertad?”
  ¡Libertad!! Gritó Gabriel con la última gota de su aliento.
 

 

*Relato publicado originalmente en Revista Conexos

Janisset Rivero

Janisset Rivero

 

Janisset Rivero (Camagüey, 1969). Salió de Cuba exiliada y residió en Venezuela licenciándose en Comunicaciones y Publicidad por el Instituto Universitario de Nuevas Profesiones en Caracas, y más tarde en Español por la Universidad Internacional de la Florida (FIU) en Miami. En el año 2003 termina sus estudios de maestría sobre literatura hispanoamericana en FIU.
Es miembro fundador del Directorio Democrático Cubano. Ha representado al Directorio ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Además es coautora de los informes “Pasos a la libertad” (1997-2008) y “Situación de los derechos humanos en Cuba” (2003-Presente). Asimismo ayudó en la preparación del informe “La tortura en Cuba” (2007).
Dirige el programa radial “Barrio adentro”. También es co-presentadora del programa radial “Valores humanos.
Fue instrumental en la preparación y publicación de la novela “Una tumba sin nombre”, del escritor argentino Fernando Gril en el 2009. Y colaboró en la preparación de los poemarios de los prisioneros políticos cubanos Regis Iglesias Ramírez (2004) y Néstor Rodríguez Lobaina (2006); así como el libro testimonial del prisionero político cubano, Jorge Luis García Pérez “Antúnez” (2000).
Trabajó como editora de la Revista Ideal. Fue organizadora de la peña de lectura e intercambio entre poetas “Poesía desobediente” (2013).
Ha publicado poemas, ensayos y artículos en periódicos y revistas de Venezuela, Puerto Rico y Estados Unidos. Es autora de los poemarios publicados “Ausente” (Aduana Vieja, 2008) y “Testigos de la noche” (Editorial Ultramar, 2014).



Comment

por Janisset Rivero

Janisset Rivero (Camagüey, 1969). Salió de Cuba exiliada y residió en Venezuela licenciándose en Comunicaciones y Publicidad por el Instituto Universitario de Nuevas Profesiones en Caracas, y más tarde en Español por la Universidad Internacional de la Florida (FIU) en Miami. En el año 2003 termina sus estudios de maestría sobre literatura hispanoamericana en FIU. Es miembro fundador del Directorio Democrático Cubano. Ha representado al Directorio ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, y el Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Además es coautora de los informes “Pasos a la libertad” (1997-2008) y “Situación de los derechos humanos en Cuba” (2003-Presente). Asimismo ayudó en la preparación del informe “La tortura en Cuba” (2007). Dirige el programa radial “Barrio adentro”. También es co-presentadora del programa radial “Valores humanos. Fue instrumental en la preparación y publicación de la novela “Una tumba sin nombre”, del escritor argentino Fernando Gril en el 2009. Y colaboró en la preparación de los poemarios de los prisioneros políticos cubanos Regis Iglesias Ramírez (2004) y Néstor Rodríguez Lobaina (2006); así como el libro testimonial del prisionero político cubano, Jorge Luis García Pérez “Antúnez” (2000). Trabajó como editora de la Revista Ideal. Fue organizadora de la peña de lectura e intercambio entre poetas “Poesía desobediente” (2013). Ha publicado poemas, ensayos y artículos en periódicos y revistas de Venezuela, Puerto Rico y Estados Unidos. Es autora de los poemarios publicados “Ausente” (Aduana Vieja, 2008) y “Testigos de la noche” (Editorial Ultramar, 2014).

"SOBRE FLEXIBILIZACIONES Y FRACASOS EN LAS RELACIONES EE.UU.- CUBA" por Pedro Arencibia

 

Primero dejar bien claro lo siguiente: en una entrevista dada al diario El Tiempo por el     expresidente uruguayo José Mujica sobre su libro "Una oveja negra al poder. Confesiones e intimidades de Pepe Mujica" se lee: "El papel por la paz de Colombia –dice el libro– le abrió otros espacios como mediador internacional, y menciona cómo empujó el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, en reuniones con Fidel Castro y el presidente Barack Obama.". Luego está aclarado,  que Raúl Castro no está  desmantelando al Castrismo ni nada parecido; además, el Castrismo ha sido cambiante en el ejercicio de su tiranía. Fidel Castro estaba en pleno ejercicio de sus facultades dictatoriales cuando aprobó el establecimiento de Oficinas de Intereses en La Habana y Washington,  los viajes a Cuba de la comunidad cubano-americana, la despenalización del dólar y la creación de las tiendas por divisas, etc. pese a lo afirmado por él con anterioridad en varios de sus discursos.

Después de señalar lo lo anterior, diré que el Embargo de EE.UU. a la tiranía de Cuba es una estrategia que desde 1966 no se aplica con todo rigor, y que la supuesta nueva estrategia para liberar y democratizara Cuba mediante las relaciones diplomáticas y la entrada a Cuba de turistas y empresarios extranjeros no es en nada nueva y ha fracasado en sus 25 años de aplicación por otros países del mundo; en particular, por países de la Unión Europea.

Se habla de una vieja política de más de 50 años de EE.UU. que no ha dado resultado respecto a la tiranía Castrista. Planteamiento falso ya que la política respecto a la tiranía cubana (al igual que la de la tiranía que oprime a Cuba) ha cambiado ostensiblemente en este más de medio siglo; Algunos ejemplos son:

  •  Apoyo de parte del gobierno de los EE.UU. a la insurrección en contra del régimen de Fulgencio Batista; apoyo que puede leerse en el libro En el último año de aquella República, de Ramiro J. Abreu (ex oficial del MININT y funcionario del Departamento América del Comité Central del Partido Comunista de Cuba en los años ochenta del pasado siglo XX, años en que fue publicado dicho libro en Cuba; libro prologado por Carlos Rafael Rodríguez, entonces miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba) y por el rápido reconocimiento al régimen Castrista impuesto después del 1 de enero de 1959. Ese reconocimiento ha sido el reconocimiento más rápido en las relaciones entre Cuba y EE.UU en la historia republicana cubana.  Otros ejemplos que avalan lo anterior son el Embargo de armas al régimen de Batista;  las cartas de petición y agradecimiento de Frank País a las autoridades del Consulado de EE.UU. en Santiago de Cuba por la ayuda prestada para que revolucionarios del Movimiento 26 de Julio, M-26-7,  escaparan de Cuba (en particular: Lester Rodríguez,  el llamado ¨gordo¨ en una de esas cartas) y le dieran refugio en territorio norteamericano; el tercer ejemplo es el de hacerse de ¨la vista gorda¨ ante el envío de armas y expediciones de revolucionarios desde el territorio norteamericano para combatir al régimen de Batista. Algunas de esas armas se introdujeron a través de la Base Naval de Guantánamo de los EE.UU..
  • Apoyo a la insurrección armada en contra de la recién impuesta dictadura Castrista y la posterior eliminación de ese apoyo, así cómo la persecución en territorio y aguas norteamericanas a los grupos cubanos anti Castristas que por la vía armada intentaban derrocar al Castrismo.
  • La creación e implementación del Embargo norteamericano en contra de la dictadura totalitaria en Cuba fue, fundamentalmente, una respuesta al robo de las propiedades norteamericanas en Cuba;  robo que se extendió a las propiedades de españoles, chinos, etc. y que ascendió a más de 1000 millones de dólares. La tiranía no quiso llevar a los tribunales de justicia de Cuba la supuesta nacionalización para discutir los precios y las formas de pagos de esas propiedades, que era la forma indicada por la Constitución de 1940 para las nacionalizaciones. Es preciso decir que realmente lo que se hizo no fue una nacionalización sino la estatalización de esas propiedades ya que el Estado se adueñó de ellas. La dictadura tampoco les pagó a los españoles, chinos, etc.; sí tengo entendido que le pagó a los canadienses algunas de las pocas propiedades que tenían en Cuba. Los norteamericanos no quisieron aceptar ¨lo toma o lo deja¨ que le ofreció la dictadura,  aunque ya señalamos que a los nacionales de los otros países tampoco les pagó pese a que ellos no asumieron la posición norteamericana. El conciliador embajador estadounidense Philip Bonsal, quien sustituyó a Earl Smith, escribió sobre cómo fueron esos hechos en lo relativo a las propiedades de las tierras de norteamericanos afectadas por la primera Ley de Reforma Agraria, firmada por Fidel Castro el 17 de mayo de 1959. Con los años,  el Embargo se fue suavizando por los diferentes gobiernos norteamericanos y muy en particular por los 22 años de gobiernos delos Presidentes Bill Clinton, George W. Bush y el propio gobierno de Barack Obama, flexibilizaciones que llegaron a situar a Estados Unidos Unidos como el quinto socio comercial de la tiranía Castrista, la cual monopoliza el comercio entre ambos países por el artículo 18 de la Constitución Socialista de Cuba,  y el mayor emisor de ayuda humanitaria hacia Cuba llegando a alcanzar en el año 2014 más de 6000 millones de dólares anuales: 2000 millones en remesas y el resto en artículos que llevan los viajeros o que envían cubanos a familiares y amigos. Algunas flexibilizaciones claves fueron: 
  1. En 1975, la presidencia de Gerald Ford (1974-1977),  no presentó  oposición a la decisión de la Organización de Estados Americanos de eliminar algunas sanciones contra la dictadura que oprime a Cuba desde hace 56 años. Esas sanciones fueron tomadas por la injerencia y las invasiones militares que la flamante tiranía Castrista practicó desde marzo-abril de 1959 con las invasiones armadas a Panamá, Nicaragua, Santo Domingo, Haití, etc. las cuales están ampliamente detalladas en el libro Las Guerras Secretas de Fidel Castro del ex diplomático Castrista Juan F. Benemelis. A finales de ese año 1975 la dictadura totalitaria respondió, mediante tropas regulares,  inmiscuyéndose en la guerra de facciones de Angola aliándose con el MPLA que era la facción apoyada por la Unión Soviética. 
  2.  El Presidente Gerald Ford también eliminó el embargo al comercio de Cuba con subsidiarias de corporaciones norteamericanas en terceros países.
  3.   La Ley de Democracia Cubana o Ley Torricelli (aprobada el 23 de agosto de 1992) reimpuso el embargo al comercio de Cuba con subsidiarias de corporaciones norteamericanas en terceros países;  su antecedente; la Enmienda Mack,  había sido implícitamente vetada por George Bush en 1990. 
  4.  Durante la administración de Bill Clinton (1993-2001) suavizó las restricciones a los intercambios persona a persona y la venta al contado de alimentos y medicinas para Cuba; es importante volver a señalar que el artículo 18 de la Constitución Socialista de Cuba plantea que el Comercio Exterior es prerrogativa única y exclusiva del Estado Castrista. La Ley deLibertad Cubana y Solidaridad Democrática o Ley Helms-Burton fue firmada, sin mucho entusiasmo, por el Presidente Clinton como respuesta al brutal asesinato de tres ciudadanos americanos (uno de ellos veterano de guerra) y un residente permanente mediante el derribo en aguas internacionales de dos avionetas civiles desarmadas que se ocupaban de la labor humanitaria de rescatar balseros cubanos que escapaban de la tiranía Castrista; el importante Título III de dicha ley nunca ha sido aplicado. El Presidente George W. Bush reimpuso limitaciones a los viajes de cubanos a Cuba como respuesta a la ola represiva de la tiranía Castrista contra opositores y disidentes pacíficos en Cuba; ola represivaconocida como la Primavera Negra del 2003, que dio lugar al encarcelado Grupo de los 75 durante más de 7 años y el destierro de la mayoría de ellos y de sus familiares. La tiranía mantuvo, usando para ello diferentes recursos dictatoriales, la facultad dictatorial de determinar quienes eran los cubanos que podían visitar Cuba y cuáles no. Posteriormente,  en el año 2009, el Presidente Barack Obama las suavizó de nuevo y eliminó, prácticamente, todas las restricciones estadounidenses sobre los viajes de cubanoamericanos a Cuba y sobre las remesas enviadas desde EE.UU. a Cuba. La tiranía Castrista siguió manteniendo en su poder, usando diferentes subterfugios,  la facultad de decidir quienes eran los cubanos que podían salir de Cuba o visitarla y cuáles no;  imperativos económicos la compulsaron a extender (a dos años) el tiempo de las Salidas Temporales antes de declararlas Salidas Definitivas para aprovechar las ventajas de la Ley de Ajuste Cubano para la obtención de la Residencia Permanente, así como la ayuda económica federal que reciben algunos cubanos por su edad o por su jubilación.

 La política del Embargo ha sido particularmente eficiente para:

  1. Que otros países de Latinoamérica y de otras partes del mundo no se roben propiedades norteamericanas.
  1. Limitar significativamente la subversión terrorista del Castrismo a otros países después de la desaparición del Socialismo en Europa del Este; se buscaron otros métodos como fue la vía de las elecciones mediante las directrices del Foro de Sao Paulo, Brasil.
  1. Limitar, en cierta medida, la crudeza de la represión en Cuba; un ejemplo de esto último es la moratoria de la pena de muerte en Cuba dada la necesidad para la tiranía de mostrar una imagen menos violenta para con ella atraer inversiones y fondos financieros de otros países. La tiranía se dio cuenta de ello ante el rechazo internacional (incluyendo personas de izquierdas simpatizantes de la Revolución Castrista)  por los últimos fusilamientos en Cuba,  que fueron los de los tres secuestradores de la lancha Baraguá  en 2003 para irse a los EE.UU. pese a que ellos no derramaron una gota de sangre en ese acto delincuencial.  Sin la subvención del campo socialista, en particular la de la URSS, y dado el Embargo norteamericano, la tiranía se dio cuenta que tenía que suspender los fusilamientos y cambiar los métodos de represión y de eliminación de sus opositores más incómodos.

Otros ejemplos de la dinámica de la política norteamericana en este más de medio siglo de opresión son

  • La creación, por iniciativa del Presidente James Carter,  el 1 de septiembre de 1977 de Oficinas de Intereses en ambos países con todo lo que eso representa en cuanto a comunicación entre el gobierno de EE.UU. y la tiranía Castrista, pues prácticamente la de EE.UU. en La Habana tiene, en principio, toda las potestades de una dependencia consular de los EE.UU. en el Exterior; en https://es.wikipedia.org/  se lee: ¨Las funciones de USINT son similares a la de cualquier representación de EE.UU. en el exterior: Servicios Consulares, una sección Política y Económica, un Programa Diplomático, y procesamiento a refugiados único para Cuba. Los objetivos de USINT en Cuba son promover una transición pacífica a un sistema democrático basado en el respeto al estado de derecho, derechos humanos individuales y apertura de los sistemas económicos y comunicacionales. Las relaciones bilaterales se basan en Acuerdos Migratorios, diseñados para promover una migración segura, ordenada y legal, el Acuerdo de Secciones de Interés , y los esfuerzos por reducir las amenazas globales del Crimen y narcóticos.¨. Luego desde 1977 existe un formal y eficiente canal de comunicación entre Estados Unidos y la dictadura totalitaria de Cuba. También es justo señalar que desde 1959 y con todos los gobiernos estadounidenses han existido canales de comunicación cuando ellos han sido necesarios ante situaciones especiales.  Formalmente, los asuntos sobre la Base Naval de Guantánamo eran los que debían tratarse a través de la Embajada de Suiza, aunque en la práctica eso ha cambiado mucho con los años.
  •  En marzo de 1977 el Presidente Carter autorizó los viajes de cubanos residentes en los EE.UU. a Cuba y envíó a La Habana a varios senadores demócratas para que se entrevistaran con Fidel Castro, los cuales fueron en compañía de 90 hombres de negocios norteamericanos. En julio de 1979 se reanudaron los vuelos entre EE.UU. y Cuba, suspendidos desde 1962. Por cierto, es muy poco probable que el turismo de los norteamericanos ayude a producir los cambios en Cuba. Millones de turistas que han visitado Cuba (millones de ellos con conocimientos del idioma español) no han producido cambios estructurales en Cuba; los norteamericanos no son diferentes al resto de los turistas salvo que son turistas más gastadores que los canadienses, españoles, latinoamericanos, alemanes, etc.. Sin embargo,  un factor (aún mayor que el idioma) que limitará significativamente la actividad e interrelación entre los turistas norteamericanos y el pueblo cubano es la injusta cárcel de 5 años de Alan Gross, un inocente contratista de la USAID. Alan Gross entró a Cuba con equipos electrónicos que fueron revisados por la aduana Castrista; eran equipos que en cualquier país democrático son adquiridos en las tiendas especializadas en equipos electrónicos. Gross fue acusado de espionaje por ayudar a un grupo de judíos cubanos a conectarse a la Internet mediante la vía satelital; luego el turista norteamericano irá a Cuba a pasear, tomar sol,  tener sexo, fumar tabacos, beber ron cubano, etc., pero no hará  cosas que le disguste a la tiranía cubana, pues no querrá convertirse en otro Alan Gross pues una de las cosas que más le desagrada a la tiranía es que las personas hablen de democracia y libertad.
  • En febrero de 1996 el gobierno de EE.UU.  anunció, a través de Richard Nuccio, el asesor especial para asuntos cubanos del Presidente Bill Clinton, que autorizará a operar a las Organizaciones No Gubernamentales (ONG)  para el incremento de la cooperación no gubernamental norteamericana con "la emergente sociedad civil cubana", y que esas operaciones desbordan los ámbitos clásicos de la ayuda humanitaria: actividades agrícolas, periodísticas, científicas, académicas y programas de autoempleo. Esa política de ¨fortalecimiento de la sociedad civil cubana¨ ha continuado hasta el día de hoy independientemente del partido político del inquilino de la Casa Blanca; luego lleva establecida más de 20 años. Una observación: desde el 1 de enero de 1959 hasta el 13 de marzo de 1968, día en que comenzó la llamada Ofensiva Revolucionaria, hubo aproximadamente 60.000 negocios particulares de cubanos y esos negocios y negociantes no cambiaron para nada el curso de la tiranía. Esa política de ¨fortalecer la sociedad civil en Cuba¨, sugerida por Richard Nuccio e iniciada por Bill Clinton, provocó que se desecharan el tomar políticas agresivas, no necesariamente bélicas, hacia la dictadura en momentos en que la tiranía estaba al borde del colapso económico (una disminución en sus importaciones del 37%), quebrado su supuesto sustentamiento ideológico (el marxismo-leninismo) y un Fidel Castro con claras muestras de desgaste físico y mental. Esta política le permitió ganar tiempo y sobrevivir a la tiranía en esos años 90s antes de ascender Hugo Chávez al poder en 1998. Hago la observación que si bien el ¨desmerengamiento¨ del Socialismo en Europa del este fue en 1989, realmente ¨los rusos¨ y sus contratos se fueron de Cuba en 1992. En ese intervalo de tiempo que va de 1992 hasta 1998 fueron:
  • 1)  la diáspora cubana (incluyendo al Exilio) al ayudar a sus amigos y familiares con sus remesas monetarias y envíos de artículos;
  • 2)  las inversiones de España y de otros países (sobre todo las inversiones hoteleras) y
  • 3) el turismo internacional (en particular canadienses y españoles) las que hicieron posible que el Castrismo sobreviviera. Eran los tiempos en los que los miembros del represor MININT que después de 25 años de servicios pedían el retiro, eran considerados traidores y que los militares no salían de noche vestidos con el uniforme militar para no recibir pedradas o insultos en medio de los largos y frecuentes apagones que tenían muy indispuesta a la población cubana conjuntamente con la gran escasez de alimentos. Fueron los tiempos en que se llevaron a cabo protestás públicas en diferentes partes del país, aunque la más conocida fue la conocida con el nombre de El Maleconazo el 5 de agosto de 1994 en la ciudad de La Habana.

La experiencia personal que tengo es que en Cuba los pequeños empresarios que son exitosos, lejos de hacerse independientes del Estado se hacen (en su gran mayoría) más sumisos al Castrismo. El ser señalados como personas contrarias o indiferentes al Castrismo hacen a sus negocios y personas muy vulnerables ya que el sistema impositivo cubano para los cuentapropistas (nombre en Cuba de los incipientes empresarios cubanos) está diseñado de tal manera que la única forma de que un cuentapropista obtenga ganancias es llevando a cabo ilegalidades (sin contar que la ambición de obtener mayores ganancias los hace aún más vulnerables)  además del hecho de que en Cuba no hay almacenes mayoristas para los cuentapropistas ni ellos pueden comprar sus mercancías directamente en el exterior; las recientes medidas en contra de ¨las mulas¨ es un ejemplo.

 Esas dos circunstancias y el hecho de los muy altos precios de los productos en las tiendas por moneda dura (CUC) hacen que el cuentapropista no obtenga ganancias si no delinque comprando productos robados al Estado o comprando en la ilegal bolsa negra, lo cual es un delito por el cual pueden retirarle la licencia, además de ser multado o encarcelado.

Recuerdo que durante la administración de Bill Clinton se aprobó en EE.UU. la venta directa de productos para la agricultura a los campesinos en Cuba. La tiranía prohibió que se llevaran a cabo esas ventas. El totalitarismo Castrista admite a discreción la disidencia económica pero no la disidencia política;  los cuentapropistas y empresarios en Cuba tienen los pies de barro y el tejado de vidrio. La solución es evidente para aquellos cuentapropistas y empresarios (extranjeros o cubanos)  que desean ser exitosos. El caso del empresario chileno Max Marambio, incluyendo la muerte del administrador de una empresa suya en Cuba, es un ejemplo de que la tiranía no tiene tampoco en cuenta los servicios que esa persona le haya prestado con anterioridad cuando hay dinero y propiedades de por medio. En las manos de la dictadura están los medios para eliminar de manera masiva o puntual al cuentapropista o al inversionista extranjero.

  En añosrecientes Cuba importa aproximadamente el 80% de los alimentos que consume y en el año 2005 EE.UU. fue el mayor proveedor de alimentos. La dictadura totalitaria de los Castro no publica las cifras de importaciones de alimentos desde EE.UU.:

 

  • Hace casi dos décadas se autorizaron a compañías norteamericanas telefónicas establecer comunicaciones con Cuba. Por cierto, lo que se ha logrado es que la inmensa mayoría de la población se autocensuren en sus conversaciones telefónicas, luego no hay seguridad o garantía de que las compañías norteamericanas de comunicaciones y de Internet ayuden grandemente a los cambios en Cuba. Algunos de los factores que hay que tener en cuenta para no crearse ilusiones son:
  1. El monopolio de las comunicaciones en Cuba lo tiene la compañía estatal ETECSA, la cual tiene como socia a una compañía privada italiana. La sociedad está establecida de tal manera que la policía política (Departamento de Seguridad del Estado o DSE)  tiene total control de las comunicaciones en Cuba, incluyendo el ¨pinchado¨ o escucha y la interrupción de las llamadas. Esas compañías se reparten, conjuntamente con compañías norteamericanas, el dinero producto de las descomunales tarifas telefónicas entre Cuba y el resto del mundo. Por ejemplo: entre teléfonos fijos de España y EE.UU. la tarifa es de menos de 2 céntimos de dólar el minuto; entre Cuba y EE.UU. es cercano a un dólar y siempre mayor a 50 céntimos. No hay garantías de que la tiranía ceda en el control de las comunicaciones. Tengo conocimiento que durante la visita del Papa Benedicto XVI las comunicaciones de los reporteros extranjeros con sus agencias de noticias fueron interrumpidas cuando un cubano, hoy en el Exilio, gritó ¨abajo el Comunismo¨ cerca de la tribuna donde estaba el Sumo Pontífice y fue rápidamente tomado preso y hasta golpeado por un supuesto camillero de la Cruz Roja. Un reportero extranjero me contó ese hecho.
  2.   La tiranía de los Castro no ha ampliado el acceso a Internet de la población cubana de la isla (que es el 5%)  porque así lo ha querido; su objetivo es mantener el bloqueo informativo a su población.  Tal es así que desde hace ya algún tiempo hay un cable (operativo desde hace dos años aproximadamente)  de fibra óptica en Cuba que parte de Venezuela mediante el cual se hubiera elevado significativamente el acceso de los cubanos a la Internet y el régimen no lo ha hecho. Dicho cable es utilizado por las empresas estatales y algunos privilegiados que son personas confiables para la tiranía. Pero veamos el ejemplo chino: China tiene Internet, pero es una Internet restringida de tal manera no se tiene acceso a sitios que la policía política china considera perniciosos para la población.
  3. En Cuba el que no tiene información alterna a la oficial es que no le interesa o no desea pasar el riesgo o el trabajo de encontrarla. A Cuba entran muchas radioemisoras de onda corta de muchos países del mundo y Radio Martí transmite diariamente desde el 20 de mayo de 1985; es cierto que en Cuba se oye con dificultad, por la interferencia de la dictadura,  pero se oye al igual que otras emisoras del sur de la Florida. No olvidemos que la gran cantidad de visitantes cubanos y extranjeros a Cuba desde 1978 es una fuente de información verbal, aunque ahora a esta hay que añadirle la información que llega por manos propias mediante soportes magnéticos y ópticos, además de la tradicional en papel y la que llega mediante las antenas parabólicas ilegales, sin olvidar la que se extrae de Internet de manera furtiva de las empresas e instituciones gubernamentales .

La política o estrategia iniciada el 17 de diciembre de 2014 que supuestamente llevará a la liberación y democratización de Cuba según plantean algunos fervientes impulsores de ella, no es en nada nueva ya que la han llevado a cabo el resto de los países del mundo hacia la dictadura Castrista,  pues:

  1.  Siempre han tenido relaciones diplomáticas con ella
  2.  Sus gobiernos nunca le han decretado un Embargo, han hecho inversiones en Cuba, etc..
  3.   Sus nacionales han tenido la posibilidad de invertir en Cuba.

Y, sin embargo,  Esa política no ha dado un resultado significativamente positivo para el pueblo cubano en cuanto a libertad y democracia y prosperidad económica y mucho menos un   ¨empoderamiento¨ de la sociedad civil cubana. Veamos lo que expresó una organización no gubernamental europea hace más de 20 años sobre esa mal llamada nueva política hacia Cuba ¿o es que creemos que los norteamericanos son magos que tienen la varita mágica de Harry Potter que acabará con la tiranía de la Junta Militar Castrista encabezada por éste otro Innombrable (referencia con el que el gran arquitecto Nicolás Quintana aludía a Fidel Castro), émulo del Lord Voldemort o «Quien-Tú-Sabes», «El-Que-No-Debe-Ser-Nombrado»  del libro Harry Potter y la Piedra Filosofal) y por su hermano General-Presidente-Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba?

LA ORGANIZACIÓN CATÓLICA-HOLANDESA PAX CHRISTI RECONOCIÓ QUE ESTABAN EQUIVOCADOS CUANDO PENSARON QUE LAS INVERSIONES EXTRANJERAS PODRÍAN ESTIMULAR UN RELAJAMIENTO DEL SISTEMA POLÍTICO Y ECONÓMICO DE LA ISLA,  Y QUE ESAS INVERSIONES BENEFICIAN A UN GRUPO BIEN SELECTO, NO AL PUEBLO CUBANO, Y QUE SIRVEN PARA QUE EL RÉGIMEN SIGA EN EL PODER SIN CAMBIO ALGUNO EN SU POLÍTICA INTERNA. EN EL INFORME SE HACE ECO DE LA PREOCUPACIÓN DE LOS GRUPOS DISIDENTES ANTE EL POSIBLE ¨INICIO DEL DESHIELO ENTRE LA UNIÓN EUROPEA Y CUBA¨. PAX CHRISTI PLANTEA QUE SU POSICIÓN ES QUE NI EL AISLACIONISMO NI LA COOPERACIÓN SIN CONDICIONES CONLLEVAN LA SOLUCIÓN PARA LA CRISIS CUBANA Y PROPONEN LA PRESIÓN INTERNACIONAL PARA HACER UN DIÁLOGO EN Y CON CUBA. EL INFORME PLANTEA QUE LA UNIÓN EUROPEA NO SÓLO TIENE LA POSIBILIDAD SINO TAMBIÉN LA RESPONSABILIDAD DE EJERCER ESTA PRESIÓN.