OPINIÓN: "OTRA VÍA DE CENSURA HACIA LOS CUBANOS QUE QUIEREN EL CAMBIO" por Rosalía Viñas Lazo

Con la nueva vía de acceso a Internet a través de datos móviles, ha aumentado el número de cibernautas en la red y, por consiguiente, ha aumentado el número de denuncias que exponen la cruda realidad de los cubanos, de los defensores de derechos humanos y toda la información que a la prensa oficialista le resulta incómoda.

Cubanos conectándose a internet

Cubanos conectándose a internet

En vísperas de que el 24 de febrero de este año se lleva a votación el nuevo proyecto de Constitución, circula en las redes sociales por parte de organismos estatales y algunos ciudadanos una campaña por el SÍ. Por otro lado, también hay una fuerte campaña por el NO, la cual se hace cada día más visible y fuerte, hecho que genera disgusto al gobierno y algunos partidarios que promueven el SÍ.

La cruda realidad ha demostrado a lo largo de los años como los defensores de derechos humanos, periodistas y activistas, son los más vulnerables en cuanto a su seguridad. Con la llegada de Internet este hecho se intensifica y agudiza dada las nuevas vías de vigilancia y acoso online.

En Cuba muchos activistas de derechos humanos, periodistas o simples ciudadanos de a pie que comparten información que los medios de comunicación estatales no presentan, han sufrido ataques cibernéticos, hackeos de sus cuentas de correo electrónico y de las diferentes redes sociales que usan. La llegada de Internet ha marcado un antes y un después, no cabe duda, pero la responsabilidad en su funcionamiento y su uso van de la mano. Muchos de estos ataques se pueden prevenir para evitar el robo de información, dado que esta puede ser usada por personas mal intencionadas para hacer grandes males. El activismo digital es imprescindible en Cuba en estos momentos, por tal razón necesitamos capacitarnos y ayudarnos en esta tarea.

No cabe duda de donde provienen dichos ataques, ni por quién están dirigidos. En estos días debido a la campaña que aboga por el NO, dichas agresiones se disparan. En mi próxima columna les brindare a los lectores diferentes consejos aplicables a la realidad de Cuba para evitar este tipo de ataques a mayor escala.


Este articulo fue publicado originalmente por la Revista Convivencia

 

Rosalia Viñas Lazo (Pinar del Río, 1989).

Miembro del Consejo de Dirección del CEC.

Twitter

"VAYAN, VAYAN POR CUBA, SALUDEN AL GENERAL" por Regis Iglesias

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

El rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.


Cuando en un gesto de cortesía, después de recibir al representante internacional de la tiranía, como manda la diplomacia más elemental, Su Majestad el Rey Felipe VI y el presidente de gobierno don Mariano Rajoy visiten quizás a mediados de año mi país, al que no me permiten regresar los mismos que envían a su testaferro negociar en España ahora y será recibido con todos los honores y deferencias que se trataría a cualquier canciller del mundo libre o más, si me permiten sugerir quienes organizarían ese periplo isleño de tan altas dignidades de la península, yo les propondría no se pierdan….

No dejen de ver la carretera donde fue asesinado Oswaldo Payá y el hospital Carlos Manuel de Céspedes de Granma, donde fue dejado morir Harold Cepero. Les propondría que visitaran el Hospital Nacional de Reclusos, donde murió de inanición Orlando Zapata, la prisión Cuba si, donde Tony Diaz, y muchos amigos nuestros pasaron sus peores años de secuestro.

Que no dejen de visitar la prisión provincial de Holguín donde mantienen secuestrado al Coordinador Nacional del MCL, Eduardo Cardet, el Combinado del Este, Boniato, no se detengan en el nombre queridos diplomáticos españoles, seguro que se deleitaran con la excelentes vistas de la vegetación tropical que rodea la antigua penitenciaria.

Podrían pasar por Aguica, donde los esbirros de la tiranía se ensañan, como en todas las prisiones de la isla, impunemente día tras día contra la población penal sin que nadie se alarme, allí podrán alojarse en “La Polaca”, célebre por sus confortables “dormitorios”.

Podrían ir a la Cabaña, si les alcanza el tiempo en vuestra apretada agenda, a ver principalmente los fosos donde miles de cubanos fueron ejecutados por orden de Ernesto Guevara. No sean egoístas, amigos del gobierno español, llévense con ustedes también a algunos diputados de Podemos y otras bandas en Cortes, que les agradecerán eternamente estar en aquellos silenciosos muros donde su ídolo derramo tanta sangre cubana, va y en lo adelante hasta les secunden algunos proyectos y leyes que quieran presentar en el Parlamento, como gesto de agradecimiento por el tour.

Vayan, vayan por Cuba, saluden al general y brinden por los buenos negocios junto a los posaderos interesados en ampliar sus inversiones, Hagan el honor a la Kaaba de las cenizas malditas, seguro que les llevan allí, es de esperar, nadie se iba o va de Cuba cuando la visita sin pasar a saludar tales despojos en vida o ahora ya que polvo son.

Vayan, vayan que las baratas prostitutas del generalato empresarial necesitan de ustedes para mantenerse mientras no llegue un pretendiente bien dotado que les mantenga desde el norte. Vayan y luego no nos quieran pasar la mano, luego no nos vengan a convencer de su superioridad moral e intelectual para pagar rescates a cambio de mantener la armada de los piratas. Vayan ustedes que pueden, están invitados por los mismos que a nosotros no nos reconocen el derecho de regresar a nuestro propio país.


 
 

Regis Iglesias Ramírez es un activista de la sociedad política y civil cubana y ex preso de conciencia y portavoz del M.C.L. (Movimiento Cristiano Liberación). Ramírez ha publicado varios libros de poesía y ha contribuido a varias antologías literarias. Sus artículos han aparecido en varias publicaciones en España y en otros países. Desde mediados de la década de 1990, que se ha asociado con la Oficina de Prensa Independiente de Cuba, la Agencia de Prensa de Nueva cubana y la Sociedad Manuel Márquez Sterling de periodistas independientes en Cuba.

Esta columna fue publicada originalmente en www.oswaldopaya.org, sitio oficial del M.C.L. (Movimiento Cristiano Liberación).

Comment /Source

por Regis Iglesias

Regis Iglesias Ramírez es un activista de la sociedad política y civil cubana y ex preso de conciencia. Nació en La Habana en 1969.

Se convirtió en un miembro de un grupo disidente, el Movimiento Cristiano Liberación (MCL), en 1989. El MCL fue fundado por el fallecido disidente cubano Oswaldo Payá, que murió en extrañas circunstancias en un accidente de coche en 2012. Regis Iglesias Ramírez se convirtió en el MCL el portavoz y miembro de su Consejo de Coordinación en 1996. fue nominado como candidato al Parlamento cubano en 1997, pero su candidatura, junto con los de sus colegas de la ACM, fue rechazada por las autoridades electorales del régimen.

Él es un miembro de la Ejecutiva Nacional del Comité de Ciudadanos del Proyecto Varela, una iniciativa de la sociedad civil que aboga por elecciones libres y la mejora de los derechos humanos en Cuba. El Proyecto Varela recogió firmas de ciudadanos cubanos a favor de un plebiscito, según lo permitido por la Constitución cubana. El gobierno comunista se negó a llamar al plebiscito.

En 2003, Regis Iglesias Ramírez fue uno de los 75 disidentes no violentos y activistas detenidos por el régimen cubano en lo que se conoce como la Primavera Negro. Fue condenado a 18 años de prisión por delitos contra el Estado. En 2010, fue puesto en libertad en un acuerdo mediado por la Iglesia Católica Romana y fue enviado al exilio en España, donde permanece como refugiado político.

Regis Iglesias Ramírez ha publicado varios libros de poesía y ha contribuido a varias antologías literarias. Sus artículos han aparecido en varias publicaciones en España y en otros lugares. Desde mediados de la década de 1990, que se ha asociado con la Oficina de Prensa Independiente de Cuba, la Agencia de Prensa de Nueva cubana y la Sociedad Manuel Márquez Sterling de periodistas independientes en Cuba.

"ADIÓS AL BRUTAL BIG BROTHER DE CUBA" por Carlos Eire

por CARLOS EIRE

Fidel Castro Nunca se disculpó por sus crímenes ni fue procesado por ellos. Foto Reuters

Fidel Castro Nunca se disculpó por sus crímenes ni fue procesado por ellos. Foto Reuters


Uno de los dictadores más brutales de la historia moderna acaba de fallecer. Por extraño que parezca, algunos lamentarán su muerte y muchas notas necrológicas lo elogiarán. Millones de cubanos que aguardaron con impaciencia este momento durante más de medio siglo reflexionarán simplemente sobre sus crímenes, y recordarán el dolor y sufrimiento que causó.

¿Por qué esa discrepancia? Porque el engaño fue uno de los mayores talentos de Fidel Castro y la credulidad es una de las mayores debilidades del mundo. Genio en la creación de mitos, Castro se valió de la sed humana de mitos y héroes. Sus mentiras eran bellas, y muy seductoras. Según Castro y sus propagandistas, el objetivo de la así llamada revolución no fue crear un estado totalitario represivo y asegurar que él lo gobernara como monarca absoluto, sino eliminar el analfabetismo, la pobreza, el racismo, las diferencias de clase y todos los demás males conocidos por la humanidad. Esta audaz mentira se volvió creíble, gracias, en gran medida, a los incesantes alardes de Castro sobre la escolaridad y la asistencia médica gratuitas, que hicieron que su mito de la benevolente revolución utópica fuera irresistible para muchos desfavorecidos del mundo.

Muchos intelectuales, periodistas y gente cultivada del Primer Mundo también creyeron el mito — aunque habrían sido los primeros en ir a la cárcel o ser asesinados por Castro en su propio reino — y sus suposiciones adquirieron una intensidad similar a la de las convicciones religiosas.Señalar a estos creyentes que Castro encarceló, torturó y asesinó a muchas más personas, miles más, que cualquier otro dictador latinoamericano fue, generalmente, en vano. Su crueldad bien documentada, aunque se la reconociera, no cambiaba las cosas, porque se lo juzgaba de acuerdo a un aberrante código ético que escapaba a la lógica.

Ese desequilibrio moral kafkiano tenía, sin duda, un toque de realismo mágico tan escandalosamente inverosímil como cualquier cosa que Gabriel García Márquez, estrecho amigo de Castro, pudiera soñar. Por ejemplo, en 1998, alrededor del momento en que el gobernante de Chile, Augusto Pinochet, fuera arrestado en Londres por crímenes de lesa humanidad, el auto-ungido 'líder máximo' visitó España con bombos y platillos, sin que le causaran problemas, aunque sus abusos de los derechos humanos empequeñecían los de Pinochet.

Y lo que es peor, cada vez que Castro viajaba al exterior, muchos se derretían ante su presencia. En 1995, cuando fue a Nueva York a dirigir la palabra ante las Naciones Unidas, muchos de los personajes ilustres de esa ciudad maniobraron tan intensamente por tener la oportunidad de conocerlo en el penthouse de tres pisos del magnate mediático Mort Zuckerman, en la Quinta Avenida, que la revista Time declaró "¡Fidel Toma Manhattan!" Para no ser menos, Newsweek tildó a Castro de "La Mayor Atracción de Manhattan." A ningún miembro de la elite que se codeó con Castro ese día pareció importarle que en 1962 apuntara armas nucleares contra sus cabezas.

Si éste fuera un mundo justo, se tallarían 13 hechos en la lápida de Castro y se los destacaría en todas las necrológicas, punto por punto.

-Convirtió a Cuba en una colonia de la Unión Soviética y casi causó un holocausto nuclear.

-Patrocinó el terrorismo donde pudo y se alió con muchos de los peores dictadores de la tierra.

-Fue responsable de tantas ejecuciones y desapariciones en Cuba que es difícil calcular un número preciso.

-No toleró discrepancia alguna y construyó campos de concentración, que llenó al máximo, a un ritmo sin precedentes. Encarceló un porcentaje mayor de su propio pueblo que la mayoría de los demás dictadores modernos, entre ellos, Stalin.

-Aprobó y promovió la práctica de la tortura y de los asesinatos extrajudiciales.

-Obligó al exilio a casi un 20 por ciento de sus compatriotas, muchos de los cuales hallaron la muerte en el mar, sin ser vistos ni contados, mientras se escapaban de él en burdas naves.

-Reclamó toda propiedad para sí mismo y para sus secuaces, cortó la producción de alimentos y empobreció a la vasta mayoría de su pueblo.

-Prohibió la empresa privada y los sindicatos, eliminó la amplia clase media cubana y convirtió a los cubanos en esclavos del estado.

-Persiguió a los homosexuales e intentó erradicar la religión.

-Censuró todos los medios de expresión y comunicación.

-Estableció un sistema escolar fraudulento que proporcionó adoctrinamiento en lugar de educación y creó un sistema sanitario de dos niveles, con asistencia médica inferior para la mayoría de los cubanos, y superior para sí mismo y su oligarquía. Después, sostuvo que todas sus medidas represivas eran absolutamente necesarias para asegurar la supervivencia de esos proyectos de bienestar social ostensiblemente "gratuitos."

-Convirtió a Cuba en un laberinto de ruinas y estableció una sociedad de apartheid, en que millones de visitantes extranjeros gozaron de derechos y privilegios vedados a su pueblo.

-Nunca se disculpó por sus crímenes ni fue procesado por ellos.

En suma, Fidel Castro fue el vivo retrato de Big Brother, personaje de la novela de George Orwell "1984." Así es que, adiós Big Brother, rey de todas las pesadillas cubanas. Y que tu sucesor, Little Brother, pronto abandone el sangriento trono que le legaron.


Artículo escrito por Carlos Eire; escritor y Profesor T.L. Riggs de Historia y Estudios Religiosos en la Universidad de Yale